consagracion

Love of Lesbian, consagración por triplicado

Una voz grave característica y genuina, melodías trabajadas y ambientales —casi preciosistas— y la coherencia durante más de una década son ingredientes que explican parte del éxito sólido de los barceloneses Love of Lesbian. Sin duda es el grupo catalán con más éxito de España —con permiso de los Sidonie— y también son profetas en Barcelona. Así lo prueban las tres fechas consecutivas de conciertos a Razzmatazz (desde hoy jueves y hasta sábado) para regalar su repertorio pop, o indie.

"Éste es el año de la consagración"

Iker Muniain es un torrente de ilusión. El navarro, que sólo lleva diez días entrenándose tras participar en el Europeo Sub-19, está lanzado y con ganas de que arranque la Liga: "Veo a la gente con ganas de hacer algo bonito"

La consagración de Súper Pedro

Home

El pasado 27 de mayo, Pep Guardiola regaló a Pedro Rodríguez Ledesma los minutos de descuento de la final de la Champions de Roma como premio a su trabajo y una bárbara ilusión que le permitió, a diferencia de Alexander Hleb, ganarse una plaza en el banquillo contra el Manchester United. Tres meses después, Pedrito se ha convertido en Don Pedro y ha pasado de perder tiempo, eso sí, en toda una final de la Copa de Europa a relevar al señor Zlatan Ibrahimovic cuando la cosa se ponía fea a 10 minutos de ganar un título continental.

Más de uno debió pensar en el porqué de haber invertido casi 50 millones de euros más Samuel Eto'o para traer al crack sueco si al final es un canterano quien debe sacar las castañas del fuego. Pero Pedro no es una promesa por madurar. Su castañazo de San Mamés fue el primer aviso y anoche entró en la historia del club con un toque tan sutil como brillante que habría firmado el mismísimo Leo Messi. Sólo faltaban cinco minutos para que el barcelonismo temblara en la lotería de los penaltis, un calvario del que no se tienen noticias desde la final de Copa ganada en 1998 ante el Mallorca. Y ahí apareció la alianza entre Leo y Pedro. Una magistral asistencia del argentino, que recortó ante Chygrynskiy y puso el balón en el único hueco que había entre el nuevo central azulgrana y Olexandr Kucher, dejó al canario con Andriy Pyatov como último escollo. Y Súper Pedro, lejos de entrarle el 'canguelo', le dio con el interior del pie derecho, raso, con colocación, sin miedo a fallar.

Pep Guardiola saltó jubiloso. La arriesgada jugada de sacrificar a Ibrahimovic y Henry por Pedro y Bojan le salió redonda. El goleador hizo justicia y recompensó el partidazo de un impagable Messi, generoso en la presión e incansable al echarse el equipo a la espalda. Pedro, que hace apenas una semana estampó su firma como nuevo jugador hasta 2014, recogió su medalla de manos de Michel Platini, que se retiró en 1987 cuando él aún no habíanacido. No llegó Franck Ribéry, pero está Pedro, Don Pedro, un 'pedrazo' de futbolista