demagogia
El MECyD apela al "sentido común" frente a la "demagogia" para defender la reforma de Bachillerato

El MECyD apela al "sentido común" frente a la "demagogia" para defender la reforma de Bachillerato

- La Administración calcula que ahora se necesitan más de 130 horas de profesorado, 7 docentes, en "minigrupos" cuando "con una planificación adecuada estos alumnos podrían estar perfectamente atendidos”

- "La disminución del número de grupos totales no va a implicar reducción del número total de profesores que presta sus servicios en Ceuta", asegura el Ministerio

- "Resulta inviable la conformación de grupos con menos de 15 alumnos partiendo de una consideración global de la oferta", alega

La demagogia tiene nombre propio

No puede existir duda alguna respecto a que el progresismo español acostumbra, siempre que se encuentra en la oposición política, claro está, a apoyar cualquier tipo de  iniciativa que le pueda reportar apoyos electorales. Para el recuerdo quedará cualquiera de las críticas reivindicativas electoralistas protagonizadas por los diferentes líderes socialistas, desde Felipe González hasta Alfredo Pérez Rubalcaba,  arremetiendo contra cualquiera de los  presidentes de los gobiernos de España (Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo-Sotelo, José María Aznar o Mariano Rajoy).
Podría citar miles de ejemplos, pero me referiré única y exclusivamente al último conocido, la campaña de descrédito emprendida desde las filas progresistas contra el Ejecutivo popular con motivo de las dimisiones y sustituciones de altos cargos producidas en la Agencia Tributaria, cuando la realidad muestra una notable ventaja de los dirigentes socialistas sobre los populares en esta cuestión. Sin ninguna duda, y con datos oficiales en la mano, el PSOE gana al PP en sustituciones en los dos primeros años de Gobierno,  104  contra 119.
Las hemerotecas de los principales medios de comunicación del país demuestran la veracidad de unas afirmaciones argumentadas en hechos concretos protagonizados por el socialismo español. Sin ninguna duda, una estrategia electoralista utilizada por todas las formaciones, que intervienen en la actividad política, pero claramente dominada por quienes alcanzaron hace años la calificación “Cum Laude” en esta materia.  En definitiva, los ciudadanos deberíamos ser capaces de reconocer, de una vez por toda, la capacidad de esta formación en movilizar a la izquierda española frente al Partido Popular por actuaciones, al menos, equiparables a las ejecutadas por ellos mismos. Con total seguridad, la demagogia tiene nombre propio, Partido Socialista Obrero Español, aunque por el camino quedó aquello de obrero.
Bel respalda las acusaciones de demagogia del delegado al hilo de la Ordenanza que prepara Román

Bel respalda las acusaciones de demagogia del delegado al hilo de la Ordenanza que prepara Román

- En una comparecencia en el PP, la secretaria general de los populares ceutíes ha asegurado que la norma para dar luz y agua a viviendas ilegales saldrá adelante cumpliendo todos los preceptos legales

- Bel rescata el argumentario de campaña para responder a Caballas acusándoles a ellos de usar la religión para conseguir votos y personificando en Aróstegui

- Políticos como Aróstegui “están de más en esta ciudad y sobran”, ha afirmado

Cuando la demagogia se convierte en argumento

Los ciudadanos somos cada vez más conscientes de la demagogia utilizada en  sus intervenciones públicas por los representantes  de la primera formación política en la oposición. Entendiendo demagogia como la manipulación deliberada en los argumentos  para ganarse el favor del electorado. En esta ocasión,  me centraré exclusivamente  en la propuesta que presentarán en la sesión plenaria de hoy relativa a la puesta en marcha de un plan experimental cuyo propósito sería  establecer una rotación diaria gratuita durante seis meses para los usuarios del transporte marítimo, pero  sufragada íntegramente  por  Ciudad Autónoma y organizaciones empresariales.
Sin ninguna duda, los ceutíes  somos  conscientes de las problemáticas  que afectan a esta ciudad y entre ellas,   las limitaciones sobrevenidas  del  coste excesivo de  las tarifas aplicadas a residentes y visitantes en el  tráfico marítimo en el Estrecho.  Pero también estamos plenamente convencidos, que si la Ciudad Autónoma asume  los costes de  esta propuesta irá en claro  detrimento de otros servicios esenciales  puesto que, los recursos públicos son limitados  y susceptibles de usos alternativos,  y aún más   en las   circunstancias actuales.
Es  muy fácil exigir la gratuidad de esta propuesta a quienes no tienen responsabilidad de Gobierno, pero  no para  quienes conoce perfectamente que su  coste saldría  íntegramente del bolsillo  de todos los ceutíes y en este caso,   hablamos de una cantidad cercana  a los 5,6  millones y medio  de euros. La capacidad media de las embarcaciones que realizan el transporte de pasajeros en el Estrecho es de 700 personas. La ocupación real media en el caso de ser aceptada esta propuesta sería del 75%, unos 525 pasajeros por trayecto.  Si el coste del pasaje ida y vuelta lo situamos en  60€, hablamos de una cantidad cercana a los 5.670.000€.
Resulta extraño comprobar como los portavoces de esta formación  obvian  que el contenido íntegro de  esta propuesta  es materia   de estudio, por delegación expresa del Pleno de la Asamblea, incluidos ellos,  en el seno de la Mesa por la Economía. Un órgano que ha debatido en profundidad esta problemática, extrayendo una serie de conclusiones incluidas en el informe técnico conjunto redactado por la Ciudad y la Delegación del Gobierno para que figure en el próximo pliego de condiciones, que deberá regir en la adjudicación de la línea de interés público a renovar en breves fechas. Un documento solvente, que garantiza un servicio de calidad a un precio rebajado en un 33% aproximadamente,  sin coste alguno para las arcas de la ciudad es decir, para el bolsillo de los ceutíes.
Todo ello al margen de cuantas iniciativas en esta materia  puedan emprender las diferentes navieras a instancias del  Ejecutivo ceutí  o por iniciativa propia,  tal y como sucede en la actualidad con las ofertas lanzadas por las compañías Acciona Transmediterránea y FRS. En definitiva, la labor de un buen gobernante consiste en  afrontar los problemas aplicando la razón desde la responsabilidad y más aún cuando afecta al bolsillo de todos los ciudadanos.  Cuando la demagogia vence a la realidad, la política se aleja definitivamente del ciudadano finiquitando cualquier indicio de eficiencia.

Demagogia sobre el escenario

La ceremonia solemne de entrega de galardones al cine español puso de manifiesto  la capacidad de interpretación de unos artistas  mimados económicamente por el progresismo español.  Actores y actrices integrados en movimientos cercanos ideológicamente a quienes llevaron a este país a las peores cifras macro económicas de nuestra historia democrática,  mientras ellos permanecían en el más absoluto silencio.
Los ciudadanos aun recordábamos como  los ejecutivos de José Luís Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba ejecutaban  duros recortes contra pensionistas, desempleados y trabajadores, mientras los responsables en materia de Educación y Cultura  subvencionaban con cuantiosas ayudas económicas unas  producciones cinematográficas  protagonizadas por las  Verdú o  Peña que fracasaban estrepitosamente en las pantallas españolas, demostrando la veracidad de la frase “el silencio tiene un precio”.
Debo destacar en la gala de los Premios Goya  las  interpretaciones  de Maribel Verdú, actriz galardonada, que  apoyó en su discurso  a los desahuciados cuando ha sido la protagonista de diferentes spots corporativos de Unión de Créditos Inmobiliarios, una entidad cuya principal actividad está dirigida a la financiación de hipotecas denunciada por las asociaciones anti desahucios  o de Candela Peña,   acusando a un Hospital público por  no atender adecuadamente a su padre fallecido, una acusación desmentida con posterioridad  por la dirección del centro hospitalario.
En definitiva, actuaciones que demuestran, en primer lugar, la calidad de estos artistas  y, en segundo lugar, explican claramente el porqué de las subvenciones recibidas de los ejecutivos socialistas. A pesar de todo ello, los ciudadanos somos plenamente  conscientes de la demagogia desplegada, por  quienes  han recibido ingentes cantidades de ayudas públicas,  en la que debería haber sido la noche del cine español, una noche de reconocimiento a la excelente labor desarrollada por los profesionales de nuestro cine. Sin ninguna duda, demagogia sobre el escenario.

Obnubilada por la demagogia

No sigo la política regional de Madrid lo suficientemente de cerca como para enjuiciar la labor de los tres partidos que los electores han colocado en la oposición al PP de Esperanza Aguirre. Lo digo porque hay afirmaciones que hace la Presidente de la Comunidad de Madrid que son verdaderas autoacusaciones de ser ciertas. Aguirre [...]

Humo, demagogia y libertad

El estilo de oposición y de gobierno del PP se marcó antes de la subida de impuestos decretada el pasado día 30. El estilo falaz y demagógico se marca en el caso de la Ley Antitabaco. Los populares votaron a favor de esta Ley en el Congreso y en el Senado, conscientes como eran que [...]

Titulares de muchas ausencias (estudio de demagogia)

Ningún presidente autonómico del PP ha asistido a los actos de conmemoración del aniversario de la Constitución española de 1978. La verdad es que esto sería anecdótico, si no fuera que la asistencia a este acto se convirtió casi en una cuestión del estado cuando el Lehendakari Juan José Ibarretxe no asistía. El actual Lehendakari sí [...]