devuelvan
El PP se niega a que el interventor y el secretario de OBIMASA devuelvan lo cobrado irregularmente

El PP se niega a que el interventor y el secretario de OBIMASA devuelvan lo cobrado irregularmente

- Caballas vota en contra del proyecto de Presupuesto para 2012 propuesto por Martínez para la sociedad por consignar 190.000 euros para plantas ornamentales y por persistir en los pagos a los asesores

- El Gobierno sigue confiando en que el Tribunal de Cuentas le dé la razón con las retribuciones y ni Hurtado de Mendoza ni ningún otro alto cargo tengan que poner dinero de su bolsillo para restituirlas al erario público

“Los admitan o los devuelvan a sus países que lo hagan pronto”

Con sólo 20 años, la fotógrafa francesa Malika Gaudin Delrieu está decidida a recorrer los puntos calientes de la inmigración en el Mediterráneo para retratar una situación que le conmueve. Acaba de pasar tres semanas en Ceuta conviviendo con los sin papeles alojados en el CETI. Antes estuvo en Malta y las próximas etapas le llevarán por el triángulo fronterizo Grecia-Turquía-Bulgaria. Reside actualmente en Newport, al sur de Gales, donde estudia Fotografía y Documentación.
–Antes de venir a Ceuta estuvo en Malta, ¿cómo es la situación de los indocumentados allí?
–La situación en Malta es muy, muy difícil. Las condiciones de vida de los inmigrantes son terribles. Allí no están en centros de inmigrantes, están recluidos en prisión, donde los retienen entre seis y dieciocho meses. Las condiciones son realmente duras, con agresiones incluidas. Sufren muchos problemas de depresión y necesitarían asistencia psicológica, pero no la tienen. Encima viven con la incertidumbre de no saber qué será de ellos el día de mañana, si serán rechazados a sus países o aceptados en el continente europeo. Las condiciones del CETI de Ceuta no son perfectas, pero la situación en Malta es muy difícil.
–Suena terrible su descripción de lo que ocurre en Malta.
–Bueno, no todo es malo. Hay un hombre fantástico, el padre católico Dionysius Mintoff, que ha organizado el ‘Peace Laboratory’. Les proporciona comida y techo. Incluso ha preparado una mezquita para que puedan rezar. la mayoría de los inmigrantes que llegan a Malta vienen de África oriental y son mayoritariamente musulmanes. Se embarcan en pateras desde Libia para llegar a las costas italianas.
–También es verdad que Malta es una isla muy pequeña que no cuenta con medios.
–Es cierto, es un país muy pequeño y sin recursos para hacer frente al reto, pero no tiene excusa respecto a la cuestión de los derechos humanos. Mi opinión es que Europa debería ayudar a Malta y trasladar rápidamente los inmigrantes a territorio continental. Debería hacerse una política inmigratoria a escala europea. Otro problema es que Malta fue una colonia hasta hace muy poco. Ello facilita que muchos malteses vean a los inmigrantes como una nueva invasión.
–Antes dijo que las condiciones del CETI en Ceuta eran mejores que las maltesas.
–Bueno, hay diferencias en cómo viven, pero no en las cuestiones fundamentales. El CETI no es perfecto, pero las condiciones son mejores que en la prisión de Malta. Además, los vecinos de Ceuta aceptan mejor a los inmigrantes que los malteses, aunque también es verdad que aquí hay menos. Por otro lado, los inmigrantes que están en Ceuta sienten que están en Europa, en Malta no pasa lo mismo. La isla está oficialmente en la Unión Europea, pero los inmigrantes no tiene esa sensación, en Ceuta sí. Pero en lo más importante es básicamente la misma situación: Tanto en Ceuta como en Malta los inmigrantes están tres o cuatro años sin saber qué será de ellos. Ese es el problema.
–Entonces, dejando aparte el tiempo de espera, ¿considera aceptables las condiciones de vida en el CETI??
–Por lo menos el CETI tiene edificaciones y no tiendas de campaña. Hay habitaciones con literas, aunque diez personas por habitación son muchas. Los hombres y las mujeres viven en habitaciones separadas y eso rompe algunas familias. No es una situación terrible, pero no es la mejor, especialmente para los mujeres embarazadas y los niños pequeños. Otra cuestión es que a algunos inmigrantes no les gusta la comida del CETI y van al bosque a cocinar su propia dieta, eso tiene ciertos peligros. En mi opinión, deberían alternar comida española y de sus países de origen.
–¿Y respecto al trato dado los inmig por parte del personal del CETI?
–No he visto nada malo. El director del CETI, Carlos Bengoechea, es un gran hombre. Me han dicho que desde que está él han mejorado mucho las condiciones. El único problema real es que tienen que estar allí mucho tiempo.
–Aparte del CETI, ¿qué impresión se lleva de Ceuta?
–No he estado el tiempo suficiente en la ciudad para tener una opinión formada. He estado tres semanas en el CETI y he visitado poco la zona urbana. Pero he visto que es una ciudad muy bonita y que parece que conviven bien las diferentes culturas, ese es un punto importante a su favor.
–¿Cómo difundirá su trabajo fotográfico? ¿Lo expondrá, hará un libro impreso?
–Quiero difundir las fotografías lo máximo posible, quiero que la gente las vea. Exposiciones, prensa, cualquier medio de difusión es acertado, y cuanta más gente tenga acceso a ellas tanto mejor. Estoy esperando a tener las fotografías de Turquía, Grecia y el resto de lugares que me propongo visitar. Quiero que sea un proyecto global a escala europea, no país por país. Los problemas son los mismos en toda Europa.
–¿Se desplazará también a Melilla, nuestra ciudad hermana?
–Bueno, no conozco bien la situación en esa ciudad, pero creo que los inmigrantes no están tanto tiempo allí. En todo caso, estudiaré mejor la situación.
–¿Le gustaría lanzar algún mensaje a la sociedad española antes de volver a Gales?
–Bueno, más que a la sociedad española me gustaría dirigirme a su gobierno y, más concretamente, al Ministerio del Interior. Aceptar o rechazar a los inmigrantes no es lo más importante. Lo importante es que lo hagan rápido, siguiendo un sistema trasparente y comprensible para todos los afectados. Además, todos los países europeos deberían adoptar una política común en inmigración y no como hasta ahora, que cada país afronta la cuestión en solitario.altaltaltalt


Leer original