generacion
“Illias es el símbolo de una generación que huye de su país”
IN MEMORIAM

“Illias es el símbolo de una generación que huye de su país”

Ilias murió el pasado 14 de febrero atropellado por el camión en el que intentaba colarse en un barco rumbo a su sueño, Europa, la misma Europa que se blinda ante los más débiles, que terminan muriendo en la orilla. Es la historia de Ilias nació no muy lejos de Ceuta, en...

Los pacientes de Hepatitis C "que cumplan los criterios" recibirán medicamentos de última generación

Los pacientes de Hepatitis C "que cumplan los criterios" recibirán medicamentos de última generación

- Abdeselam acude a la primera reunión del Consejo Interterritorial de Salud presidida por Alfonso Alonso, en la que se ha acordado "agilizar los trámites para que los tratamientos lleguen a los enfermos que los necesiten"

- El Calendario de Vacunación contará con una nueva vacuna hasta final de 2016, la antineumocócica, que protege frente a la bacteria por neumococo, causante de varias infecciones

"Seremos una generación de posguerra sanamente previsora"

El historietista catalán Aleix Saló, autor de ‘Españistán' y ‘Simiocracia', vuelve a la carga con un nuevo cómic sobre los males que acucian a Europa, ‘Euro Pesadilla (Alguien se ha comido a la clase media)'

Posa ante los fotógrafos con la soltura de un actor y argumenta cada respuesta con la certeza de un avezado profesor de economía. El viñetista de moda, Aleix Saló (Ripollet, 1983), aquel joven que destripó con lucidez y agudeza la burbuja inmobiliaria con Españistán regresa ahora con Euro Pesadilla (Alguien se ha comido a la clase media), un nuevo volumen en el que con el desparpajo habitual se remonta a la Edad de Piedra para explicar los males que acucian a Europa.

Generación Z
OPINIÓN

Generación Z

- El patio no da para más. Es fácil llegar a la conclusión de que las luchas por el poder de la serie “Juego de Tronos” son, tan sólo, una mera y burda aproximación de lo que ocurre en nuestra patética y triste realidad política.

La generación Zeta de la nueva novela negra mexicana

Seis matones asaltan un laboratorio, dejan 12 muertos y se llevan dos toneladas de seudoefedrina; un detective es contratado para proteger a Johnny Weissmuller en el festival de cine de Los Ángeles; un exconvicto, Elvis Infante, tiene el don de capturar demonios y hay quien le paga por sus servicios... Así arrancan algunas de las novelas de una nueva generación de jóvenes escritores mexicanos decididos a romper con los padres de la literatura de su país. Se sienten mucho más cerca del terror de Stephen King, el humor de los hermanos Cohen y la tenebrosidad de Frank Miller que de Juan Rulfo, Octavio Paz o Carlos Fuentes.

Bojan y Messi son primos de cuarta generación

La pasada semana se descubrían los orígenes catalanes de Leo Messi y hoy se ha conocido, gracias a una investigación del 'Diari Segre', que el argentino y Bojan Kric son primos de cuarta generación ya que sus respectivos tatarabuelos eran hermanos. Leer


La generación del Twitter

El atletismo español envejece. La gran mayoría de los grandes nombres que han merecido titulares en los últimos años por sus gestas, las Marta Domínguez, Nuria Fernández, Natalia Rodríguez, María Vasco y Ruth Beitia, los Bragado, Chema Martínez, Jesús España, son respetables treintañeros y en cada torneo los aficionados esperan que los jóvenes den un golpe en la mesa y digan: "Ahora es nuestro turno". Algunos, como los ochocentistas Kevin López y Luis Alberto Marco, han empezado a hacerlo, en la estela de esa generación intermedia a la que ponen rostro los fondistas Arturo Casado y Manuel Olmedo. Pero falta sangre nueva.

Los himnos de esta generación

Si pones al grupo que más y mejores himnos generacionales ha compuesto en los últimos años ante 50.000 personas, pasa lo que pasa. Y lo que sucedió anoche en la clausura del FIB es que Arcade Fire, que cerraba su tour en Benicàssim, logró una comunión absoluta con un público falto de motivos para la épica que destilan sus canciones, pero igual de necesitado de celebrarla que los que los tuvieron. Algo así como disfrutar de la oportunidad de festejar a grito pelado el ascenso de tu equipo de futbol, aunque nunca vaya a subir jamás a primera. O, digamos, celebrar con los amigos un ascenso en el trabajo que nunca llegará, porque ese tipo de cosas ya no se estilan en las empresas. Pero, ¡qué demonios!, se celebra igual y punto. En fin, como decía aquel, una oportunidad para ser héroes por un día.