tsipras
Europa, Tsipras, Podemos, Rita Maestre y los cuñaos
OPINIÓN

Europa, Tsipras, Podemos, Rita Maestre y los cuñaos

Esta última semana nos ha dejado muchos temas de los que hablar. El principal, en mi opinión, es la puesta en marcha del vergonzante acuerdo entre la Unión Europea y Turquía. A partir de ahora, Turquía, previo pago, se comportará como un segundo Marruecos para Europa: será el matón que nos haga el juego sucio, el receptor de las devoluciones en caliente de todas las víctimas que lleguen a nuestras puertas huyendo de un conflicto bélico que no han creado.

El momento Tsipras

La izquierda europea pone su futuro en manos del líder de Syriza, que esta mañana se convertirá en candidato a la presidencia de la Comisión Europea. En apenas dos años ha pasado de ser un total desconocido a la gran esperanza que permita un cambio de rumbo radical en la UE y en el que todos se miran

Si hasta un italiano afirmaba ayer por los pasillos del hotel Auditorium de Madrid que la candidatura de Alexis Tsipras (Atenas, 1974) a la Comisión Europea podía servir de inspiración a los intelectuales de su país para impulsar un giro a la izquierda, es que lo del líder de Syriza ha traspasado los límites de la fe. El Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE) ha convertido este domingo en estandarte de la alternativa a la actual Unión Europea al carismático político griego que hace apenas dos años sembraba el pánico en los mercados financieros por su discurso contra la austeridad impuesta a su pueblo a golpe de memorando.

La izquierda europea deposita en Tsipras el reto de cambiar las reglas del juego de la UE

El líder de Syriza es aclamado por el Pleno del IV Congreso del PIE. Será el candidato antiausteridad a la Comisión Europea. El cónclave muestra a las fuerzas alternativas que el conflicto las enriquece y las hace crecer como colectivo

Lo que parecía que iba a ser un paseo de vino y rosas durante todo el fin de semana se ha revelado finalmente un proceso constructivo e intenso del que la izquierda alternativa sale realmente reforzada. El IV Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE) celebrado en Madrid se cierra no sólo con una declaración de intenciones como es la candidatura de Alexis Tsipras a la presidencia de la Comisisión Europea, sino con un documento político completamente renovado que, si bien conserva la esencia del texto que llegó al hotel Auditorium el viernes, contiene matices, enmiendas y anexos que ponen de manifiesto una cosa: la discusión en la izquierda, el debate, la pelea interna, puede llegar a convertirse en algo positivo. Incluso si hay quien decide tomarse un tiempo de reflexión y separarse.