OBRAS

Así cae la vieja valla para dar paso al nuevo vallado con planchas de metal y rodillos

Así cae la vieja valla para dar paso al nuevo vallado con planchas de metal y rodillos
La empresa Tragsa, omnipresente en Ceuta, también en sus bordes, trabaja desde hace unas semanas , por encargo del Ministerio de Interior para levantar las nuevas vallas que rodearán la frontera de Ceuta y Melilla. Más altas, hasta alcanzar los 10 metros —un metro más del muro que pregonaba Trump y no ha llegado a construir— y menos lesivas. Y técnicamente imposibles de sortear, ni mucho menos trepar al estar parcialmente cubiertas por planchas metálicas. 

En las nuevas vallas se sustituirán las cuchillas que había en la parte de arriba por un cilindro liso, se incorporará una chapa metálica en la estructura y se añadirán barrotes verticales en la parte inferior, siguiendo en parte las recomendaciones de la Guardia Civil, que presentó una propuesta alternativa a las concertinas en la valla fronteriza con Marruecos que pasaría por sustituir las cuchillas por planchas metálicas, barrotes y cilindros que impidieran trepar a los migrantes que intentaran saltar el perímetro. 

Su altura y su vocación de inexpugnable no es lo único que comparte con el muro de Trump: la fabricación de estos obstáculos ha sido obra de Quickfence SA, una empresa de Toledo, referente en sistemas de malla de alta seguridad y que participó en el concurso del Departamento de Seguridad Nacional de Washington para elegir a la firma que construiría el muro con México. 

La obra de sustitución de la valla de Ceuta, presupuestada por algo más de ocho millones, debía estar lista en septiembre, según el plazo de ejecución de la adjudicación del contrato público, plazo que previsiblemente se retrasará, lastrado por los meses de pandemia.

La valla no viene sola: nuevos sensores de movimiento, una nueva red de fibra óptica para el circuito de 66 cámaras de vigilancia, 14 de ellas térmicas, completan un refuerzo del vallado fronterizo de las dos ciudades autónomas, las únicas fronteras terrestres en África, con el discurso de defensa de los derechos humanos y una visión sobre la inmigración que llevaban los programas electorales de los dos partidos de Gobierno, PSOE y Unidas Podemos. Contrastes que se suman a las recientes devoluciones en caliente de los migrantes que participaron en entradas multitudinarias en Ceuta y en Melilla.

Así cae la vieja valla para dar paso al nuevo vallado con planchas de metal y rodillos