La Ciudad venderá por sorteo un lote de VPO cuando acabe de "depurar" la promoción de Serrano Orive

La Ciudad venderá por sorteo un lote de VPO cuando acabe de "depurar" la promoción de Serrano Orive
Imagen de una asamblea de inquilinos de Serrano Orive.
Imagen de una asamblea de inquilinos de Serrano Orive.  

- Emvicesa ya tiene seis casas vacías en el inmueble ubicado junto a los Juzgados y estudia otros quince casos de inquilinos con ingresos altos u otras viviendas en propiedad

- En julio se paralizó la enajenación de cuatro casas ubicadas en calle Solís y otra en las torres del Hacho

- Estar inscritos en el Registro de Demandantes de Vivienda con una antigüedad mínima de tres meses y no superar un nivel de renta, entre los presumibles requisitos para aspirar


La Ciudad Autónoma prevé reactivar durante los próximos meses la enajenación previo sorteo entre quienes cumplan los requisitos establecidos de varias viviendas públicas como las cuatro ubicadas en el número 2 de la calle Solís, una de la promoción del Hacho y las de Serrano Orive, en este caso una parte con sus actuales adjudicatarios en régimen de alquiler con prioridad.

Emvicesa ya tiene media docena de casas en ese último inmueble, que tiene 45. Además, está revisando los expedientes de otra quincena a cuyos inquilinos se les ha localizado otra casa en propiedad o ingresos por encima de lo estipulado.

La Comisión Local de la Vivienda paró en julio la primera propuesta del Gobierno de Vivas para enajenar las primeras cinco casas mencionadas, que iban a ir a quienes, entre otros requisitos, cumpliesen: “estar inscritos en el Registro de Demandantes de Vivienda con una antigüedad mínima de tres meses, tener nacionalidad española o residencia permanente, estar empadronados en Ceuta desde hace al menos cuatro años, carecer de vivienda, contar con unos ingresos de entre 2 y 2,5 veces el IPREM”. Los potenciales compradores debían ser familias con cuatro o más miembros” dado que las casas disponen de “tres o más dormitorios”.

La selección de los adjudicatarios se realizaría “mediante sorteo ante notario” y el pago de las casas a enajenar, “al contado”. Las viviendas a vender quedaron valoradas entre 76.474,50 euros, la más barata, la de la promoción del Monte Hacho, y 88.054,97 en el caso de las más caras, con garaje, de Millán Astray. Las otras dos se tasaron en cerca de 84.000 euros y en algo más de 86.500, respectivamente. Todos estos precios incluían el IPSI aplicable pero no los gastos derivados de la compraventa, que serían a cuenta del comprador de los inmuebles.

Entre las causas de exclusión estaba haber sido titulares o adjudicatarios de otra vivienda de protección pública y haberla enajenado o renunciado a ella o de una vivienda libre vendida durante los últimos doce meses. Igualmente se incluyeron como motivos de exclusión “ocupar una vivienda de protección pública sin tener título para ello” o “incurrir en falsedad u ocultación de la información facilitada”.

El sorteo se celebraría ante notaria “sobre la lista definitiva de solicitantes admitidos” y serviría para elegir a cinco demandantes “según su orden de salida”. La participación en el sorteo no generaría, se dejó claro, “derecho alguno a efectos de la adjudicación”, ya que la propuesta se realizaría “tras la acreditación de la disponibilidad económica para el pago al contado”.

Serrano Orive

En el caso de Serrano Orive, la Consejería de Fomento aboró en octubre la activación de su enajenación, a la que se ha venido oponiendo la oposición, partidaria de mantener el bloque como un recurso para facilitar la emancipación juvenil.

La idea entonces era promover una modificación del Acuerdo Plenario adoptado el 21 de febrero de 2005 con el objetivo de dejar sin efecto el requisito establecido de destinar las 45 viviendas protegidas a “jóvenes menores de 35 años”. De esta forma, se buscaba “no limitar el acceso de los actuales arrendatarios a la compraventa siempre cumplan los requisitos previstos en la Resolución del 10 de octubre de 2013 de cambio de régimen de cesión”. El Ejecutivo retomará presumiblemente ese camino para los adjudicatarios que cumplan los requisitos, mientras que las que queden vacías se sumarían al paquete para venta previo sorteo.

Hace dos años se estableció que los precios máximos para la venta de las casas deberían ser “el resultado de multiplicar la superficie útil de la vivienda por el módulo básico estatal [758 euros] por 1,56 y por 1,10”. Los precios que no podrían superarse en la enajenación oscilarían entre unos 52.000 y 76.300 euros.

Entre los requisitos estipulados para aspirar a ellas se encontraba “acreditar unos ingresos inferiores a 5,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM, 532,51 euros al mes)” y demostrar “no ser titulares del pleno dominio o de un derecho real de uso o disfrute sobre otra vivienda sujeta a algún régimen de protección pública ni sobre una vivienda libre en Ceuta”.

También “no haber obtenido previamente financiación cualificada, al amparo de Planes Estatales de Vivienda durante los diez años anteriores a la compra de la vivienda”. Aquellos compradores que fueran, en el momento en el que pueda formalizarse la compraventa, inquilinos de las mismas, podrían “acreditar que cumplían dichos requisitos en la fecha de la firma del correspondiente contrato de alquiler”. De acuerdo con los últimos informes técnicos evacuados durante los últimos años, sobre al menos una de cada tres viviendas han existido sospechas de un uso no correcto.

La Ciudad venderá por sorteo un lote de VPO cuando acabe de "depurar" la promoción de Serrano Orive