DIETAS

Los consejeros del Gobierno podrán gastar hasta 180€ por día de viaje sin justificar

Los consejeros del Gobierno podrán gastar hasta 180€ por día de viaje sin justificar
Altos cargos y trabajadores de la Ciudad Autónoma en FITUR en Madrid el pasado mes de mayo./archivo
En las bases de ejecución presupuestaria se establecen dos categorías para el pago de dietas por parte de la Ciudad Autónoma, los altos cargos y los demás. A los altos cargos se les adelanta 180 euros por día de viaje de trabajo al resto 0 euros. Los altos cargos no tienen que justificar en qué se lo gastan, los demás si quieren que el viaje de trabajo no lo acaben pagando ellos tienen un límite mucho menos holgado de euros por día y deben presentar todas las facturas para poder cobrar la manutención

La base 47 de ejecución del Presupuesto de la Ciudad Autónoma para 2022 que, previsiblemente y salvo sorpresa, quedará aprobado de forma definitiva el martes de la semana entrante por el Pleno de la Asamblea, regula los denominados “Gastos protocolarios y de representación por manutención y alojamiento”. Y en su apartado segundo se centra en las “indemnizaciones por gastos de alojamiento y manutención”, las famosas dietas. 

“Los altos cargos tendrán derecho a percibir la cantidad de 240 euros por día en concepto de indemnización por los gastos de alojamiento y manutención en que incurran con ocasión de la asistencia a actos de contenido protocolario o representativo”. 

Pero de esos 240 euros de presupuesto máximo diario del que disponen los altos cargos de la Ciudad para cada día de viaje por motivos de trabajo, el 75 por ciento (180 euros) se recibe por adelantado una vez se autorice y se vise que se asiste al acto en cuestión. 

Y esos 180 euros pueden ser finales y no requerir mayor explicación: “Producido el viaje, el solicitante podrá elegir una de las siguientes opciones: aportar documentación justificativa de los gastos originarios durante la estancia fuera de la ciudad, en cuyo caso se abonará el exceso sobre la suma inicialmente percibida hasta el límite de 240 euros/día, o no hacerlo así, en cuyo caso no se abonará cantidad suplementaria alguna”. Es decir, tampoco se fiscaliza si se han gastado los 180 euros o no.

¿Es mucho o poco? Depende de cómo se mire. Puede cada cuál juzgar por sí mismo a nada que haya viajado un poco. Y depende de si en esas dietas se paga verdaderamente el alojamiento y el desplazamiento o sólo la manutención. En la mayoría de las ocasiones, los viajes se reservan previamente junto con el hotel al margen de esa cantidad de dieta. Es decir, se paga con cargo a la administración los billetes y el hotel y finalmente el alto cargo recibe 180 euros diarios para sus gastos (desayuno en el caso de no estar incluido en la reserva del alojamiento, comida, cena, taxis, etc). En ese caso, los 180 euros por día podrían resultar jugosos. Y de otro modo, imaginemos un viaje tipo a Madrid en el que con 180 euros de dieta el alto cargo tuviera que pagarse los billetes idea y vuelta más una noche de hotel, difícilmente alcanzaría.

Otra forma de verlo es que ningún alto cargo se puede fundir más de 240 euros por día con cargo a las arcas públicas cuando está de viaje en comidas y demás necesidades.

Siempre hubo clases

Llegar a lo más alto de la carrera profesional y convertirse en alto cargo o ser elegido por tus vecinos para representarles alguna ventaja había de tener, no todo va a ser que te pongan a caldo en las redes sociales.

La norma no es igual para el resto de empleados públicos de la Ciudad. En su caso las “indemnizaciones y dietas” se regulan en la base 48 de ejecución presupuestaria. En el caso de los funcionarios y el personal laboral si tuvieran que desplazarse para asistir a un curso de formación o para desempeñar labores propias de su puesto de trabajo la cantidad de sus dietas se ciñe a lo dispuesto en el Convenio Colectivo que a su vez redirige al Estatuto Básico del Empleado Público. Según la última modificación legal que es del pasado año, esas dietas oscilarían entre los 77,13 y los 155,90 euros considerando el alojamiento o entre los 28,11 y los 53,34 euros diarios si no se incluye el pago de alojamiento en las mismas y son sólo para la manutención.

Pero más allá de las cuantías económicas, quizás la principal diferencia tiene que ver con el método de percepción de las dietas. “En ningún caso se abonarán anticipos para gastos de viaje”, deja taxativamente clara esta base 48 de la ejecución presupuestaria. Es decir que si a un empleado de la Ciudad le toca acudir a un curso formativo o a realizar un trabajo a Madrid durante una semana laboral, lo que se gaste en mantenerse durante esos 5 días o en acudir de su hotel al lugar de trabajo lo adelanta de su bolsillo.

Después para recuperar lo gastado está obligado a presentar la justificación de todo lo gastado mediante facturas para poder percibir las dietas. Con límites mucho menos holgados del que disponen los altos cargos, a quienes se les anticipan 180 euros por día de viaje y no se les pide justificación si gastan menos de esa cantidad.

“Producido el viaje, el solicitante deberá aportar la documentación justificativa de loso gastos de manutención, alojamiento y transporte originados durante la estancia fuera de la Ciudad. Todos los gastos deberán acreditarse con facturas o con documentos sustitutivos de estas”, recoge la base.

Gastos protocolarios

Distinto de las dietas por viaje son los gastos protocolarios y los de representación. “Se entiende por gastos protocolarios aquellos que se originan como consecuencia de actos, eventos, ceremonias, recepciones y visitas oficiales de autoridades o cualquier otro acto de carácter institucional en los que la Administración de la Ciudad actúa como organizadora del mismo”, se establece en la base 47 del documento de ejecución presupuestaria.

“Los gastos de representación son los que se originan por la actividad del personal de la Administración de la Ciudad en el desempeño de su actividad consistente en la asistencia a reuniones, entrevistas, conferencias, etc. en nombre de Ceuta y que tengan lugar fuera del ámbito territorial de ésta. Esta actividad ha de tener un fin institucional y redundar en beneficio de los intereses de la Ciudad”, diferencia el texto de los Presupuestos.

En ambos casos “los consejeros son los únicos que pueden hacer uso de los créditos para gastos de representación y protocolarios”. 

Pueden incluir comidas, transportes, adornos, pequeños obsequios, etc. En estos casos el consejero que haga uso de estas cantidades debe presentar una memoria que justifique el gasto. Y hay límites.

No se consideran gastos protocolarios: “Retribuciones al personal, en metálico o especie. Aquellos referidos a una 'consideración especial' o de 'un grupo' como obsequios por efemérides personales, comidas colectivas, obsequios de jubilación, maternidad, fallecimiento de familiares u otro tipo de gastos de similar naturaleza. Gastos de viajes o manutención del personal de la Administración de la Ciudad, que serán abonados conforme a la correspondiente indemnización por razón de servicio. Ningún otro gasto que no revierta como beneficio o utilidad para la Administración de la Ciudad”.

Y si el gasto protocolario rebasa la cantidad de 3.000 euros, Intervención debe realizar una fiscalización previa antes de que el mismo pueda ejecutarse.

Los consejeros del Gobierno podrán gastar hasta 180€ por día de viaje sin justificar