SIN INFORMACIÓN

Los funcionarios de prisiones lamentan no haber podido ni ver la nueva cárcel a 12 días de su inauguración

Los funcionarios de prisiones lamentan no haber podido ni ver la nueva cárcel a 12 días de su inauguración
Raya, Estela y Frontaura, este miércoles, durante su rueda de prensa en la sede de CSI.F.
Raya, Estela y Frontaura, este miércoles, durante su rueda de prensa en la sede de CSI.F.  

Los representantes sindicales de los 135 funcionarios de prisiones que actualmente trabajan en Los Rosales han ofrecido este miércoles una nueva comparecencia conjunta en la que los delegados de CCOO, CSI.F y APFP (ha faltado el de UGT por motivos laborales) han vuelto a denunciar que, a doce días de la inauguración oficial de la cárcel de Loma Mendizábal, prevista para el 30 de octubre, no han podido “ni ir a verla” pese a que su rutina de trabajo cambiará drásticamente.

“Vamos a pasar de trabajar en unas instalaciones del siglo XIX a hacerlo en unas con las últimas tecnologías sin que se nos haya invitado ni permitido conocerlas”, han lamentado Agustina Frontaura, Francisco Estela y José María Raya en una comparecencia en la que han asegurado que a algunos compañeros ya se les ha instado a incorporarse a sus puestos el día 8 en la nueva cárcel “sin saber todavía si habrá o no un servicio de transporte público para trabajadores y familiares de internos o si tendremos, sabiendo que hacemos turnos de hasta 14 horas seguidas, un servicio de restauración o cáterin”.

Los sindicalistas han explicado que la rumorología, su “única” fuente de información, apunta a que solo se abrirán dos módulos ordinarios y los imprescindibles de aislamiento, ingreso, mujeres y enfermería, “aproximadamente un cuarto de la capacidad de la infraestructura, con lo que apenas albergará a los cerca de 200 internos que hay ahora en Los Rosales y a los que vayan entrando a diario pero no a los 400 ceutíes que hay en cárceles del resto de España y que según manda la ley deberían cumplir sus condenas en el establecimiento más cercano adonde tengan su vinculación personal”.

La Administración prometió una nueva Relación de Puestos de Trabajo para consolidar unos 400 empleos en el nuevo equipamiento penitenciario pero “ahora se pretende ampliar la de Los Rosales, donde ahora trabajamos 135 personas, y no llegar ni a 200 funcionarios”.

Una reivindicación del colectivo pasa porque, además, no se clasifique la de Loma Mendizábal en nivel 2.2., “el más bajo”, como está la de Los Rosales, que no tiene ni módulo para presos especialmente peligrosos, sino como 1.1. “De hecho vamos a trabajar en un centro con esas características, con internos en aislamiento, con medidas de seguridad especiales, pero no derecho para no abonar a los trabajadores los complementos que les corresponderían”, han protestado antes de la movilización convocada este mediodía en la Plaza de los Reyes.

Los motivos de la concentración pasan, además de por estas razones de carácter local, por otras de índole nacional como pedir el cese de los responsables de Instituciones Penitencias “por su política de presente y del avestruz”; por exigir la paralización de la línea de “privatización” emprendida por el PP; por que se convoquen regularmente Concursos de Traslados tras cinco años sin uno; por recuperar derechos salariales y laborales; y por defender la “dignidad” de la profesión frente a los ataques públicos “sin pruebas” que recibe a menudo.

Los funcionarios de prisiones lamentan no haber podido ni ver la nueva cárcel a 12 días de su inauguración