El Gobierno confía en que funcione el desbastado y descarta cambiar las losetas resbaladizas


El Gobierno confía en que funcione el desbastado y descarta cambiar las losetas resbaladizas

- Los trabajos encargados por Fomento para acabar con el suelo deslizante han finalizado y la Consejería espera el dictamen de los técnicos

- La Ciudad se muestra reacia a cambiar el acerado porque los trabajos necesarios serían "caros y molestos”

Las obras de desbastado de las peligrosas losetas deslizantes del paseo del Revellín y la calle Real han concluido este fin de semana y la Consejería de Fomento espera el dictamen definitivo de los técnicos de la Ciudad para evaluar los resultados y determinar si los trabajos han tenido el efecto deseado. Un desbastado que confían resulte efectivo ya que la Ciudad descarta de momento cambiar las losetas resbaladizas. “Esa sería la última opción”, ha insistido el portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel. “Cambiar las losetas sería nuestra última opción por caro y molesto” para los ceutíes, ha alegado Hachuel que prefiere esperar a los informes técnicos antes de valorar su eficacia. DE no alcanzar los niveles “óptimos”, la Ciudad valoraría otras opciones.

Lo que no niega el portavoz es lo “evidente”, que esas losetas que vienen dando problemas desde hace más de una década, no era ni mucho menos “las más adecuadas”.

Unas losetas que han sido duramente criticadas por oposición y ciudadanía. La última crítica llegaba este fin de semana desde las filas de MDyC que ha exigido una solución “definitiva” para las “losetas homicidas”. MDyC considera que, como “indican los técnicos de la Ciudad”, la solería debe cambiarse porque el “invento del desbastado” es un nuevo “parche” del Gobierno que sólo sirve para “malgastar” el dinero público.

El Gobierno confía en que funcione el desbastado y descarta cambiar las losetas resbaladizas