FRONTERA

Limitar el aforo de los polígonos, nueva vía para intentar evitar que el Tarajal escape a cualquier control

Limitar el aforo de los polígonos, nueva vía para intentar evitar que el Tarajal escape a cualquier control
policia tarajal
Un policía nacional, esta semana, en el interior de los polígonos.

La Delegación y la Ciudad analizan este viernes los primeros días del nuevo paso fronterizo para porteadores abierto bajo el temor de que, si no se puede limitar el volumen de acceso, "nadie tendrá medios suficientes" para controlar la zona.

La primera semana del 'Tarajal II', cuyos cuatro únicos días de funcionamiento analizarán este viernes a partir de las 13.30 horas los responsables de Ciudad y Delegación, ha dejado varias lecciones, algunas de ellas ya sabidas. Una, que la afluencia de porteadores (unos 4.000 el primer día, 6.000 el martes, 10.000 el siguiente) parece no tener fin. Dos, que en una frontera exenta de visados para los residentes en la provincia de Tetuán ninguna medida salvo huelgas de celo es imposible cerrar del todo el "grifo" a ambos lados.

Si la demanda de productos de Ceuta sigue siendo la misma en Marruecos y cada porteador puede pasar ahora menos con bultos más reducidos, al menos sobre el papel, es lógico pensar que se generará más demanda de ese tipo de mano de obra. Cuando, además, los 'plantones' andan revueltos porque han perdido su sustento anterior, el panorama se presenta negro.

Tan oscuro que el portavoz del Ejecutivo local, Jacob Hachuel, ha reconocido este viernes que "no estoy seguro de que haya medios al alcance de nadie en Ceuta para que eso sea un paso normal". El también consejero de Gobernación ha defendido que, a la vista del requerimiento formal del delegado a Vivas para que la Policía Local apoye a la Nacional sobre el terreno, la Ciudad tendrá "cintura" y atenderá esa petición.

"La Policía Local hade lo que debe donde debe, improvisando lo que se puede según evoluciona la situación sobre el terreno per fuera del puesto fronterizo en sí, que es donde no tiene ninguna competencia", ha explicado Hachuel, que también ha coincidido con Aróstegui en que "no podemos dar la espalda a una situación que es un problema para Ceuta y en la que se está implantando un cambio radical".

Si es imposible constreñir el paso de porteadores por la frontera, las instituciones parecen pensar ahora en limitar el acceso a los polígonos, que según ha recordado el consejero "son un espacio privado que tienen que tener un aforo máximo y que no se podrá superar".

"Vamos a ver cuál es ese aforo, cuánta gente puede aceptar", ha avanzado Hachuel, que ha reconocido no saber para qué capacidad de absorción de personas entre las 8.00 y las 13.00 horas está diseñado el nuevo paso fronterizo, ya que entre otras cosas depende "de si pueden ir al paso, al trote o al galope". La duda estriba en saber si, cerrando el "grifo" de los polígonos, el problema no se trasladará a sus puertas.

"La Policía Nacional está allí y la Policía Local también porque el itinerario vallado, por ejemplo, es parte de un vial municipal", ha aclarado a quienes defienden que el Cuerpo de la Ciudad no tiene ninguna competencia en el Tarajal en sentido amplio, más allá del puesto fronterizo, que es a lo que circunscribe el Gobierno local el alcance de la respuesta dada por Interior en el Congreso, a la que apelan sindicatos como UGT y CSI.F para pedir que los agentes municipales salgan de allí.

Limitar el aforo de los polígonos, nueva vía para intentar evitar que el Tarajal escape a cualquier control