IMPAGOS

Otro mes esperando un sueldo que no llega en el servicio de comedor del CETI

Otro mes esperando un sueldo que no llega en el servicio de comedor del CETI
La empresa encargada de la comida alega para el impago de nóminas que no cobra desde octubre./archivo
La empresa encargada de la comida alega para el impago de nóminas que no cobra desde octubre./archivo  

Por segundo mes consecutivo, la veintena de trabajadores que cada día dan de comer a los migrantes acogidos en el CETI no han visto aún sus nóminas de este mes por impago de la empresa adjudicataria del contrato, Dulcinea Nutrición, que alega que el Ministerio de Empleo, Seguridad Social e Inmigración no les paga desde el mes de octubre por lo que carecen de fondos para responder ante los empleados.

Desde Dulcinea Nutrición aseguran a Ceuta al Día que “es cuestión de días” que los trabajadores cobren su nómina. Un plazo que no consuela a los afectados: “A nosotros nos dijeron que el día 16 o el 17 cobramos, pero nada, igual que el mes pasado”, explica una de las trabajadoras, apuntando que hasta ahora solo han visto un adelanto de 500 euros, “pero para lo que sirve. Somos trabajadores mileuristas, no podemos ahorrar por si un mes no cobramos”, lamenta esta trabajadora, que prefiere no dar su nombre para evitar más problemas.

Un problema que no es nuevo, ni para los trabajadores, que aún están esperando a cobrar todo lo que les debe la anterior empresa adjudicataria, Global Food, que adeuda aún a la plantilla la última nómina, la paga extra y las vacaciones correspondientes. “A mi me deben 4.000 euros”, apunta esta trabajadora, que lleva casi 20 años dando de comer a los inmigrantes acogidos en el CETI y que durante 15 años no tuvieron ningún problema, hasta que cambiaron de empresa y empezaron a retrasarse las nóminas y las pagas extra. Pero con la salida de Global Food no acabaron los problemas, “empezó la segunda pesadilla con las empresas de la Península”, explican, apuntando que durante 15 años con la empresa local CLECE no tuvieron ningún problema.

La “pesadilla” comenzó con la siguiente adjudicataria y ha continuado con la nueva. “El primer bofetón llegó con la paga extra de julio y desde entonces andan así”, explican. Desde la empresa aseguran que los problemas vienen “desde el inicio” con constantes retrasos del Ministerio de Empleo, Seguridad Social e Inmigración en el abono del contrato.

“La delegada del Gobierno (Salvadora Mateos) nos vino a ver el mes pasado y nos prometió que no volvería a suceder y yo le dije que ya vería como en veinte días volvía a pasar”, suspira esta trabajadora de Dulcinea Nutrición, harta de “las empresas pirata” que se hacen con los contratos públicos con ofertas a la baja. “Y luego no pagan a los trabajadores cuando tendrían que hacerlo, aquí el 80 por ciento teneos minusvalías y la empresa se aprovecha y se ahorra hasta la Seguridad Social”, recordando que la empresa debe tener solvencia suficiente para hacer frente a las nóminas aunque no esté recibiendo las transferencias del Ministerio.

Otro mes esperando un sueldo que no llega en el servicio de comedor del CETI