URBANISMO

El PGOU aún tendrá que esperar

El PGOU aún tendrá que esperar
Panorámica de Ceuta desde la azotea del antiguo Banco de España
Panorámica de Ceuta desde la azotea del antiguo Banco de España

El Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana ha pedido a la Consejería de Fomento“una serie de documentación para poder continuar así con su tramitación”.


Tras dos décadas de espera, el Pleno de la Asamblea aprobó el 29 de marzo el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con los votos a favor de PP, PSOE y MDyC y lo registró el 12 de mayo. Tres meses después —tiene seis de plazo para resolver—, el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana ha pedido a la Consejería de Fomento del Gobierno local “una serie de documentación para, posteriormente, volver  a remitir este documento al Ministerio para continuar así con su tramitación”.

Desde la Ciudad explican que el departamento que dirige el consejero Alejandro Ramírez ya está trabajando en los requerimientos planteados” y no supone un escollo en su tramitación, y se trabaja “con el objetivo, compartido por la Administración General del Estado, de que el nuevo PGOUCE pueda ser aprobado de manera definitiva antes de que finalice este año”.

El Pleno de la Asamblea de Ceuta dio el pasado mes de marzo el visto bueno a la propuesta del Plan planteada por el Gobierno de la Ciudad, con la única oposición de Ceuta Ya!, especialmente crítico con el nuevo planeamiento y la abstención de Vox. 

El nuevo Plan General prevé la construcción de hasta 8.000 viviendas, 3.500 de ellas VPO y recoge hasta 250 alegaciones.Según las aspiraciones del Gobierno, potenciará el desarrollo del sector inmobiliario y de la construcción y se prevé que genere 400 empleos y mueva 100 millones de inversión anual.

En el horizonte está también la puerta abierta con el Plan Estratégico. De forma paralela se llevan a cabo de forma conjunta con Melilla y el propio Gobierno Central para dotar a ambas ciudades de una Ley del Suelo propia que las ponga en el mismo nivel que el resto de autonomías, y facilite los trámites urbanísticos y supere la actual ley de 1976, preconstitucional.

El PGOU aún tendrá que esperar