"PROBLEMAS"

El proyecto del puente de Arroyo Paneque y el complejo de Juan XXIII necesitarán más presupuesto

El proyecto del puente de Arroyo Paneque y el complejo de Juan XXIII necesitarán más presupuesto
Vivas Tragsa 47
Vivas y Casas, este jueves en el Palacio autonómico.
Los presidentes de la Ciudad y Tragsa, Juan Vivas y Jesús Casas, acuerdan revisar la volumetría de la obra de Hadu para intentar reducir la carga de acero, cuyo precio se ha duplicado, y acelerar la ejecución de la pista deportiva con local social, plaza y aparcamientos de la barriada de la bahía sur. La empresa pública se encargará también de quitar la imagen de erial que presenta el Parque de Santa Catalina.

El Gobierno de Ceuta y Tragsa se han comprometido este jueves a remar juntos para superar los “problemas” que se han encontrado para la ejecución de dos de los proyectos encargados al medio propio: el puente de Arroyo Paneque y la pista polideportiva con local social, plaza y aparcamientos de Juan XXIII. Para el primero no se han dado plazos de ejecución definitiva, pero el segundo debería estar listo durante la recta final de 2022, pues las obras se demorarán 8 ó 9 meses y su activación se prevé realizar en 30 días.

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, y su homólogo de la sociedad pública, Jesús Casas, han explicado que en el primer caso el proyecto (presupuestado inicialmente en 8,6 millones) ha quedado bloqueado por el encarecimiento del acero, que ha duplicado su precio y supone una parte importante de la estructura, y que en el segundo (para el que se previó una inversión de 3,1 millones) también se han incrementado los costes previstos.

puente paneque

“Lo vamos a resolver de manera inmediata”, ha prometido el líder del Ejecutivo local, que ha evitado concretar cuánto dinero hará falta inyectar para terminar el puente de Arroyo Paneque, en el que se trabajará en una doble dirección: por un lado, en el análisis del proyecto para intentar reducir su carga de acero actuando en su volumetría y, por otro, con más presupuesto para que las licitaciones que se realicen de esa materia prima no vuelvan a quedar desiertas.

Casas, por su parte, ha enfatizado que Tragsa no busca ni puede “ni ganar dinero, pues en ese caso se devuelve a las administraciones, ni perderlo”. “A nosotros nos llaman, nos dan órdenes y las ejecutamos, no podemos ganar ni perder, somos parte de la administración a su servicio”, ha resumido.

El presidente de la empresa ha tildado de “razonable por no decir bueno” el balance de los encargos que le ha hecho la Ciudad desde que, hace ahora algo más de cuatro años, entró en su accionariado. El próximo que le va a encomendar la administración local es la reforma del Parque de Santa Catalina, que tras el sellado del vertedero ha quedado convertido en un erial muy lejos de la imagen que se había prometido que tendría.

El proyecto del puente de Arroyo Paneque y el complejo de Juan XXIII necesitarán más presupuesto