DENUNCIA

Solidaridad insiste a la Ciudad: “Los trabajadores de Trace necesitan unas instalaciones seguras y dignas”

Solidaridad insiste a la Ciudad: “Los trabajadores de Trace necesitan unas instalaciones seguras y dignas”
trace
trace

Montoya reprocha a la Ciudad que, como responsable del contrato de limpieza, no intervenga para evitar que los trabajadores estén en instalaciones con goteras y desprendimientos

El delegado de Solidaridad en el Comité de Empresa de Trace, Juan Montoya, insiste en su reclamación de unas instalaciones “dignas” para los trabajadores de la limpieza. Es una reivindicación que los empleados arrastran durante años ya que desde que se adjudicó el servicio a Trace, se encuentran en un lugar que no reúne las condiciones “dignas y seguras”. Montoya lo ha denunciado de manera reiterada, pero hasta ahora la Ciudad Autónoma no ha intervenido. Por ello, exige al Gobierno que no deje pasar otro invierno a los trabajadores de Trace padeciendo goteras y desprendimientos de cascotes de la zona de Benzú.

“Pedimos con carácter urgente una respuesta de la Ciudad para contar con unas instalaciones dignas y seguras para el servicio de limpieza urbana”, señala Montoya para añadir: “Se aproxima otro nuevo invierno y, con este, vamos camino de nueve años reclutados en unas instalaciones pésimas y desamparadas”. El delegado de Solidaridad en Trace recuerda que “los techos de los hangares se encuentran protegidos con redes para que los cascotes de hormigón no cedan, y los vestuarios tienen goteras y en están en pésimas condiciones”.

No obstante, para Montoya “lo más peligroso es la cantera” que se encuentra “justo arriba de los trabajadores” y que  advierte de que “con las fuertes lluvias cualquier día habrá una desgracia”. “Desde Solidaridad exigimos que el Gobierno, como responsable del contrato de limpieza, tome cartas en el asunto con carácter urgente para facilitar, lo antes posible, un traslado de instalaciones”, subraya Montoya para insistir en que “no se trata de un capricho” sino de velar “por la seguridad y el bienestar de más de 400 trabajadores”. 

Solidaridad insiste a la Ciudad: “Los trabajadores de Trace necesitan unas instalaciones seguras y dignas”