Cómo mantener tu piel joven y perfecta

Cómo mantener tu piel joven y perfecta
 piel
piel


Una de las prioridades que cualquier persona puede o debe tener cuando se trata de su piel, es cuidarla. Es aquello que mostramos al mundo, lo que protege nuestro cuerpo de cualquier agente externo, lo que incluso delata nuestro estado de salud o de ánimo. Hay que cuidar la piel al máximo porque, si se hace bien, puede lucir joven y perfecta durante años, años y años.

Obviamente, saber hacerlo no es algo que esté al alcance de todos, aunque no es complicado. Si quieres que tu piel siempre luzca fenomenal, aquí vamos a ayudarte a conseguirlo. Presta atención, porque te traemos las claves para saber cómo mantener una piel joven y perfecta.

Consejos clave para tener una piel perfecta y joven

Para evitar problemas como las patas de gallo, las arrugas de expresión o incluso el tono desigual de la piel. Para que el envejecimiento no empiece a pasar factura a tu rostro y a tu cuerpo antes de tiempo, hay que saber tratar la piel adecuadamente. Con un poco de empeño y mucho de disciplina y atención, podrás lucir una piel joven y perfecta sin problemas por más que pasen los años.

¿Cómo? A continuación vamos a repasar las principales claves para lograrlo. Consejos sencillos, pero de lo más prácticos y necesarios para garantizar que tu piel siga luciendo espectacular incluso en los peores días.

Limpieza

El primer punto a tratar, y el más importante, como también el que más se descuida. La limpieza de la piel es totalmente obligatoria si quieres que luzca de la mejor forma posible durante muchísimo tiempo. Después de usar maquillaje, o incluso tras pasar un día rutinario, debes hacer una buena limpieza sin usar nada de toallitas desmaquillantes, ya que su efecto puede acelerar el envejecimiento de la piel y causar imperfecciones.

Limpia siempre usando un buen jabón para el rostro y, por supuesto, recuerda que debes aplicar ciertos cuidados adicionales de los que vamos a hablar en profundidad más adelante. Recuerda que es importantísimo tener una cara limpia siempre que sea posible, y que debes introducir en tu rutina el lavarla al menos antes de acostarte. No hay nada peor que pasar una noche con restos de maquillaje.

Protégete del sol

El sol puede aportar numerosos nutrientes para la piel. Sin embargo, una exposición excesiva o sin protección puede hacer que, en lugar de aportarte beneficios, te cause importantes perjuicios. Muchas personas acaban teniendo manchas en la cara o incluso en otras partes del cuerpo por culpa de esto, sobre todo por ese afán por usar potentes y peligrosos aceites que aceleren el proceso de bronceado.

Siempre es aconsejable usar protección solar a diario, aunque sea en una crema que no la contenga en un alto porcentaje. Que no te engañe el día. Por mucho que esté nublado o que llueva, el Sol sigue estando presente, y puede causar potentes daños en la piel, sobre todo si es sensible. Aplica en cara, cuello y en el escote. Aplica en todas las partes que puedan quedar expuestas a los rayos solares.

La hidratación no puede faltar

Al igual que hay que asegurarse de ingerir, al menos, dos litros de agua diarios bebiendo y comiendo, también hay que tratar de mantener una buena rutina diaria de hidratación para la piel. Algo para lo que hay que mirar de nuevo a las cremas para la piel, evitar la exposición solar constante y, sobre todo, usar una buena crema de noche. Estas son las más aconsejables.

Busca cremas que contengan colágeno, vitamina C o ácido hialurónico son las principales que hay que buscar dentro de este terreno. Todas aquellas que potencien la defensa de la piel frente al envejecimiento prematuro. Esas son las que se deben buscar por encima de todo.

Trata con exfoliantes y sérums

Algo que se descuida tanto como la buena limpieza diaria de la piel. Hay que tratarla con un buen exfoliante para eliminar todas las impurezas que se puedan generar a lo largo del día, de hecho, hay cremas que son ideales para reducir los niveles de grasa y controlarla para que la piel no brille en exceso. Siempre es aconsejable usar una crema exfoliante o un buen sérum antes de aplicar la hidratante.

Las hay con efecto reparador que, además, regeneran la piel más rápidamente en el caso de haber quedado dañada por cualquier motivo. Sea como fuere, usar sérums y exfoliantes es esencial también para el buen cuidado de la piel, aunque recuerda, siempre deben aplicarse antes de la hidratante. Esta tiene que ser la última, la guinda del tratamiento diario.
Da igual que pasen los años, que estés en constante exposición al sol. Si sigues estas indicaciones, ten por seguro que tardarás muy poco en ver cómo mejora el estado de tu piel, y lo que es mejor, comprobarás que, en lugar de empeorar, su aspecto mejorará con el paso de los años.

Cómo mantener tu piel joven y perfecta