Psicología de los jugadores de ruleta

Psicología de los jugadores de ruleta
Psicología de los jugadores de ruleta
Psicología de los jugadores de ruleta

Los juegos de azar ponen la piel de gallina a muchos jugadores, y la ruleta americana, (o en su versión europea y francesa) destaca sin duda entre los demás. Las probabilidades son bastante altas cuando se sabe que el resultado depende puramente de la suerte.

Los juegos de ruleta siempre han estado presentes en todos los casinos, atrayendo a millones de jugadores para que apuesten su dinero al rojo o al negro. A estas alturas, este invento francés del siglo XIX se ha extendido por todo el mundo, adquiriendo diversas formas alternativas por el camino. Desde la mesa de ruleta tradicional hasta el casino en línea, todo el mundo puede hacer girar la rueda y probar suerte.

A pesar de que la ruleta es popular tanto entre los jugadores experimentados como entre los novatos, su reputación siempre ha estado bajo una especie de sombra. Aunque las películas y la literatura popular la describen de forma positiva y con colores muy vivos, todavía existen algunas supersticiones establecidas en relación con el juego en sí.

Es común encontrarlas entre aquellos que se entusiasman demasiado con todo ello. Así que para romper el hielo de la incomprensión y el rechazo, hemos decidido sumergirnos en la profundidad de la psicología de los jugadores de ruleta. ¿Qué les hace tan especiales? ¿Y qué es lo que más les molesta cuando el crupier hace girar la ruleta?

¿Por qué la gente la juega?

La razón más común para dedicarse a la ruleta es tenerlo todo por una sola victoria. Con frecuencia, la ventaja de la casa es baja, y todo jugador sueña con alcanzar la meta en una noche. Impulsados por la adrenalina y la emoción, las personas apuestan su dinero para hacerse ricos.

Otra razón para jugar a la ruleta es la simplicidad de las reglas. No hay enormes planos que leer ni docenas de estrategias que memorizar. Sus fundamentos son fáciles de comprender y todo el mundo puede entenderlos desde el primer vistazo. Las probabilidades de ganar para los novatos son las mismas que para los jugadores profesionales.

Cuando la entrada es la misma, la jornada de juego se vuelve más divertida para todos.

La ruleta desafía a nuestro jugador interior, que a su vez cuestiona la ventaja de la casa. Apoyándonos en nuestro instinto y en la pura suerte, siempre tratamos de superar la ventaja de la casa para poder irnos finalmente como ganadores. Esta es otra razón por la que la gente adora este juego. Compartir este sentimiento nos ayuda a perseguir nuestro objetivo.

Obstáculos psicológicos

Muy a menudo el mal comportamiento en el juego se explica desde la posición de los siete pecados capitales. Algunas desviaciones de la psicología de los jugadores de ruleta pueden encontrarse dentro de este concepto. Por supuesto, no todos estos pecados se reflejan en el juego, pero sí influyen en las emociones del jugador.

Avaricia

Jugar a lo grande implica la posibilidad de perder también a lo grande. Sin embargo, muchos jugadores se olvidan de esto. Así que si alguna vez lo apuestas todo al rojo o al negro y ganas, no te hagas ilusiones. Esto no significa que por fin lo hayas entendido. Por el contrario, te hará volverte más ambicioso con las ganancias, nublando tu juicio creyendo identificar un patrón que realmente no existe ya que el juego se rige completamente por el azar.

Orgullo y envidia

Debido al hecho de que la acción tiene lugar entre la multitud, la suerte de alguien puede estropear tu estado de ánimo, especialmente si tienes una racha de pérdidas. Esto puede hacerte sentir envidia por quienes han ganado y entorpecer tu juego.
Una vez que la bola ha caído donde querías, la posibilidad de convertirte en un jugador arrogante aumenta significativamente. El orgullo nunca ayuda a alcanzar la meta. No intentes sobrevalorar su importancia y tu suerte.

Ira

Aunque apuestes al negro o al rojo, la probabilidad de ganar/perder es del 50%, y no hay garantía de que puedas tener victorias constantes. Perseguir el éxito duradero en la ruleta puede convertirse en una pesadilla en la vida real. Si sientes demasiada ansiedad por el juego, da un paso atrás y evita la ola de ira caliente.

Mitos

Una de esas supersticiones comunes es el "número de la suerte". No hay pruebas de que ciertos números den más suerte que otros. Aun así, muchos jugadores creen que las fechas de nacimiento de sus hijos o la fecha de su boda pueden ayudarles a ganar. Además, es posible que utilicen prendas de vestir o amuletos de la suerte, pero todo suena a tiempos medievales.

Buscar una tendencia en la ruleta es otra cosa inútil. Si alguien intenta convencerte de que se pueden hacer ciertas predicciones basadas en la tirada anterior, puedes estar seguro de que se trata de un error común. Los mitos pueden afectar la psicología del jugador de ruleta americana, o cualquier otra variante, haciéndoles tomar decisiones que no son positivas para su juego.

No sigas ninguna superstición, ya que no son efectivas, y te distraen del verdadero placer del juego. No importa si se trata de una ruleta online o real, las probabilidades son siempre las mismas, ¡y no dependen de ningún tipo de cálculo complicado!

Sesgo de confirmación

La ruleta se ha convertido en una víctima del sesgo de confirmación, porque durante muchos años la cultura pop ha señalado sólo los aspectos negativos de las conductas de juego, pasando a basar sus historias en mitos perjudiciales.

La psicología de los jugadores es muy simple, y realmente no difiere de la lógica de cualquier otro jugador de póker o tirador de dados. A veces pueden tropezar con supersticiones o estrategias engañosas, pero al final, todo depende de la capacidad de controlarse y de entender correctamente la situación en la mesa.

No busques patrones psicológicos complicados y comunes; simplemente disfruta viendo cómo rueda la bola, ¡mientras haces tu apuesta!
 

Psicología de los jugadores de ruleta