COVID19

La Biblioteca recupera el pulso pero con la programación cultural reducida al mínimo

La Biblioteca recupera el pulso pero con la programación cultural reducida al mínimo
Archivo
Archivo

Conferencias, presentaciones de libros, jornadas, talleres, ciclos de cine, conciertos… La Biblioteca Pública de Ceuta ‘Adolfo Suárez’ era el pulmón de la actividad cultural en Ceuta. Su sala de usos múltiples concentraba tres cuartas partes de la programación amparada por la Consejería de Educación  y Cultura, allí se celebraban tres de cada cuatro (sino las cuatro) citas culturales cada semana. Ya no.


La pandemia de coronavirus de COVID19, y en especial la situación actual con los contagios disparados en la ciudad,  ha obligado al Servicio de Bibliotecas de la Ciudad Autónoma de Ceuta —que gestiona la Adolfo Suárez y las nuevas instalaciones del Morro— a replantearse la programación cultural.

La muestra ‘Divinas los 50’, de la asociación cultural Miradas, es la primera convocatoria de la agenda cultural de la Biblioteca. Inaugurada el 12 de marzo y desconocida solo dos días después, apenas estuvo abierta al público. Ahora, pasado lo peor de la tormenta —eso queremos creer— podrá verse hasta el 21 de septiembre, eso sí, con limitaciones de aforo: diez personas como máximo al mismo tiempo. 

Después del 21 de septiembre, la oferta cultural será la mínima, explica su director, José Antonio Alarcón Caballero, “por prudencia”. La conferencia enmarcada en los conciertos de la Ceuta International Symphony Orchestra (CISO) fue la primera prueba, pero ante el elevado número de contagios, lo más prudente, considera Alarcón, es olvidarse, de momento, de este tipo de eventos.

Seguirá cerrada también, de momento, la sala infantil. Al menos hasta que empiece el curso escolar, cuando la Biblioteca se planteará la reapertura en horario de tarde de esta parte de sus instalaciones, con todas las precauciones necesarias.

El resto de la actividad diaria de la Biblioteca ha recuperado su pulso con (relativa) normalidad. Las salas de estudios están ocupadas, con el aforo muy limitado y bajo cita previa, y otros servicios, como el de préstamo han recuperado casi su pulso normal. Este servicio es, de hecho, el único que no s era detenido pese a la pandemia, eso sí, solo préstamo de libros electrónicos.

La Biblioteca recupera el pulso pero con la programación cultural reducida al mínimo