FIESTA DE LA TAPA MULTICULTURAL

Comiendo culturas

Comiendo culturas
Fiesta de la tapa multicultural 'sabiores' desde dentro-1
Fiesta de la tapa multicultural 'sabiores' desde dentro-1

“Ya me he comido tres culturas”, proclamaba satisfecho un periodista navarro afincado en Ceuta, que vivía esta cita por primera vez, dando cuenta de lo que le restaba de un boniato escarchado, un plato dulce de la cultura hebrea. Una frase que solo se puede escuchar en Ceuta, en la fiesta de la tapa multicultural, la cita Sabores de Ceuta que este año alcanza su tercera edición y ha reunido a centenares de ceutíes, dispuestos a degustar platos hebreos, hindúes, cristianos y musulmanes. Falafel, pita, cuscús, breguas.. Juntos, aunque no revueltos, eso sí.

Lamentaba Manuel Vázquez Montalbán por boca de su detective Pepe Carvalho, en un fugaz paso por Ceuta en el relato ‘Buscando a Sherezade’ (1991) que no hubiese en la ciudad una cocina de fusión, que la cocina árabe y la cristiana viviesen de espaldas. “Cuando se llega a tan encrespados niveles de intransigencia gastronómica, eso quiere decir que el diálogo entre comunidades es imposible”, reflexionaba el detective y gastrónomo que terminó comiendo pez espada a la espalda.

Sepa usted, señor Carvalho, que, poco a poco, paso a paso, se trata de poner remedio. Quizá no se ha logrado aún la fusión que reclamaba, pero al menos sí se van acercando culturas a través de la cocina. Para eso sirven citas como ‘Sabores’, para acercarse con comida y bebida de por medio, que siempre ayuda.

Comiendo culturas