La Flagelación dedica su primera levantá a las víctimas del atentado de Bruselas


La Flagelación dedica su primera levantá a las víctimas del atentado de Bruselas


-“Que esto se acabe, que nada tiene que ver con la religión”, gritó el capataz José Manuel Agustín

-Más de un millar de ceutíes se apiña en la estrecha calle Mina para presenciar la maniobra más compleja de la Semana Santa Caballa

-Incluye GALERÍA DE IMÁGENES

Es el día de gloria de dos estrechas y poco concurridas calles de Ceuta, Teniente Pacheco y Mina, generalmente olvidadas, minadas de heces de perro pero que hoy lucen limpias como una patena, recién arreglados los muchos baches, allanado el peralte en la traviesa de la calle La Legión y atestadas de público esperando ansioso la salida de Nuestro Padre Jesús de la Flagelación y María Santísima de la Caridad.

A las siete en punto de la tarde se abrían los enormes portalones de hierro negro de la Casa de Hermandad y el Misterio sale entre los aplausos y los primeros sones del himno nacional de la Banda de Cornetas y Tambores de Jesús Despojado, de la localidad gaditana de San Fernando. Ya en la calle toma la palabra el capataz, José Manuel Agustín, recién estrenada hoy la paternidad, con el tiempo justo para sacar a la Virgen. Se pega al paso y brama para que le oigan los costaleros y el mundo entero: “Esta primera levantá va por las víctimas del atentado de Bruselas, que esto se acabe, que nada tiene ver con la religión”. ¡Todos por igual, valientes!”

Más de un millar de ceutíes repartidos por los primeros compases del recorrido se apiñan en este punto del recorrido para ver la complicada salida y la no menos complicada revuelta a la esquina del pasaje Mina. “La calle estrecha es muy complicada para el costalero, los movimientos tienen que ser muy cortos, con mucho tiento eso es lo que hace que sea más emotivo”, explica Teo Sánchez, estrenándose este año como contraguía de la Virgen.

Quizá por ‘técnico’, tal vez por la estrechez que lo hace más íntimo, más recogido, con el paso rozando al público, el caso es que esta salida, esta revuelta, este paso, tiene su propia magia y así lo demuestra el abundante público que siempre lo espera. Especialmente reseñable además la emoción que le brinda el acompañamiento musical, con ese despliegue de trompetas de la Banda de Cornetas y Tambores de Jesús Despojado y la Banda Municipal de la localidad cordobesa de Cabra.

La Flagelación dedica su primera levantá a las víctimas del atentado de Bruselas