Locos por la ciencia o el orgullo de ser un ‘friki’ empollón


Locos por la ciencia o el orgullo de ser un ‘friki’ empollón

- La Fundación Telefónica y la Fundación Española de Ciencia y Tecnología organizan un concurso de monólogos de humor científicos

- “Buscamos fomentar esas vocaciones científicas fundamentales para nuestro mercado laboral”, explican

“Os voy a confesar una cosa: soy científico”, dice entre las risas del público Oriol Marimom, químico de la Universidad Autónoma de Barcelona y doctor en Biofísica. Químico porque le gustaba hacer explotar cosas. Su especialidad es la Resonancias Magnética Nuclear (o “NuCelar, que diría Homer Simpson”).”Nos pintan como tíos raros, un poco frikis, encerrados en su laboratorio…. Pues yo creo que se quedan cortos”, ironiza ya con el público en el bolsillo, “Se puede saber todos los números atómicos de la tabla periódica y no tener ni idea de quién es El Rubius ese”.

Marimom se declara empollón, friki con todas las letras y orgulloso de ello. Es uno de los monologuistas de la gira de humor científico ‘Big Van’, bautizada así en honor a la serie The Big Bang Theory protagonizada por unos jóvenes científicos que ayer eran simplemente unos ‘nerd’ en el instituto y hoy son reputados científico. Big Van, Locos por la Ciencia, llega a Ceuta de la mano de la Fundación Telefónica y la Fundación Española de Ciencia y Tecnologían con el objetivo de mostrar a los jóvenes “ que existen otras maneras de acercarse a la ciencia las vocaciones científicas”. Unas vocaciones que, recuerda Joan CVruz, de la Fundación Telefónica, “son tan necesarias para nuestro mercado laboral” y a las que no se acercan los jóvenes “porque piensan que es aburrida y difícil”.

Ochocientos jóvenes ceutíes de entre 14 y 16 años escucharán y se reirán hoy con los científicos monologuistas de ‘Locos por la mientras sus profesores recibirán la formación para hacer lo propio, contar la ciencia de un modo divertido. Después, cada colegio participante hará su propio concurso de monólogos y se elegirá a un finalista de cada ciudad que tendrá como premio un viaje a Laussanne para visitar el acelerador de partículas.

“Muchos chavales te dicen que si les cuento a mis padres que quiero ser científico creen que me he vuelto loco”, apunta José Ignacio Fernández Vera, de la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT), una visión de la ciencia como algo complejo y aburrido que hay que cambiar por el bien del futuro de nuestra sociedad, avisa. “Hay una sensación de que el científico es un tanto friki, tenemos que ser capaces de hacerlo una imagen positiva”, dice apuntando las escasas vocaciones científicas: Sólo 13 de cada mil jóvenes optan por la ciencia y muy pocas mujeres, 9 de cada mil. “Es fundamental que la sociedad entienda que la ciencia es parte de ella y es muy importante que los jóvenes entiendan que la ciencia depende de ellos, ellos son la esperanza en el futuro”.

Locos por la ciencia o el orgullo de ser un ‘friki’ empollón