FERIA DEL LIBRO

Un topo se cuela en la última novela -la octava hasta la fecha- de María Sánchez Miaja

Un topo se cuela en la última novela -la octava hasta la fecha- de María Sánchez Miaja
María Miaja presentación feria del libro el topo de ceuta
María Sánchez Miaja, posando junto a un ejemplar de 'El topo de Ceuta' / A. C.
La escritora ha aprovechado la inauguración de la Feria del Libro para agrandar de nuevo su ya de por sí dilatada nómina de publicaciones con una ambientada en la dictadura franquista: El topo de Ceuta

Es, hasta la fecha, su octava novela escrita. Viene de presentarla en Algeciras por petición expresa de la Casa Regional de Ceuta en nuestra ciudad hermana (la del otro lado del charco, no la del norte de África). Ayer, 24 de mayo, hizo lo propio en la Biblioteca Pública Adolfo Suárez. El pretexto: la Feria del Libro. Hace tiempo que terminó de escribirla, pero María Sánchez Miaja optó por esperar; la autora caballa quería presentar en sociedad su ultimísima creación en el marco del evento cultural de los eventos culturales. Así lo decidió -motu proprio- y así ha acabado siendo.

La historia de la publicación con la que Miaja ha agrandado una vez más su ya de por sí dilatada nómina de textos "va de un topo". Por si te lo preguntabas: no, la cosa no tiene absolutamente nada que ver con roedores subterráneos; el relato que hoy nos ocupa está ambientado en la dictadura franquista, un tema recurrente -el que más- dentro de la obra de la veterana escritora.

El libro en cuestión lleva por título El topo de Ceuta. Protagoniza la narración Juan, un joven de origen malagueño que "se tuvo que esconder por pertenecer a las Juventudes Socialistas". Dentro de la ficción, el muchacho fue "una persona muy implicada en enseñar a leer y a escribir a todos los que no sabían". Lo fue, al menos, hasta que "los sublevados aparecieron en su ciudad", circunstancia que lo obligó a ocultarse. Llegado el momento, el personaje inventado por María se metió -con el beneplácito de "un amigo"- "en una casa de campo", donde permaneció casi sin entablar contacto con otros seres humanos "hasta que terminó la guerra".

María Miaja presentación feria del libro el topo de ceuta
María Sánchez Miaja, posando junto a un ejemplar de El topo de Ceuta / A. C.

Finiquitada la contienda que enfrentó al bando nacional y al republicano, Juan "vino a Ceuta", donde pasó escondido "otros treinta y tantos años". Lo hizo, eso sí, de manera radicalmente distinta a su forzoso retiro en la Capital de la Costa del Sol. "No estuvo metido en un subterráneo ni nada por el estilo; adquirió una identidad distinta", aclaraba Miaja.

A pesar de haberse convertido en una persona nueva a ojos de la vetusta Administración franquista, el protagonista de El topo de Ceuta "no se atrevía a salir a la calle". Contaba la autora que el zagal "se limitaba a ir de la casa al trabajo y del trabajo, a la casa". Al final, por una cuestión obvia, su vida se convirtió en "algo parecido a una cárcel". Así estuvo "hasta 1969", año en el que el generalísimo indultó a quienes no habían cometido delito alguno desde 1939 en adelante. A partir de ese momento, Juan "se atrevió por fin a salir y a vivir una vida algo más normal".

Aun no estando basada la novela en ningún hecho real, sí que son reales "muchas de las investigaciones" que encuentran acomodo a lo largo de sus casi 250 páginas. La trama es la propia de una novela policiaca. María, asidua del papel y la pluma, encontró la inspiración en "la historia del tío de un conocido que estuvo escondido en una cochinera durante muchísimo tiempo".

Según Miaja, "en España, hubo topos a montones". El monto fue tal que hasta se contabilizaron "varios" en nuestra ciudad. Dado lo implacable de la represión franquista, estos mismos se vieron forzados a vivir parte de sus vidas en lugares de lo más insospechados, a saber: bajo el suelo de las casas, detrás de armarios, en habitáculos casi tapiados... "Es un tema que, a mí, personalmente, me apasiona", confesaba la ceutí.

A sus más de ochenta años de edad, María continúa disfrutando como una niña creando historias como la plasmada en El topo de Ceuta. Por si ocho libros fuesen pocos, "el noveno ya está empezado". Ya no es que lo esté; es que va "casi por la mitad". Si todo sigue su curso- "si Dios quiere"-, la publicación llegará a nuestras librerías tan pronto como "el año que viene".

María Miaja presentación feria del libro el topo de ceuta
María Sánchez Miaja, durante la presentación de El topo de Ceuta / A. C.

Un topo se cuela en la última novela -la octava hasta la fecha- de María Sánchez Miaja


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad