PROPUESTA GASTRONÓMICA

Y al volver a Ítaca, descubrió la comida thailandesa

Y al volver a Ítaca, descubrió la comida thailandesa
thai itaca
La cena se puede disfrutar en la confortable y cálida terraza del restaurante.

El gastro restaurante arrocería Ítaca (Hotel Ulises) ha vuelto a lanzar jornadas gastronómicas de la mano de su chef, Alfredo Abril. En esta ocasión la propuesta gira alrededor de una de las comidas con mayor profundidad del planeta, la de Thailandia y en concreto su oferta de comida callejera


Toda una odisea para regresar a su casa a Ítaca y al volver descubrió que estaba en Thailandia. Es lo que uno puede encontrar estos fines de semana, a la hora de la cena, en el gastro restaurante arrocería Ítaca (Hotel Ulises). A su chef y el resto del equipo, como poco, hay que reconocerles su empeño por innovar y dinamizar la oferta gastronómica de la ciudad, inventando menús y rescatando platos y relatos temáticos para salir del sota-caballo-rey de cualquier fin de semana.

La 'Experiencia Street food. Otoño en Thailandia' arrancó este viernes y sábado con éxito en la asistencia y a juzgar por las caras de satisfacción de los comensales también hubo triunfo en los paladares.

Si se lo perdió hay dos motivos para no preocuparse. Uno que se lo contamos a continuación, el otro, que tiene otra oportunidad la próxima semana, viernes y sábado, en las cenas, por 40 euros por persona. Reservas en el 605 444 988.

itaca-thai5

Si no es de los que lamenta las ocasiones perdidas y prefiere centrarse en las oportunidades por venir, baje unos párrafos y encontrará la descripción del menú de la próxima semana. Si quiere relamerse un rato, siga leyendo.

“Nos gusta complicarnos la vida para salir de la rutina, para qué vamos a andar con tonterías”, explica Abril para explicar las razones para apostar por estas jornadas de comida callejera thailandesa. Por eso y porque “Thailandia es un país con mucha cultura gastronónica, con muchos sabores, con muchos matices de colores, de especias y que Asia a mí me encanta”.

A un lado quedan los excelentes arroces del restaurante estos fines de semana, aunque se siguen sirviendo para dar paso a cosas como las de este viernes:

'Aperitivo del Reino Thai'. Siam sunrays. Un clásico de la coctelería thailandesa a base de coco, guindillas, lima, jenjibre, lemongrass y al que le dan su toque personal con lichis, para abrir el apetitio y recibir a los disfrutones de este menú de mucha profundidad, exotismo, sensualidad y exclamaciones de placer.

itaca-thai2

Con el apetito abierto, tras el aperitivo desfilaron ante el comensal 'un viaje de sabores. Rollito thailandés con lubina a la lima negra'. Lo más llamativo de esta propuesta es esa lima negra, polvos de una lima deshidratada en la que se marina el pescado junto chiles y cilantro y que perfuman la lubina para hacer un contraste “de la leche”, en palabras de Abril.

Tropicales colores, ensalada son tum de mano verde y embutido de atún en curry verde para seguir. Contraste entre el mango verde, más ácido y crujiente que la propuesta en dulce de la fruta y que ayuda a dotar de profundidad al plato, que normalmente allí en la otra punta del mundo lleva camarones y aquí para acercarlo al universo caballa se sustituye por atún rojo, tratado y cocinado para que sea como un embutido. Juego con las texturas en un plato refrescante que sirve de enlace para lo siguiente.

'Bocado exótico, baos de costilla de cerdo malayo con carabineros. Un plato muy callejero de Thailandia que lleva costillas marinadas con curry rojo, soja, sésamo, cocinado a baja temperatura y contrastado con el carabinero que va marinado pero en crudo.

Después de ese bocadillo típico de los carritos, llega otro plato callejero muy del gusto asiático: Pescado al vapor de té-jenjibre con arroz jazmín. Dorada asada al vapor pero aromatizada con el te de jenjibre y con el arroz y un poco de caldo para acompañarlo.

Antes del postre se remata con 'maravillas del sudeste de Asia, Kai pad med mamuang salteado de pollito coquelet. Tipo wok, con sus verduritas. Y un postre espectacular absoluto clásico del país. Cuajada de arroz en leche de coco y mango. Imagine un arroz con leche, sustituya la leche de vaca por la de coco y extraiga el arroz, una vez cocinado para quedarse con la crema cuajada de la leche. Abril está especialmente encantado con ese postre, que ya no podrá probar, pero la próxima semana tiene una oportunidad de resarcirse. Y el menú promete lo mismo o más que el de esta semana.

itaca-thai3

15 y 16 de octubre

El cocktail de bienvenida se llama Noche en Bangkok y mezcla mezcal con vodka y cítricos, más toques personales del chef. “Una bomba”, apunta Abril.

Para abrir vboca lanza 'Dulce y cítrico picante. Ceviche de salmón con leche de coco y curry rojo'. “Este está muy interesante. El salmón es dulce y meloso y entra a juego con esa combinación de curry rojo que le va a dar el toquecito picante para cocerlo en frío”, explica Abril.

Hay que explicar que el curry, los currys, rojos, verdes o el masaman que saldrá más adelante son salsas diferentes, típicas del sudeste asiático y no hay que entender por curry ese sabor que aquí ha llegado en un bote de polvos de sabor uniforme. Curry no hay uno, hay cientos.

Al salmón le seguirá 'Un placer asiático. Sopa de wonton con secreto ibérico y langostinos'. Evidemente el toque local está en el cerdo ibérico. “Allí el cerdo consumen mucho, pero no los crían con bellotas y algarrobas”, bromea Abril.

El secreto lo condimental y lo aliñan con vino de arroz y con cilantro. Y lo transforman en una especie de pequeños tortelini, “por llamarlo de alguna manera”. Se envuelve en la pasta asiática y se cocina en un caldo de ave con matices asiáticos (jengibre, cilantro, galanga, soja...).

Lo siguiente es un plato 'exquisito y original'. Satay de tenera y tofu. Pinchos clásicos de Thailandia. De la carne al pescado para volver a la carne. 'Crujiente y agridulce. Tod mun pla de rape'. “Pasteles de pescado fritos, muy clásicos de la concina thai”, traduce Abril. Y ojo, que en la condimentación de este pastel de pescado que acaba frito con panko para darle un toque crujiente hay ingrediente y toque secreto, del que Abril sólo insunua que llegó por uno de esos errores mágicos que suceden a veces y que le da un toque potentísimo al bocado.

Por último, 'Maravillas del sudeste de asia. Curry masaman neua'. Plato contundente avisa Abril. Costillas de vaca marinadas durante 2 días en leche de coco, curry, especies y demás. Y después asadas a baja temperatura durante otras 20 horas para potenciar todos los matices del marinado. Un clásico thailandés muy potente, seductor y por la cara de Abril al contarlo de no perdérselo.

Para rematar el menú, milhojas de fruta de la pasión. Es exactamente como suenan. La clásica milhojas, pero rellena de una crema de maracuyá, una fruta típicamente tropical.

La cita la tienen en el Restaurante Ítaca el próximo fin de semana. Ya saben reserven ya que no hay que dejar pasar las oportunidades así.

itaca thai6itaca-thai-postre1

Y al volver a Ítaca, descubrió la comida thailandesa