El Atlético de Ceuta sigue domando leones

El Atlético de Ceuta sigue domando leones
Perita le dio de espuela y el defensa metió la mano en lo que supuso el penalti del primer gol

- Los de Pérez ganan al Mairena, tercer clasificado, con solvencia

- Pepe Martínez golpeó por dos veces la portería del rival, una de penalti y otra de falta directa

- El árbitro, Luis Molina, estuvo muy mal


Muchas veces decimos los de la prensa que es el Murube un teatro por la cortesía y poco ruido que suelen mostrar los aficionados que acuden al estadio, si bien, esta temporada podría pasar más por un circo cuya principal atracción son los once domadores de leones vestidos de blanco. Llegó el Mairena con aura de equipo importante, de fiero, tercer clasificado en la tabla con 8 puntos de ventaja sobre el Atlético de Ceuta y se fue manso, sin tirar apenas a puerta y con dos goles encajados, reducida su ventaja a cinco puntos, pero sin perder la tercera plaza.

Y no es la primera vez. El rendimiento del equipo en casa sigue siendo impecable. 13 encuentros, 12 victorias, una derrota (sólo el Coria logró puntuar aquí).

El de este domingo fue un partido más aburrido que los últimos también algo más disputado. Las fieras lo son por algo. Y el Mairena apunta a que debe su clasificación al alza a su físico más que a su fútbol, invisible en el Murube. Pero sí mostró más poderío y aguante que otros visitantes.

Dio igual. Le paso factura lo que a todos, la mayor concentración del Atlético, su mejor físico y su claridad para jugar al fútbol. La primera parte fue insulsa. La salsa si la hubo la puso el trío arbitral, malísimo. Luis Molina Molina y sus asistentes demostraron con creces su maldad. Dejaron jugar al choque y se pasaron de permisivos en la primera parte. Erraron en unos cuántos fuera de juego mal señalados al Atlético de Ceuta y que podrían haber cambiado el marcador antes del descanso.

Y en la segunda no lo hicieron mucho mejor. Ya con el partido decidido, casi al final del choque, Molina se comió una falta clamorosa. Se iba Perita sólo contra el portera. Era roja directa. La pitó encontra. Hasta el portero del Mairena tiró el balón lejos para evitar que le sacaran rápido dando por hecho lo que vio todo el mundo menos el colegiado, que el derribo había sido cometido por el defensa del Mairena.

Los visitantes fueron mansos. No tiraron a puerta en la segunda parte hasta pasado el minuto 70, obligaron a estirarse a Garrido, una vez, y poco más.

Así, las cosas, con la fiera convertida en manso animal. Sólo era cuestión de tiempo que el Atlético fiel a su estilo en casa, encontrara el hueco, armara el lío en alguna transición de vértigo de las que acostumbra a hacer.

Pero no fue nada de eso esta vez. El equipo tiene más recursos. Perita la pegó de espuela en el primer palo en un corner y un defensa tuvo que meter la mano. Sí la vio el árbitro. Era el minuto dos de la segunda parte. Penalti claro, que transformó sin problemas Pepe Martínez. Engañó al portero.

Siguió insistiendo el Atlético, cerrando las puertas hacia su meta y abriéndolas hacia el área contraria. Sin generar tampoco demasiado peligro. El partido fue más bien aburrido. Pero en una de esas veces que se asomó con cierto peligro al área rival, le tuvieron que hacer falta al borde del área. Y de nuevo Pepe Martínez engañó al portero. Se la metió por su palo, en un disparo magistral que dejó a Nico clavado al césped artificial como un árbol mientras miraba como el balón se le colaba.

Si con el uno a cero ya parecía que el Atlético salvo despite podía tener cerrado el partido, con el segundo gol, la misión debió parecerle todo un ascenso al Everest al Mairena, hoy de rojo, jugaron con las camisetas del Atlético de Ceuta por ser la suya blanca y no haber traído otra equitación.

No se lució mucho más el conjunto de Álvaro Pérez. Jugo, mareo el balón, llegando incluso a bailar a la fiera amansada jugando al primer toque y despertando las palmas y los olés de la grada. Incluso al final se dejó ir el equipo, se mostró muy desconectado Ismael Maruja, que llegó a no seguir una jugada al creer que era fuera de juego cuando no lo era. Su despiste es comprensible, el línea pitó todos, los muchos en los que no se preocupó Maruja de mirar la línea de la zaga del rival para evitar caer en posición antirreglamentaria y los muchos que le pitaron sin que lo fueran.

La victoria no acerca más a los de Pérez a la liguilla de ascenso, pero les mantiene vivos en la pugna. Los de arriba hicieron los deberes. Sólo el líder, el Algeciras, se dejó un empate en el camino con el filial del Recreativo. El segundo clasificado, el Córdoba B, ganó por 1 a 3 al Club Atlético Antoniano, e idéntico resultado cosechó el cuarto clasificado, el Coria en su visita a Ayamonte. Sólo el Mairena perdió.

El Atlético de Ceuta es sexto, a cuatro puntos del Coria, tiene por delante también a dos puntos al Cabecense que también ganó este domingo en Los Barrios. Todos los de arriba lograron ganar en sus salidas este fin de semana, menos el rival del Atlético y el Algeciras que empató. Esa es precisamente la que sigue siendo la asignatura pendiente del conjunto de Pérez ganar fuera de casa, aún no lo ha hecho esta temporada.

La próxima jornada tiene otra buena oportunidad para ello, visita al Conil, clasificado en el puesto 13, 12 puntos menos que los de Pérez. Los gaditanos perdieron en el 54 por 2 a 0 y entonces el equipo no estaba tan bien como ahora.

Después, volverá al Murube el conjunto de Pérez, tendrá que lidiar con otro gallo. Nada menos que el líder, el Algeciras. De nuevo habrá faena en la pista. De nuevo vendrá un león y de nuevo los once de blanco intentarán domarlo para hacerle pasar por el aro. Encima derbi. Sería imperdonable que los de Algeciras equilibraran las fuerzas en la grada. Que siguen sin llenarse como el equipo está demandando con su juego o, como hoy, con sus resultados.

El Atlético de Ceuta sigue domando leones