Derribando fronteras
En la jornada de ayer tres miembros del club "Kayak Aventura", Luis García, Javier Sánchez y Manuel Alba culminaron con éxito una travesía desde Ceuta hasta la playa de la Dhalia, justo antes del puerto de Tanger-Med, recorriendo unos 30 km de distancia durante casi 5 horas de remo con apenas descansos.

La intención de esta expedición era averiguar la situación real para la navegación en kayak por esas aguas en lo referente a sus autoridades costeras y la vigilancia a la que están sometidas por su proximidad a las costas españolas. Esta situación propicia el tráfico de haschis e inmigrantes, por lo que los problemas con las autoridades eran previsibles.

 

Conseguir información en Ceuta o del mismo Marruecos en este asunto no es muy útil, pues luego depende mucho de la actitud de los policías y militares que realizan este trabajo de vigilancia.

 

“Después de dos pequeños encontronazos con las autoridades en la Playa de Ouad Marsa, en la de la Dhalia e incluso con una lancha rápida de vigilancia, conseguimos la información que queríamos”, narra Manuel Alba Rios que acometía esta aventura tras su regreso hace apenas unas semanas de dar la vuelta a la isla griega de Lesbos.

 

“ Lugareños que hablaban español se ofrecieron amablemente a explicar nuestra situación a los militares y gracias también al nivel de francés del amigo Luis, que consiguió enterarse de cómo eran las cosas hablando con los militares y policías de la playa de la Dhalia”.

 

“Por lo visto, cualquier embarcación (legalmente en España un kayak es un objeto flotante, no una embarcación pero para ellos sí lo son, parece ser) que pase por esas aguas no puede desembarcar en ningún punto de la costa hasta que llegue a Ksar-Seghir (donde los tripulantes sellarán el pasaporte), que está justo después del puerto de Tanger-Med, a unos 10 km más adelante de la playa de la Dhalia”, comentaba el kayakista.

 

“Gracias a esta arriesgada expedición hemos expandido nuestras fronteras naúticas, pues esto nos permite hacer excursiones a la isla del Perejil, por ejemplo. O incluso ir hasta Ksar-Seghir sin escalas, unas dos horas y media de remo, y también navegar hacia la costa mediterránea, sellando el pasaporte en Khabila o Marina-Smir”.

 

“En cuanto al estado de la mar, esperábamos menos viento y nos hemos encontrado a la ida y a la vuelta con un "interesante" cambio de mareas después justo de punta Leona, el primer cabo de la costa norte marroquí”.

 

En resumen, una aventura más del Club Kayak Aventura.
 
Noticias Relacionadas
 

Derribando fronteras