El fantasma de Koeman se aparece en el Murube y le quita dos puntos al Ceuta


El fantasma de Koeman se aparece en el Murube y le quita dos puntos al Ceuta

- El San Roque que no hizo nada se llevó el empate en un Murube desangelado con unos 200 aficionados en las gradas

- Antonio Jesús lanzó una falta que cometió Jaime sobre 'Stoichkov' como las metía el holandés del Barça

A Juan Diego Molina Martínez le llama todo el mundo en el ambiente del fútbol Stoichkov, en honor al extremo búlgaro y malhumorado que dejó huella en Barcelona y en la bota de algún árbitro. Este Stoichkov más humano y menos divino juega en el San Roque, en el grupo X de la Tercera División, hace un par de temporadas estuvo en el Goyu, de donde salió a los juveniles del Español para acabar esta tarde defendiendo los colores del San Roque en el Murube. A Stoichkov le hizo una falta este sábado Jaime. La tiró en el minuto 62 de partido Antonio Jesús, al que deberían comenzar a llamar ya Koeman, en honor al compañero del auténtico Stoichkov, y le quitó dos puntos al Ceuta. Dos puntos que eran suyos.

¿Cuántos goles de falta directa se pueden marcar en una temporada en alguno de los 6.840 partidos de tercera división? Seguramente no haya ni estadística, al menos no Antes de Google. La flauta suena pocas veces y ver uno de esos goles es un acto raro, como una aparición espiritual o fantasmal. Lo saben los lanzadores. Lo saben los de la barrera. Lo saben los porteros y lo saben hasta los árbitros. Lo saben, incluso, los que no saben de fútbol. Pues bien, el San Roque, logró empatar este sábado 16 de noviembre de 2013 en el Murube gracias a un disparo inefable, inapelable e imparable de ese tal Antonio Jesús, que era en realidad el fantasma de Ronald Koeman pegando durísimo a la pelota, ajustándola a la escuadra, lamiendo la madera el cuero. Imposible para Pablo Antón aunque fuera su palo.

Es lo único que cabe pensar. El gol, de los que justifica una entrada, dejó más helados a los hinchas murubíes de lo que la propia tarde imponía. Al equipo estupefacto corriendo una vez más para arreglar lo que nunca debió estropearse.

Stoichkov y Koeman en espíritu paseando por el Murube fueron suficiente para que el Ceuta no pasara del empate en un choque que no existió. Que fue mentira. Jugó el Ceuta. Jugó solo. No hizo nada el San Roque.

Una hora antes de que Koeman poseyera a Antonio Jesús, la tarde era golosina y azúcar para los de Asián. Marcó Perita de cabeza en un saque de esquina que botó Pepe Martínez. También raro, raro, raro. Perita se anticipó en el primer palo a sus marcadores y la envió a la red.

Con el uno a cero todo parecía decantado. Otros tres puntos a la buchaca. Lo pensaba todo el mundo y no era una ensoñación. Como tantos otros conjuntos, el San Roque fue en el Murube barro y el Ceuta alfarero. Combinó, jugó, profundizó, regateó, encontró espacios, desmarques y buenos tiros la Agrupación Deportiva Ceuta Fútbol Club. Era el San Roque uno más de los que parecen no poder inquietar ni hacer nada. Inexplicable su posición en la tabla.

Pero esta vez el Ceuta no cerró el partido. No lo hizo en la primera parte y tampoco en la segunda a pesar de salir mucho más enchufado y dispuso de buenas ocasiones para hacerlo. En estas empató ‘Koeman’.

Y el equipo comenzó a remar, a esforzarse un puntito más si era posible. La portería del San Roque pareció un frontón por momentos. Pero no hubo modo de perforarla.

Para colmo en la recta final, Jorge fue expulsado por una entrada un tanto fea. Quizás fue excesivo. Y ya en el descuento, todo el mundo, menos el árbitro, vio las manos, dos veces, en el área de los zagueros del San Roque. Ernesto desesperado acabó perdiendo los papeles y vio también la roja.

El San Roque logró empatar gracias a un espectro un partido al que no concurrió, que no lo compitió. Y el Ceuta, infinito en la superioridad, no la logro rentabilizar.

El equipo deja escapar muy pronto este año el tren del ascenso. Mucho por remontar para llegar a la liguilla que poco a poco se va alejando y poniéndose más difícil, cuando se camina hacia el ecuador de la temporada.

En el campo unos 200 aficionados. Este sábado todo parece negro.

El fantasma de Koeman se aparece en el Murube y le quita dos puntos al Ceuta