FÚTBOL

Dudas ante el regreso de las competiciones de las categorías inferiores con la COVID19

Dudas ante el regreso de las competiciones de las categorías inferiores con la COVID19
Antonio García Gaona, presidente FFCE
Antonio García Gaona, presidente FFCE  
La federación de Fútbol de Ceuta (FFCE) baraja retomar las competiciones de las categorías infantiles y juveniles unas semanas después de la vuelta a las aulas, lo que supone volver los terrenos de juego y los entrenamientos en la última semana de septiembre y la primera de octubre. Pero, como con todo en medio de una pandemia, son más las dudas que las certezas en torno a la vuelta a las competiciones, especialmente en el caso de los más pequeños.

¿Cuáles serán las medidas de seguridad, especialmente en los equipos de categoría nacional? ¿Se realizarán test o pruebas? ¿Se permitirá el acceso de las familias a los campos? ¿Cómo se llevarán a cabo los entrenamientos? ¿Y en los vestuarios? Todas las respuestas dependen de los protocolos que establezca la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), explicaba Antonio García Gaona, presidente d ella federación ceutí en su primera comparecencia desde su reelección, aunque la federación ceutí ya baraje medidas de seguridad, distancia y toma de temperaturas. 

Pero hay preguntas para la que aun no hay respuesta y que generan incertidumbre en la federación y en los clubes. ¿Cuántos niños se incorporarán a los equipos? ¿Cuántas familias decidirán que sus hijos no vuelven la competición? ¿Cuántos clubes no dispondrán de los jugadores necesarios para montar un equipo ante este panorama? La más que previsible decisión de muchos padres y madres de retirar a su hijo de las competiciones ante los riesgos que supone en plena pandemia preocupa en la federación. Para Gaona, la “prueba de fuego” estará en la vuelta a las clases, prevista para septiembre y que marcará la pauta también para las competiciones de las categorías inferiores.

Gaona ha explicado que, de momento, barajan aplicar a las competiciones medidas muy similares a las que se llevan a cabo en el alquiler de los campos a personas privadas. Registrando quiénes acceden a las instalaciones, tomas de temperatura y aforo máximo de 16-18 jugadores en campos pequeños y 20-22 en campos grandes.

Lo partidos son también una incógnita. Gaona no descarta que se jueguen a puerta cerrada, impidiendo el acceso incluso a los padres de los jugadores, pero, recuerda, la última palabra la tiene al respecto la federación nacional. Dudas e incertidumbres que pueden extrapolarse a todas o prácticamente todas las competiciones deportivas, especialmente en los deportes colectivos. La disponibilidad de terrenos de juego, especialmente para el fútbol sala será otro de los handicaps, al estar previstas reformas en los campos del santa Amelia y La Libertad.

Dudas ante el regreso de las competiciones de las categorías inferiores con la COVID19