Regino Hernández acaba en el puesto 21 por una caída en la bajada de cuartos de final


Regino Hernández acaba en el puesto 21 por una caída en la bajada de cuartos de final

- Su compañero Lucas Egibar acaba séptimo al caerse también, pero en semifinales

- Ambos ganaron en octavos, y Egibar también en cuartos, al estadounidense Alex Deibold, que acabó consiguiendo el bronce

Los sueños de medalla olímpica del ceutí Regino Hernández acabaron por los suelos esta mañana de martes cuando a mitad de su serie de cuartos de final dio con sus huesos en la nieve. Regino iba en ese momento tercero de su serie y contaba con serias opciones de acceder a la semifinal, lo que le hubiera metido en el peor de los casos entre los doce primeros. No pudo ser. El Ceutí acabó en la vigésimo primera posición de la clasifiación final de la prueba de snow board en la modalidad de boardercross.

El ceutí de nacimiento afincado en Málaga lo resumió así en su cuenta de twitter: "Un mal día que podría haber tenido un mejor final. Despúes de una gran remontada y un pie en la semifinal me he caído solo. Finalmente 21...".

No fue el único español en destrozar sus aspiraciones por irse al suelo en el momento menos oportuno. Lucas Egibar, que compitió en la misma serie que el ceutí tanto en octavos y en cuartos, ganando ambas (Regino fue segundo en la de octavos) se fue al suelo en la semifinal, lo que le apeó de la lucha por los metales. Finalmente ganó la final de consolación y quedó séptimo llevándose un diploma olímpico que les sabrá a poco. El cántabro Laro Herrero no pasó de octavos y acabó en el puesto trigésimo tercero.

Tanto Hernández como Egibar bajaban por las pistas pletóricos de aspiraciones y sin techo. El ceutí fue campeón del mundo junior en la modalidad en el año 2011 y el vasco lo fue en 2013.

Para Regino Hernández son sus segundas olimpiadas de invierno. En Vancouver en 2010 quedó trigésimo primero, con lo que el puesto obtenido en Sochi este martes mejora en 10 posiciones lo logrado hace cuatro años en Canadá.

El francés Pierre Vaultier ganó la prueba y se llevó el oro; la plata fue para el ruso Nikolay Olyunin y el bronce para el estadounidense, Alex Deibold, que quedó por detrás de Hernández en octavos de final y de Egibar tanto en octavos como en cuartos, lo que es prueba evidente de que ambos podían haber estado en el pódium de no haberse ido al suelo.

Regino Hernández acaba en el puesto 21 por una caída en la bajada de cuartos de final