NUEVA NORMALIDAD

El bullicio y la alegría vuelven a las calles de Ceuta con la Noche en Blanco de la Cámara

El bullicio y la alegría vuelven a las calles de Ceuta con la Noche en Blanco de la Cámara
noche-blanco-2021-13
Las calles se han atestado como antes.

¡Payasos! ¡He visto cosas que hace apenas hace meses no resultarían creíbles y no eran naves arder más allá de Orión! He visto calles, en Ceuta, atestadas de personas disfrutando de un viernes. He visto payasos animando las calles y un DJ reventando en cada esquina. Comercios abiertos hasta más allá de la prudencia ofreciendo descuentos increíbles llenos de clientes alegres. He visto la nueva normalidad, la alegría, el bullicio perdido por meses de pesadilla.

He visto la Noche en Blanco retomada por la Cámara tras el parón de la pandemia. Las calles de Ceuta fueron la tierra en la que brotó el bullicio gracias a la iniciativa de la Cámara para terminar de adornar el primer día en el que las autoridades han permitido bares abiertos hasta altas horas de la madrugada después de meses, con horarios acomplejados y el personal haciendo filigranas para divertirse pero no eses para volver a casa.

Las calles se llenaron y aún así, con la alegría de vuelta, con el bullicio ahí, palpable con estirar el brazo, con el personal volviendo a escupirse para debatir sobre la última invectiva de los políticos o hablando de la lava del volcán, del fin del mundo o de las pléyades de series vistas en meses sin poder abrazar: Naves ardiendo más allá de Orión después de meses y meses sin que la calle fuera la calle y un espacio de normalidad. Nueva normalidad, se me vaya a enfadar Julián Domínguez. Ojo, la pandemia sigue ahí y sólo cabe rezar para que los excesos de hoy no aparezcan en forma de curva al alza en 14 días. Contener lo incontenible se hace imposible

Las calles se llenaron y el mundo sigue andando. La Cámara puede apuntarse el tanto de apuntalar la esperanza de la nueva normalidad, y eso que aún se echa en falta el público del otro lado de la frontera, al menos en las calles, y seguramente en las cajas. Pero cabe esperar a que todo vuelva a su ser. Volvió el maravilloso circo de la vida en plenitud.

El bullicio y la alegría vuelven a las calles de Ceuta con la Noche en Blanco de la Cámara