ENCUESTA DE CONDICIONES DE VIDA

Casi la mitad de los ceutíes se acerca peligrosamente a la pobreza

Casi la mitad de los ceutíes se acerca peligrosamente a la pobreza
Archivo
Archivo
Ceuta lidera el ranking nacional de población en riesgo de pobreza y es además la región donde más ciudadanos tienen dificultades para llegar a fin de mes, afrontar un gasto imprevisto o pagar las facturas

Un 40% por ciento de la población de Ceuta está en riesgo de pobreza después de transferencias sociales, el porcentaje más alto del país y el doble de la media nacional, que se sitúa en un 20,7. La media europea se sitúa en un 17 por ciento, según desvela el último estudio sobre Condiciones de Vida que realiza anualmente el Instituto Nacional de Estadística.Un porcentaje que, además, ha crecido 2,3 puntos dede 2018. Ceuta vuelve así a datos de 2008, aunque mejora los datos de 2014, cuando según los datos del INE un 44% de los ceutíes estaba en riesgo de exclusión social.

Como comparación, la ciudad hermana de Melilla se queda en un 35%, aunque la diferencia respecto al último dato de 2017 es preocupante, con un aumento de más de 15 puntos desde el 20% que registró hace dos años. En el lado opuesto de la balanza están Navarra y Pais Vasco, con solo un 10 y un 12% respectivamente de personas en riesgo de pobreza.

Pero, los cálculos que realiza el Instituto nacional de Estadística (INE) varían según el barreno que se utilice. El efecto de los cambios económicos en el total de población que se encuentre en riesgo de pobreza relativa depende de cómo se distribuyen los cambios en la renta entre los diferentes sectores de la sociedad. Estos cambios en la renta mediana y en el umbral de pobreza de cada año, pueden dar lugar a que personas que en un determinado año estaban ligeramente por debajo de la línea de pobreza se muevan al año siguiente a una situación por encima de esta línea, aunque su situación real no haya cambiado o incluso haya empeorado. Un descenso en la renta mediana equivalente de un año respecto a la renta del año anterior, da lugar a un descenso en el umbral de pobreza y consecuentemente a tasas de riesgo de pobreza relativas más bajas, enmascarando la situación de muchas personas que pueden tener dificultades financieras. 

Con el fin de controlar los efectos de los cambios en el umbral de pobreza de cada año, se ha desarrollado el indicador tasa de riesgo de pobreza con un umbral fijo en el tiempo. Se ha establecido el año 2008 como año fijo de referencia según la Estrategia Europa 2020 y será necesario cambiarlo regularmente para que pueda reflejar su adaptación a los cambios en los estándares de vida. Así, según ese umbral fijo en 2008 la situación empeora ligeramente en Ceuta, pasando a un 44% de ceutíes , también en este caso liderando la tabla nacional, 20 puntos por encima de la media nacional.

Dificultades para llegar a fin de mes

Ceuta es además, también en este capítulo, la región donde más gente confiesa “grandes dificultades para llegar a fin de mes”: un 21 por ciento, seis puntos más que la penúltima, Melilla (14%) y casi tres veces más que la media nacional (7%).

Y si difícil es llegar a fin de mes, más complicado es afrontar un gasto imprevisto. Según la Encuesta de Condiciones de Vida del año 2019, un (33,9%) de la población española manifestaba incapacidad de hacer frente a gastos económicos imprevistos. Una cifra que se dispara hasta  50,6% en el caso de Ceuta. Con dato positivo resaltar que Por comunidades autónomas, los porcentajes más altos en el año 2019 correspondieron a: Ceuta (50,6%), Canarias (50,2%) y Región de Murcia (47,2%). Los porcentajes más bajos en el año 2019 correspondían a: La Rioja (19,0%), País Vasco (23,6%) y Castilla y León (23,9%).

Retraso en las facturas

Problemas que se agravan cuando de lo que se trata es de pagar facturas. Según la Encuesta de Condiciones de Vida del año 2019, un (8,3%) de población ha sufrido retrasos en los pagos (hipoteca o alquiler, cuentas de suministros, compras a plazos).

Desagregando esta información a nivel de comunidad autónoma, en el año 2019 los porcentajes más altos correspondieron a: Ceuta (14,5%), Illes Balears (14,0%) y Región de Murcia (11,6%).

Carencias en el hogar

Según la Encuesta de Condiciones de Vida se considera que un hogar está en situación de carencia material si tiene carencia en al menos tres de los nueve conceptos que se detallan a continuación:

  •     No puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año.
  •     No puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días.
  •     No puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada.
  •     No tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos (de 700 euros en el año 2019).
  •     Ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad…) o en compras a plazos en los últimos 12 meses.
  •     No puede permitirse disponer de un automóvil.
  •     No puede permitirse disponer de un teléfono.
  •     No puede permitirse disponer de un televisor.
  •     No puede permitirse disponer de una lavadora.

Un hogar está en situación de carencia material severa si carece al menos de cuatro conceptos de los nueve mencionados anteriormente. Según este baremo, en Ceuta, un 14% de la población sufre carencia material (carece de al menos tres puntos de la lista anterior) y un 6,2% ronda la carencia material severa. A nivel de comunidad autónoma, los porcentajes más altos de población con carencia material en el año 2019 correspondieron a: Melilla (19,2%), Extremadura (17,2%) y Andalucía (16,4%).

Las comunidades autónomas con porcentajes más elevados de población con carencia material severa en el año 2019 fueron: Melilla (12,9%), Castilla – La Mancha (7,4%) y  Extremadura (6,3%).

Los indicadores de pobreza suelen tener su reflejo más inmediato en las carencias que sufre el hogar. La calidad de la vivienda recoge un conjunto amplio de aspectos, no sólo relacionados con la vivienda en sí misma, sino también con las condiciones del entorno en que esté situada (ruidos, contaminación, problemas medioambientales, delincuencia o vandalismo, etc.). Los problemas estructurales de la vivienda (como presentar problemas de goteras, humedades en paredes, suelos, techos, etc.), disponer del espacio suficiente o tener problemas de falta de espacio, sufrir determinadas deficiencias (falta de luz, no poder mantener una temperatura adecuada) constituyen elementos clave para determinar la calidad de la vivienda desde el punto de vista de condiciones materiales. En Ceuta, un 14% de los hogares presentan carencias (ajustado a la media nacional). Un dato que se ha reducido a la mitad este el anterior sondeo, ciando un 28 por ciento de los hogares ceutíes declaran carencias severas.

Desigualdad

Para medir la desigualdad en la distribución de los ingresos se utilizan diferentes indicadores, entre ellos el cociente S80/S20 que mide la desigualdad a través de ratios entre percentiles. Se interpreta como la relación entre la renta media obtenida por el 20% de la población con la renta más alta (quintil más alto), en relación a la renta media obtenida por el 20% de la población con la renta más baja (quintil más bajo). 

Según la Encuesta de Condiciones de Vida del año 2019, a nivel nacional el valor del cociente S80/S20 alcanzó un valor de (5,9). A nivel de comunidad autónoma, en el año 2019 los valores más altos correspondieron de nuevo a Melilla (13,9) y Ceuta (11,5), seguidas de lejos por Asturias, Principado de (7,8%). Los valores más bajos en el año 2019 correspondieron a Navarra, Comunidad Foral de (3,9), Castilla y León (4,5) y Aragón y Murcia, Región de (ambas con 4,7).

En el año 2017 (cifras provisionales), los hogares del País Vasco fueron los que tuvieron una mayor renta disponible bruta de los hogares por habitante, con 19.604 euros. Por el contrario, Melilla (11.564 euros per cápita) presentó los valores más bajos de renta disponible bruta de los hogares. En el caso de ceuta, la renta disponible bruta se quedó en 1.366.118, un euro menos que el dato del año anterior.

El valor medio nacional de la renta disponible bruta de los hogares por habitante en el año 2017 (cifras provisionales) fue de 15.186 euros por habitante. Nueve regiones superaron dicha media nacional y diez se situaron por debajo.

En todas las comunidades los hogares experimentaron un aumento en la renta disponible bruta por habitante en 2017 (cifras provisionales) respecto al año anterior.

Casi la mitad de los ceutíes se acerca peligrosamente a la pobreza