CCOO exige la destitución de Íñiguez ante la privatización del polideportivo del Recinto


CCOO exige la destitución de Íñiguez ante la privatización del polideportivo del Recinto

El Gobierno de la Ciudad tiene previsto privatizar la gestión del nuevo polideportivo del Recinto, según ha denunciado el sindicato Comisiones Obreras. Una decisión que según el secretario general de Comisiones, Juan Luis Aróstegui, no tiene justificación alguna y que se produce ante el descontrol que existe en el Instituto Ceutí de Deporte, y del que ha culpado a su máximo responsable, el viceconsejero Víctor íñiguez, por lo que ha exigido su destitución. Aróstegui ha comparecido acompañado de los delegados sindicales en el ICD para denunciar la situación que se vive en el organismo, con un descontento general por parte de la plantilla, cuyos trabajadores se encuentran en muchas ocasiones sin labores que realizar. CCOO ha querido poner esta situación en conocimiento del presidente de la Ciudad, pero según ha explicado Aróstegui el presidente Vivas se ha negado a recibirles.

El líder sindical asegura que el ICD, con una plantilla de 50 personas y más de 5 millones de euros anuales de presupuesto es más que capaz de asumir la gestión del nuevo polideportivo. No es así ahora mismo según el sindicato por los bajos niveles de rendimiento de la plantilla, algo que han matizado no es culpa de los trabajadores sino de los responsables políticos, que desarrollan según Aróstegui una "gestión incompetente" y sin dejar a los empleados realizar su labor. Como ejemplo, el secretario general de CCOO ha señalado que muchos de los servicios que ofrece el ICD están contratados a empresas externas o se prestan mediante convenios con las federaciones, mientras que el 80 por ciento de los técnicos titulados de la casa se encuentran sin tareas específicas asignadas, lo que supone un gasto adicional para los presupuestos del organismo. "Los trabajadores sienten vergüenza del escaso rendimiento y del mal funcionamiento del ICD, que se ha convertido en un compadreo entre políticos, donde a los que menos atención se presta es a los usuarios y a los trabajadores", ha declarado el secretario general de CCOO.

Aróstegui ha señalado como responsable último de esta situación al viceconsejero Víctor Íñiguez, que en el caso concreto de la privatización del polideportivo ha contestado a los sindicatos que "no sabe nada y no es su competencia", según ha relatado Aróstegui, que ha acusado a Íñiguez de acabar "con la credibilidad de la institución".

CCOO asegura que técnicos del ICD y de Economía están preparando los pliegos de condiciones para el contrato, con el problema de que para garantizar el rendimiento en una gestión privada las tasas de uso deberían ser muy superiores a las que se cobran normalmente en Ceuta. Un motivo por el que Aróstegui sospecha que "al final la Ciudad terminará pagándole a la empresa". Y es que según las noticias del sindicato, sería la propia Administración local la que sufragase el coste del equipamiento del centro, cuando lo habitual es que sea la empresa adjudicataria la que lo haga, para posteriormente rentabilizar la inversión mediante el cobro de los servicios. Además, el llevar a cabo este contrato "sin justificación" está provocando una sensación de inquietud en la plantilla según el sindicato, por miedo a que se sigan externalizando servicios "y el ICD pierda su razón de ser".

Como ejemplo de la mala gestión del organismo, los delegados de CCOO han explicado que en los tres primeros meses del año se han gastado 67.000 euros para la seguridad y atención de las instalaciones del ICD los domingos por la tarde, ya que no se ha llegado a un acuerdo con los trabajadores para llevarlo a cabo. Una cifra que en tan sólo tres meses supera y con mucho lo presupuestado el año pasado, 25.000 euros, y que se acerca peligrosamente a la que estaba prevista para 2008, de 85.000 euros.

CCOO exige la destitución de Íñiguez ante la privatización del polideportivo del Recinto