INFORME

La CECE plantea 6 medidas para revertir el "desastre económico" creado por la situación del Tarajal

La CECE plantea 6 medidas para revertir el "desastre económico" creado por la situación del Tarajal
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

La Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE) ha elaborado un informe sobre la situación de la frontera en la que plantea seis medidas muy concretas para resolver la crisis que, desde su punto de vista, "ha supuesto un desastre económico por las dos partes", ya que "ante el control férreo de mercancías por parte de Marruecos, la parte española ha respondido restringiendo el paso a los habitantes de la zona de Tetuán con el fin de evitar los colapsos a la vuelta a Marruecos”. "El futuro", contrapone, "pasa por el entendimiento entre las dos zonas y por la urgente modernización de la frontera española que espera desde el año 2004 y que ningún Gobierno desde entonces ha sido capaz de acometer”.

Las reivindicaciones de la patronal pasan por “terminar las obras de la frontera, sobre todo en la zona no abordada aún de La Almadraba, lo que crea un cuello de botella que viene afectando incluso al Hospital y barrios adyacentes” y por “reformar y ampliar las instalaciones fronterizas ampliando el terreno que fuera preciso”.

También exige “establecer carriles para ciudadanos comunitarios y turistas de forma que tengan una forma rápida de acceder y regresar” con el fin de “crear una forma de embolsamiento a los vehículos dedicados al porteo procedentes de Marruecos que no obstaculicen el tráfico normal”.

Además, aboga por “abrir una zona de paso más para el porteo de peatones”; por “poner en actividad el paso de Benzú clausurado por Luis Vicente Moro” porque “descongestionará el Tarajal”; y, “sobre todo, poner en actividad la llamada ‘frontera inteligente’ porque ello facilitará considerablemente el paso a Marruecos o desde este país a Ceuta”. “Algunas facetas de este sistema existen en Gibraltar desde hace años y deben ser instaladas en Ceuta con toda urgencia”, recuerda.

En el análisis de la CECE, que ya está en manos de las dos Administraciones, se subraya que "la provincia de Tetuán está desolada y los empresarios en Ceuta están soportando una presión que se traduce en números muy desoladores que en la actualidad son imposibles de contabilizar y que en breve tendrán su traducción en despidos y cierres de empresas en ambos lados de la frontera”.

"A los marroquíes residentes en la provincia de Tetuán se les deniega la entrada de forma sistemática y sin razonamiento alguno”, denuncia el informe elaborado por la Confederación de Empresarios

Desde del punto de vista de la Confederación, “está en juego nada menos que la economía de Ceuta con su empleo incluido y es preciso que las autoridades tomen las medidas correspondientes para garantizar la viabilidad de las empresas y el citado empleo en una ciudad donde el sector público es preponderante y resulta imprescindible apoyar la iniciativa privada”.

“Los empresarios y el público en general, todos afectados por los problemas fronterizos, deberán actuar en consecuencia según sean las decisiones que se adopten”, considera el dictamen, que entiende que "esas decisiones deberán ser explicadas” para, en función de su resultado, obrar en consecuencia.

La posición marroquí y la respuesta española

“Es evidente”, diagnostica la CECE, “que las autoridades marroquíes están soportando continuas críticas en su país por los perjuicios económicos y de imagen que se producen como consecuencia, sobre todo, del paso de mercancías por la frontera. Económicos porque se ven afectados comercios e industrias locales y de imagen ya que las escenas de mujeres porteadoras cargadas, han aparecido con frecuencia en la prensa, tele visión y redes sociales marroquíes. No obstante, es necesario tener en cuenta que una parte de la población del norte marroquí, incrementada por la migración del sur, vive de ese comercio atípico y cualquier decisión sobre el mismo puede generar importantes desórdenes públicos”.

En ese contexto, “todo esto ha llevado a las citadas autoridades marroquíes a la decisión de acabar con el llamado porteo, ejerciendo un férreo control en su parte de la frontera. Para ellos la decisión puede tener la ventaja añadida de dañar la economía de Ceuta, lo que encajaría dentro de sus reivindicaciones de dicho territorio”.

Para la CECE, lejos de lo que están haciendo, “las autoridades ceutíes no deben poner cortapisas a la entrada de personas ni a la salida de mercancía del territorio franco de Ceuta, hecho que en la actualidad ha estado sucediendo” porque “la retención a la entrada de los súbditos marroquíes que vienen a comprar a Ceuta está suponiendo unas pérdidas en mercancías perecederas y una fuerte presión financiera en muchos empresarios”. Se está limitando ese está limitando el paso de ciudadanos marroquíes de la zona de Tetuán incumpliendo las bases que sustentan el territorio franco”.

El Tratado de Schengen dice que debe aplicarse un “régimen específico de exención de visado en materia de pequeño tráfico fronterizo entre Ceuta y Melilla y las provincias marroquíes de Tetuán y Nador” y para la Confederación “inexplicablemente se ha estado incumpliendo a diario por parte de las autoridades españolas" mientras “se desconocen las razones que han llevado a las Autoridades a incumplir dicho Tratado”. “Dichas resoluciones motivadas son inexistentes: a los marroquíes residentes en la provincia de Tetuán se les deniega la entrada de forma sistemática y sin razonamiento alguno”, reprueba el informe.

La CECE plantea 6 medidas para revertir el "desastre económico" creado por la situación del Tarajal