"EXPLOTACIÓN DE DESEMPLEADOS"

Ceuta concentra una mayoría de contratos de colaboración social, trabajadores sin cotizar a un módico precio

Ceuta concentra una mayoría de contratos de colaboración social, trabajadores sin cotizar a un módico precio
Oficina SEPE
Oficina SEPE
Una forma de contrato sin cotización y con bajos salarios a la que el Gobierno de Ceuta recurre sin pudor y en el pasado incluso sin medida. Y, aunque en los últimos años se ha moderado notablemente, Ceuta es la “campeona” de la colaboración social.

Ceuta concentró en octubre el 12,8% por ciento del total de los contratos de colaboración social, 116 de los 902 firmados en octubre en toda España. Solo Andalucía, con 8,4 millones de habitantes y 181 contratos de colaboración social, y la Comunidad de Madrid, con 6,6 millones de andaluces y 174 contratos de este tipo, superaron a la ciudad autónoma (84.800 habitantes) en el volumen de esta vía de contratación pública.

La colaboración social es un modelo de contrato pensado para aquellos que reciben una prestación por desempleo o subsidio y que han de realizar obligatoriamente, si así se lo comunica el INEM (SEPE). Las tareas han de ser de carácter “temporal” con “utilidad social”, que redunden “en beneficio de la comunidad”. Esta modalidad de contratos de la Administración Pública tienen además otras dos características cruciales para contratados y contratador: No cotiza y sale a buen precio.

Una forma de contrato a la que el Gobierno de Ceuta recurre sin pudor y en el pasado incluso sin medida. Y, aunque en los últimos años se ha moderado notablemente, Ceuta es sin duda la “campeona” de la colaboración social. Así lo reseñaba un destacado tuitero esta semana, @lvaroGuzmn13,  dando un dato muy revelador: “El Gobierno de Ceuta vuelve a hacernos campeones. Esta vez en la explotación laboral de la malparada colaboración social, donde las administraciones explotan a los desempleados: Ceuta, con el 0,34 por ciento de los desempleados de España, realiza el 12,86 por ciento de los contratos (de colaboración social)”. Para hacerse una mejor día de la proporción conviene consultar el cuadro al final de la noticia, elaborado por el propio Álvaro Guzman.

La colaboración social tiene además otra característica propia: Las Oficinas de Empleo seleccionarán a los trabajadores desempleados necesarios para atender a la solicitud, que ha de ser detallada por puesto y funciones a desempeñar, de la entidad sin ánimo de lucro o en este caso de la Administración Local. 

Seleccionados y no contratados puesto. No hay relación contractual entre la entidad contratante, en este caso el Ayuntamiento, y los trabajadores desempleados siguen cobrando el paro sin cotizar a la Seguridad Social. Su trabajo es también muy barato, la Ciudad sólo paga la diferencia entre el puesto de trabajo que ocupa y la prestación que cobra el trabajador de Colaboración Social.

Una figura laboral reactivada por la Ciudad hace solo unas semanas. La Ciudad Autónoma ha pedido al Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) 97 desempleados (tres jefes de equipo, 4 jardineros y 90 peones) hasta finales de agosto de 2021 en tareas de apoyo sanitario y medioambiental. La Administración local se hará cargo de cubrir la diferencia entre las cantidades que perciban por prestación o subsidio por desempleo y el importe total de la base reguladora hasta un máximo de 750 euros.

Desde principios de año hasta finales de agosto la Ciudad solo había sacado a 13 personas del paro en el marco de este tipo de programas (en 2016 tocó techo con nada menos que 522), cuya finalidad es “mantener la actividad laboral de los trabajadores desempleados con derecho a prestaciones” y la realización de “trabajos de utilidad social que redunden en beneficio de la comunidad”.

EnSDF9CWEAUUYWC

Ceuta concentra una mayoría de contratos de colaboración social, trabajadores sin cotizar a un módico precio