Chocrón enseña las aulas de la Escuela de Joyería de su Fundación con la vista puesta en Nueva York


Chocrón enseña las aulas de la Escuela de Joyería de su Fundación con la vista puesta en Nueva York

- El presidente de la Ciudad y el delegado del Gobierno se deshacen en elogios hacia "un empresario ejemplar, un ciudadano comprometido y una persona sabia"

- Veintidós jóvenes ceutíes y marroquíes se forman como artesanos joyeros en un proyecto cofinanciado con fondos europeos ubicado en la Estación de Ferrocarril

El joyero Carlos Chocrón ha abierto este jueves a los medios de comunicación por primera vez las instalaciones de la Escuela de Joyería que, a través de la Fundación Chocrón-Macías, ha abierto en la Estación de Ferrocarril, un proyecto cofinanciado con fondos europeos en el que ya reciben formación teórica y práctica como artesanos joyeros un total de 22 jóvenes desempleados de la ciudad autónoma y Marruecos.

A ellos piensa encomendar Chocrón el mantenimiento de una tradición, la del oficio con el que se ha hecho "un empresario ejemplar, un ciudadano comprometido y una persona sabia", según palabras de Vivas, ante la falta de tirón que ha parecido tener en su entorno familiar más próximo. "Esta es una profesión tan apasionante como la del investigador que no puede perderse, por eso es tan importante un día como hoy, porque en este trabajo no pasa una jornada en la que no se aprenda algo nuevo, en la que no se encuentre un nuevo reto técnico o artístico para darle lo mejor al cliente", ha subrayado.

Chocrón ha presentado el oficio del artesano joyero como una profesión "digna, artística y satisfactoria" en la que ha deseado ver colocados cuanto antes a sus alumnos. "Ojalá terminen cuanto antes el curso y puedan poner en práctica nuestro primer mandamiento, ser honesto con todos con los que tratamos, con todos los que están a nuestro alrededor", ha advertido.

El empresario ha dado a conocer su Escuela con un ojo puesto en Nueva York, donde espera ver pronto un establecimiento con su nombre "para ligar el nombre de Ceuta al de Madrid y esta ciudad norteamericana". Su sueño nace, ha recordado, de una anécdota acontecida "hace cuatro o cinco meses" en una fiesta de élite en Barcelona en la que la actriz Scarlett Johansson se acercó a Anne Igartiburu, una de las musas de su firma, para preguntarle de dónde había sacado la sortija que portaba. "De Chocrón", dijo la vasca, a la que la estadounidense respondió "seguro que tiene una boutique en Nueva York, ¿verdad?". Todavía no.

Todavía. Tanto el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, como el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González Pérez, se han mostrado seguros de que Chocrón llegará a la Gran Manzana o a donde se proponga. "El amigo Carlos Chocrón es un empresario hecho a sí mismo que da a conocer como pocos a Ceuta y que podría ser, sin duda, la imagen de esta ciudad", se ha congratulado el titular de la institución de la Plaza de los Reyes.

El líder del Ejecutivo local también ha agradecido al empresario, Medalla de la Autonomía, su contribución a la promoción de Ceuta más allá de lo material. "Aquí", ha dicho Vivas sobre las aulas, "veo las virtudes que nos tienen que sacar del atolladero económico, un espejo en el que mirarnos en la apuesta por el trabajo bien hecho, la excelencia y la formación".

Vivas también ha resaltado la importancia de valores como la "lealtad" que según ha subrayado mantienen la Ciudad y la Delegación para sacar adelante todo lo importante y como la audacia, "la perseverancia, la tenacidad y la esperanza para salir adelante". "El comercio de Ceuta tiene futuro con geste como esta y con proyectos como este de joyería artesana, tradicional, vanguardista e innovadora", se ha mostrado convencido el presidente, que aboga porque la Escuela de la Fundación Chocrón-Macías se consolide como una Escuela-Taller.

 

Lea también:

- Chocrón reta a empresas e instituciones a unirse a él para crear un jardín botánico en Ceuta

- La Fundación Chocrón-Macías abre el proceso de selección de alumnos para su escuela de joyería ceutí

Chocrón enseña las aulas de la Escuela de Joyería de su Fundación con la vista puesta en Nueva York