CONFERENCIA

¿Cómo no querer a la Unión Europea? 700 millones a Ceuta desde 1989

¿Cómo no querer a la Unión Europea? 700 millones a Ceuta desde 1989
vicente rodriguez ue may2022
Vicente Rodríguez durante su charla.
El alto funcionario de la Unión Europea, Vicente Rodríguez, ha repasado las políticas de cohesión en una charla ofrecida en la Bilblioteca

El Jefe de Unidad Adjunto para España y Portugal de la Dirección General de Política Regional de la Comisión Europea, Vicente Rodríguez Sáez, ha desgranado los entresijos de la política de cohesión de la Unión Europea en una charla ofrecida este jueves por la tarde en la Biblioteca Adolfo Suárez. Una charla salpicada de cifras entre las que impacta una: 700 millones de euros es lo que la Unión Europea ha enviado a Ceuta a través de los fondos de cohesión desde que España comenzó a percibir fondos allá por 1989. La cifra, para ser exactos, la ha dado, en la presentación la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani.

Piense en casi cualquier infraestructura pública, mejora en las calles o casi lo que sea que haya visto construirse en la ciudad en las últimas décadas y encontrará la huella de la solidaridad europea sobre ella, de los impuestos de alemanes, franceses, británicos (aunque ahora ya no) y también españoles: el Parque Marítimo, el nuevo hospital, el Poblado Marinero, el desdoblamiento del Paseo de las Palmeras, el adecentamiento de las Murallas Reales, la peatonalización del centro, el parque Urbano Juan Carlos I. Sume a eso ayudas a empresas de todo tipo y condición para tratar de fomentar el empleo, cursos de formación para mejorar la empleabilidad de los parados y tendrá más o menos una foto fiel de lo que la Unión Europea y su política de cohesión ha dejado y ha representado para Ceuta. Y ahora en el próximo periodo la apuesta es apostar por la transformación del tejido económico y empresarial con una gran carga tecnológica y medioambiental. 

Hay 52 millones de los fondos Next Generation directamente enviados desde Bruselas a Ceuta además de los que pondrá el Estado. Y otros casi 100 millones (98) con cargo al programa operativo corriente.

Para el alto funcionario de la Unión Europea, los 700 millones están “muy bien gastados”, por lo que no ha dudado en dar la “enhorabuena” a los ceutíes por lograr transformar la ciudad con ese dinero.

Rodríguez ha explicado que la Unión aplica políticas de cohesión por los enormes diferenciales en el desarrollo económico de las regiones que las componen. Así los países que más dinero tienen acaban aportando fondos para mejorar a los que lo llevan algo peor con la idea de converger. Y eso se logra con dinero, con euros contantes y sonantes. En el periodo entre 2014 y 2020 por ejemplo con 350.000 millones, uno de cada 3 euros del presupuesto europeo. Apostando por un crecimiento inteligente, sostenible e innovador.

Cuando en 2010 la economía cayó por la crisis de la burbuja inmobiliaria que golpeó a todo el planeta desde que en 2008 comenzaran a caer bancos de inversión en Estados Unidos, la Unión Europea fue la única administración pública que no dio un paso atrás y mantuvo sus inversiones previstas mientras todas las demás las recortaban, así pasó a suponer para España del 9 por ciento de la inversión pública al 13 por ciento en aquellos años.

En épocas de bonanzas sus ayudas aceleran y construyen, en épocas de recesión y crisis, sus fondos sostienen la economía. Tal y como ha podido comprobarse por la respuesta dada ante la crisis de la covid.

Y para el próximo periodo, ese en el que Ceuta va a recibir de forma directa 98 millones de euros, de los que tendrá que destinar la mayor parte a proyectos de digitalización inteligente y de energía verde. España volverá a encontrarse en una situación favorable como receptora de fondos, después de haber abandonado el cajón en el que más ayudas se reciben por estar por debajo del 75 por ciento de la media del Producto Interior Bruto Europeo en muchas de sus regiones y por encima del 90 como país.

No es tanto que la economía haya ido hacia atrás como que se han cambiado los criterios, los umbrales. Es importante tenerlo en cuenta porque seguramente el asunto acabe sirviendo de látigo político contra el Gobierno. Igual que España estaría Ceuta. 

Los objetivos políticos que perseguirán esas ayudas, según ha explicado Rodríguez, pasan por lograr una Europa más inteligente, más verde, más conectada, más social y más cercana a los ciudadanos.

Para ello España recibirá entre 2021 y 2027 un total de 34.000 millones de euros, son 1.600 más que los que recibió en el anterior periodo 2014-2020.

Son cifras similares a las que había venido recibiendo desde 1989. Desde ese año hasta 2020, el país se ha beneficiado con 190.000 millones de esos fondos de cohesión. Ayudas que además exigen cofinanciación por parte de los países que las reciben para determinados proyectos y que elevarían la repercusión de esas inversiones públicas.

chandiramani y vicente rodriguez

Con esos casi 190.000 millones, España ha podido crear en ese tiempo 8.100 kilómetros de carreteras, 1.400 kilómetros de ferrocarriles, mejorar el acceso al agua potable de 6,4 millones de personas, o el tratamiento de las aguas residuales a otros 5,7 millones. Se han financiado 77.000 proyectos de investigación y desarrollo, apoyado a 73.000 pequeñas y medianas empresas o creado casi 100.000 empleos. Cifras que hacen entender mejor qué significa la Unión Europea en las vidas de cada uno de sus conciudadanos y que hacen difícilmente entendible y sostenibles las posiciones de quienes consideran que es un mal invento.

¿Cómo no querer a la Unión Europea? 700 millones a Ceuta desde 1989