CIERRE DEL TARAJAL II

Los empresarios del Tarajal se sienten “cabeza de turco” y acusan a la CECE de jugar a dos bandas

Los empresarios del Tarajal se sienten “cabeza de turco” y acusan a la CECE de jugar a dos bandas
Porteadores en el Tarajal-3
Porteadores en el Tarajal.

Los empresarios del Tarajal se sienten “cabeza de turco” de los problemas de la frontera y reclaman el cierre del "dichoso" Tarajal II que les está arruinando. Además, lamentanlo escaso de la protesta de la CECE,  a la que acusa de "jugar a dos bandas".


Los empresarios del Tarajal se sienten “cabeza de turco” de los problemas de la frontera, objeto de “críticas y mentiras, cuando no se tienen los medios  suficientes e ideas por parte de las autoridades incompetentes de nuestra ciudad, es muy fácil culpar a los demás, de los problemas que se originan día a día en la frontera,  en nuestro caso somos la cabeza de turco de la problemática  existente en la frontera de Ceuta según Delegación y Ciudad”.

Un problema que también lo es para ellos, subrayan, asegurando que el “dichoso paso” de Tarajal I les está “arruinando”. “El dichoso paso nos está arruinando, desvalorizando unas inversiones millonarias, y por si fuera poco se está dando una imagen negativa de los polígonos. Según algunos  somos  la problemática que está padeciendo la ciudad en la frontera, una mentira que están  vendiendo unos y otros para esconderse de sus responsabilidades políticas e institucionales.”, remarcan exigiendo el “cierre total e indefinidamente del  paso del Tarajal II y su apertura en otro lugar”.

Por otro lado, se suman a la protesta convocada por la Confederación de Empresarios de Ceuta, aunque critican el escaso horario (dos horas y media, desde las 9.00 a 11.30 horas). “Si se hace una movilización o se hace bien o mejor no se hace”, entienden, acusando a la CECE de jugar “a dos bandas”.

Este grupo de empresarios de los polígonos del Tarajal insisten en que “son el pulmón comercial de Ceuta en todos los aspectos” y “sino que les pregunten a las navieras, transportistas, agentes de aduanas, bancos, aseguradoras, taxistas, etc.”, retan recordando que en su día, 1993, cuando se trasladaron las naves a la frontera se pensó que sería la solución. “El porteo, antes de la apertura de los polígonos, se hacía prácticamente en el puerto y centro de la ciudad, con la problemática que eso conllevaba, calles sucias llenas de cartones, plásticos, colapsos en la circulación, inseguridad, etc. Y la imagen negativa para la ciudad, todo eso se tenía que llevar lejos del centro de la ciudad por la imagen negativa que se estaba dando. Imagínate una mujer o un hombre con ese bulto a la espalda por el centro de la ciudad o por las inmediaciones, hoy en día es impensable”, rememoran.

Los empresarios del Tarajal se sienten “cabeza de turco” y acusan a la CECE de jugar a dos bandas