CRISIS

La falta de microchips y la incertidumbre económica frenan un poco más la venta de vehículos

La falta de microchips y la incertidumbre económica frenan un poco más la venta de vehículos
coches
coches
Crece más de un 45% la venta de coches con motores alternativos a la gasolina y el diesel

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos registran en Ceuta un retroceso del 16,87% en abril en comparación con el mismo mes del año anterior, con un total de 69 unidades frente los 83 de 2021, empeorando el 12,1% de la medla nacional. La crisis de los microchips junto con la lenta recuperación económica, ahora acentuada por la incertidumbre derivada del contexto internacional, están siendo factores fundamentales para la evolución de la demanda de vehículos nuevos. En los cuatro primeros meses, ya se acumula una caída del 8,7%, con 283 unidades frente a las 310 de 2021. 

Una caída de la que tiene buena cuota de responsabilidad las empresas, reticentes a adquirir nuevos vehículos. La venta de coches de empresa ha caído en 2022 un 45,59% mientras la venta a particulares creció levemente, un 1,65%, despachando 246 unidades.

Y a la falta de microchips se le une la transición energética, que parece estar impulsando a los compradores a decantarse por otros motores alternativos. Crecen en abril el resto de motorizaciones (+23,53%) mientras caen un 27,8% los motores de gasolina y desciende un 20,0% el diesel. En cifras acumuladas, desde comienzos de año la venta de motores diferentes al de gasoil y gasolina ha crecido un 46,38%

A nivel nacional, las emisiones medias de CO2 de los turismos vendidos en el mes de abril se quedan en 121,8 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, un 4.4% menor que la media de emisiones de los turismos nuevos vendidos en abril de 2021. 

El fuerte retroceso del canal de alquiladores, con una caída del 40,6%, es un factor significativo para determinar la lenta evolución del mercado. Por su parte, el canal de particulares y de empresas, aunque también retroceden sufren un descenso menos pronunciado. En el último mes, las ventas a particulares descienden un 1,4%, con 28.942 unidades, mientras que las compras del canal de empresas retroceden un 2,9%, con 28.111 unidades. 

Vehículos comerciales
En abril, se han matriculado 9.361 vehículos comerciales ligeros, lo que supone un fuerte retroceso del -41% que en el mismo mes de 2021. La principal caída se produce en el segmento de furgones y combis, que desciende un 36%. En cuanto a las ventas por canales, todos acumulan un fuerte descenso por encima del 35% tanto en autónomo como empresas y alquiladores. 

Aránzazu Mur, directora del área de economía y logística de ANFAC, explico que “el último mes, aunque logra la mejor cifra de este año, sigue siendo inferior a la que el mercado español debería registrar. La lenta entrada de vehículos en los puntos de venta, causada por la crisis de los microchips y una demanda cada vez más condicionada por la incertidumbre económica están dificultando la recuperación. Atravesamos un contexto económico difícil para los consumidores, que se ha reflejado en el bajo crecimiento del canal de particular y de empresas, que apenas empujan la evolución de las ventas y retrasan su decisión de compra. La recuperación del mercado ha de ser una prioridad para evitar perder la relevancia que aporta el sector tanto al PIB como al empleo de nuestro país”. 

Raúl Morales, director de comunicación de FACONAUTO, indicaba que “la Semana Santa ha dejado menos días de venta en abril, lo que ha intensificado los malos datos de matriculación de vehículos que ya veníamos arrastrando en el primer trimestre. Las sensaciones no son buenas, porque además de la falta de oferta, ya que sigue sin haber stock suficiente, en abril se ha visto claramente también una falta de demanda. Las familias sienten que el contexto, con una recuperación económica en suspenso por las consecuencias de la guerra de Ucrania, no es el mejor para adquirir un vehículo y retrasan su visita a los concesionarios. Hoy, con los datos de abril en la mano y si no se produce un cambio de tendencia, el mercado acabaría 2022 superando a duras penas las 800.000 matriculaciones, algo que todos debemos mirar con mucha preocupación, por las implicaciones que ya está teniendo para la competitividad de nuestro sector y para la recuperación del resto de la actividad económica, por la fuerza dinamizadora que tiene la automoción”. 

Según la directora de comunicación de GANVAM, Tania Puche, “el mercado continúa sin levantar cabeza. De hecho, no veíamos un mes de abril con un volumen de matriculaciones similares desde la década pasada, con lo que volvemos a registros de la crisis económica de entonces. En un contexto de falta de oferta, en el que ya se están vendiendo más coches de más de 15 años que nuevos, la renovación del parque se convierte en punto clave para impulsar la descarbonización. En este sentido, además de impulsar la electrificación, hacen falta políticas mucho más activas y eficaces de achatarramiento, sobre todo, orientadas a estos vehículos de mayor antigüedad”. 

La falta de microchips y la incertidumbre económica frenan un poco más la venta de vehículos