PLENO

El Gobierno da el visto bueno a las cuentas de 2016 con las dudas de la oposición sobre su validez

El Gobierno da el visto bueno a las cuentas de 2016 con las dudas de la oposición sobre su validez
Kissy CHandiramani, consejera de Economía y Hacienda durante la sesión plenaria
Kissy CHandiramani, consejera de Economía y Hacienda durante la sesión plenaria

El Pleno de la Asamblea ha dado el visto bueno a las Cuentas Generales de la Ciudad de 2016, esto es, la puesta en práctica del Presupuesto para este ejercicio con un saldo de 21,7 millones de euros, dos millones más que en 2015. Cuentas que han contado con el apoyo de la mayoría holgada del PP, el voto en contra de PSOE, Caballas y MDyC y la abstención de Ciudadanos.

Un informe que la Ciudad debería haber presentado en junio en primer plazo y en octubre como última oportunidad y que lleva a Pleno un mes más tarde, una cuestión que ha reprochado toda la oposición. Un retraso que la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, ha disculpado por el retraso en el trabajo pendiente para actualizar el patrimonio de la Ciudad. “Todo lo que la ciudad posee ahí está, pero hay que trabajar en la valoración económica”, alegaba Chandiramani

Una explicación que no admite el diputado de Caballas, Juan Luis Aróstegui que, recuerda que, “mientras la amortización no esté finalizada el valor del activo es falso”.  Un documento que, además, denuncia, no contempla deudas ocultas, como el caso de Acemsa o los 31 millones de euros previstos para pleitos pendientes, no contemplados en el documento. “Esto no es una cuenta general, esto es una mierda”, espetaba Aróstegui. “La lengua española es muy rica para decir lo mismo sin ser tan soez”, le reprochaba Chandiramani ante la salida de tono.

Lectura política de las cuentas

El PSOE por su parte puso el foco en la lecturas política de las cuentas generales, a modo de radiografía de las verdaderas prioridades del Gobierno en el gasto público. Así, el diputado José María Más comparó las partidas gastadas en cada área, reprochando que el Gobierno haya dedicado solo el 0,22 por ciento a políticas de juventud, 0,57 a mujer, 0,70 a educación o 5,42 a ayuda social.

Una comparación que también hizo Ciudadanos, pese a que su diputado Javier Varga se abstuvo en la votación. Así y todo, Varga destacó que mientras al ICD se destinan 60 euros por cada ceutí, a la promoción del deporte se destinan solo 6; Servicios Turísticos recibe 18 euros de cada ceutí, la promoción del turismo solo 1,5 euros; Emvicesa absorbe 26 euros por cada ciudadano, mientras la política de vivienda recibe solo 6 euros.

Datos parciales, lamentó Chandiramani que no recogen toda la inversión que realiza en Gobierno en juventud o educación, que se vehiculan a través de otras consejerías, como los tres millones en nuevos colegios o los programas de empleo y formación para jóvenes de Procesa.

Faltan documentos

MDyC fue más allá al subrayar que no solo los plazos se habían incumplido sino que falta documentación o la que hay se ha resumido. “No vaya a ser que los ceutíes sepan cómo malgastan el dinero”, ironizaba la diputada Fatima Hamed, que consideró que tamañas carencias “invalidan el expediente” obligando a dejar el asunto sobre la mesa sin aprobación, posibilidad que rechazó el Pleno con la mayoría del PP.

El Gobierno da el visto bueno a las cuentas de 2016 con las dudas de la oposición sobre su validez