HOSTELERÍA

El Gobierno dice ahora que la peatonalización de las calles era sólo en la fase 1 y la desvincula de las terrazas

El Gobierno dice ahora que la peatonalización de las calles era sólo en la fase 1 y la desvincula de las terrazas
Terraza en la fase 1./archivo
Terraza en la fase 1./archivo  

El Gobierno mantiene un tira y afloja con la hostelería. Si en su día anunció que peatonalizaría algunas calles del centro y vinculo aquella decisión con la vuelta a la actividad del sector de la hostelería, que llegó incluso a plantear una huelga patronal, que obtuvo como reacción esa respuesta del Gobierno. Este viernes, el consejero de Fomento y portavoz del Ejecutivo, Alberto Gaitán, ha circunscrito aquel anuncio que nunca llegó a ejecutarse a la fase 1 y lo ha desvinculado además de la actividad de las terrazas de hostelería.

“El anuncio no era tanto por las terrazas, sino para asegurar que se podía mantener el distanciamiento social durante la fase 1 (de la desescalada) por la salida a la calle en masa después de meses confinados”, ha rechazado Gaitán que el Ejecutivo vaya a seguir adelante con la peatonalización.

“No era desde el punto de vista de las terrazas”, ha insistido. Para añadir que con “la vuelta a la normalidad no se considera conveniente la peatonalización de las calles”.

El Gobierno da así marcha atrás con una de las iniciativas que prometió a los hosteleros para que se decidieran a abrir durante al entrar en la fase 1. En aquel entonces, no hace ni dos meses, la hostelería se plantó ante las trabas que veía para retomar la actividad sólo con el 50 por ciento de las mesas instaladas, conforme a la licencia que tuvieran. Una limitación que se sumaba como lluvia sobre acera mojada a los problemas que arrastra el sector con solicitudes demoradas sin resolución durante años y una normativa que consideran nociva para el negocio desde el día que se aprobó.

El Gobierno les ofreció entonces garantías de que la Policía Local no hostigaría a los locales. No se cumplió y antes incluso de llegar al primer fin de semana se encargaron rondas por los locales en las que se llegaba a amonestar a clientes que habían movido la mesa unos centímetros para separarse más de otras.

También puso sobre la mesa la posibilidad de que los locales ampliaran el espacio del que disponían en la calle para permitir así incrementar el número de mesas disponibles y prometió estudiar con agilidad la peatonalización de determinadas calles del centro, entre otras la calle Jáudenes. Esa promesa nunca se llegó a cumplir, el Gobierno aseguró que los técnicos estaban estudiando cómo llevarlo a cabo. Este viernes sin que haya mediado informe técnico alguno, el responsable de Fomento ha enterrado la idea.

Y a mayores, la hostelería pidió entonces más horarios, y revisar con urgencia la normativa. Han seguido insistiendo en esta idea. De momento tampoco y no parece que en el medio o largo plazo vaya a suceder a tenor de lo manifestado por Gaitán este viernes. Preguntado por el asunto ha reiterado buenas palabras: “nosotros desde el primer momento por la crisis que se ha generado por la pandemia para la economía nos hemos mostrado dispuestos a apoyar a todos los sectores”.

Pero a la hora de la verdad los hechos escasean: Se afinaron las inspecciones, no se peatonalizaron ni se peatonalizarán determinadas calles y tampoco parece que se vaya a producir una ampliación de horarios.

“Venimos trabajando en todo lo que sea favorecer al empresario. Ahora bien, lo tenemos que hacer teniendo en cuenta la normativa existente y lo analizamos desde un punto de vista jurídico, siempre conforme a las normas aplicables”, ha explicado Gaitán. Traducido no habrá más horario para las terrazas ni para los locales de hostelería con el que puedan alargar un rato su negocio y recuperar la facturación perdida por los meses cerrados o trabajando a medio gas. La normativa es la que es y si no se cambia es imposible ampliar horarios.

El Gobierno dice ahora que la peatonalización de las calles era sólo en la fase 1 y la desvincula de las terrazas