Las líneas de crédito se expanden más allá de los bancos


Las líneas de crédito se expanden más allá de los bancos

- La Banca y las financieras continúan sin abrir el crédito como necesitan empresas y familias

- Florecen en Internet empresas que facilitan créditos de baja cuantía y con gran agilidad

A pesar de los miles de millones de euros que desde la Administración Pública se han insuflado al sistema financiero, el crédito no parece recuperarse, al menos no como antes del estallido de la burbuja inmobiliaria. El pasado mes de julio, por ejemplo, el último dato ofrecido por el Instituto Nacional de Estadística (INE), señala sólo 12 hipotecas concedidas en Ceuta. Un dado muy alejado de los años de bonanza anteriores a 2008.

Y aún así no es el crédito hipotecario ni lo que más preocupa, ni lo que peor parado ha salido. Es el crédito a las familias y a las empresas el que parece haberse estancado para ahogar la economía sin que pueda fluir el dinero. Y esto, a pesar de que las familias ahorran más que nunca, precisamente por temor a la situación de crisis, si bien no todas pueden hacerlo.

Así las cosas, no son pocas las empresas y familias que recurren a los denominados créditos exprés, que ofrecen empresas de financiación, al margen de los bancos tradicionales. Para estas empresas capaces de inyectar hasta 6.000 euros en sólo 24 horas con cierta facilidad, Internet les ha ayudado a su expansión.

En épocas en las que las arcas personales están bajo mínimos y el paro se dispara, en un mes como el de septiembre, en el que es normal tener que asumir muchos gastos extras por el inicio del curso, algunas empresas parecen haber apostado por la ultra especialización, como en esta página, y ofrecer créditos inmediatos que palien, aunque sea momentáneamente, el endeudamiento personal.

Desde ADICAE advierten que hay que atender a los intereses que conllevan, al tiempo que matizan que hoy por hoy es de las pocas opciones de conseguir dinero de forma sencilla y rápida para cubrir un gasto no previsto.

"Los bancos piden mil y un requisitos y pocas veces acaban dando el dinero. Cuando lo dan incluyen además de los intereses, la obligación de firmar en una notaría y de tener otros productos contratados, con lo que el precio de la operación se dispara. Hay que echar números en cada caso, ya que puede que uno de esos créditos exprés al final no salga tan caro, a pesar de los intereses", apuntan desde la asociación, y que a pesar de los intereses, "como el de una tarjeta de crédito", reconocen que "a más de uno le han salvado de un apuro". 

Las líneas de crédito se expanden más allá de los bancos