Narciso Colmenar: “El banco quiere el mayor beneficio siempre, a veces a costa de tu debilidad”


Narciso Colmenar: “El banco quiere el mayor beneficio siempre, a veces a costa de tu debilidad”

-“Para evitar arrepentirse hay que preguntar en varias entidades, comparar, hacer números y leer la letra pequeña”

A la cara más visible de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE) en Ceuta, Narciso Colmenar, todavía le dejan entrar en las entidades de crédito de la ciudad, “al menos en la mía”, un año después de haber puesto en pie esta entidad, nacida de las presuntas estafas de Fórum y Afinsa, en la ciudad autónoma. Lo reconoce entre bromas mientras advierte, en la oficina que ocupa la asociación en la calle Real, un espacio abierto a quienes no quieren pillarse los dedos cuando contratan un servicio bancario, actitud que según dice deberíamos tener “todos”.

Pregunta: ¿Cómo y para qué nace ADICAE-Ceuta?

Respuesta: Todos surgió a raíz de la estafa de Fórum y Afinsa, ADICAE existía en España hace muchos años y en Ceuta se establece hace año y medio con el mismo objetivo: crear un grupo que nos defienda de los abusos bancarios. Primero CCOO nos prestó una oficina y después, cuando fuimos a más, alquilamos una propia. Hoy somos medio millar de socios y estamos abiertos todas las tardes para atenderles a ellos y a quienes necesiten asesoramiento en esta materia siempre que se trate de particulares, no de empresas.

P.: ¿Qué derechos y obligaciones tiene un socio de ADICAE?

R: Obligaciones sólo una, pagar los 36 euros de cuota anual establecida, cinco en el caso de un familiar. Derechos, recibir toda la información y el asesoramiento especializado que podamos darles en relación con los servicios bancarios, las hipotecas… Ahora estamos ofreciendo ventajas extra, como la de disfrutar a precios muy asequibles, de hasta 20 euros por día, de unas jornadas de descanso en dos casas rurales ubicadas en los Pirineos y la costa de Tarragona.

P: ¿Cuál es la trampa que más asiduamente tiende una entidad de crédito a un cliente?

R: Lo más habitual es querer endosarle un paquete de extras al servicio que realmente quiere contratar sin que tenga obligación legal alguna de hacerlo. El ejemplo más común es colocarte una tarjeta de crédito y un seguro adicional de hogar, de vida… pese a que el único imprescindible es contra incendios y que, además, debes poder concertarlo con la compañía que prefieras.

P: Pero el tiempo ha traído formas más refinadas a las ventanillas…

R: Claro. Nos encontramos con multitud de productos tóxicos. En breve demandaremos a Caixa Galicia por la introducción de ‘cláusulas clip’ en sus hipotecas, caso en el que se encuentran al menos tres ceutíes pese a que la entidad no tiene sede física en la ciudad.

P: ¿Qué son las ‘cláusulas clip’?

R: Son las que fijan un interés máximo y uno mínimo a través de los cuales oscila el tipo de interés que hay que pagar. El problema, el abuso, es que cuando la evolución es favorable al cliente y este desea cancelarla se encuentra con que debe pagar miles de euros. Otra cláusula abusiva frecuente es la que fija un ‘suelo’ al interés muy escaso y un ‘techo’ muy alto por si varían los tipos. Al final acabas pagando el doble de lo que deberías por el servicio contratado, destinando dinero que podrías invertir en otra la entidad no tiene sede física en la ciudad. Con esos productos las entidades bancarias son también, en parte, culpables de la deriva económica y de la crisis que vivimos. El banco debería ser más humano.

P.: ¿No pide usted una utopía?

R.: No. Es otra lógica económica, obtener beneficios pero no querer hacerlo de una sola vez. El banco, no el trabajador que tiene en la ventanilla, que hace lo que le piden, debería pensar que ese cliente al que no le está explicando todas las cláusulas, al que trata de adjudicarle más servicios de los que quiere o necesita, no volverá más cuando sepa o sufra lo que ha firmado.

P.: ¿Cómo puede blindarse el consumidor para evitar arrepentirse con el paso del tiempo de haber firmado algo?

R.: Preguntando en varias entidades las condiciones que se le ofrecen, comparando unas con otras, haciendo números, visitando financieras, acudiendo a ADICAE-Ceuta, asesorándose… El banco está ahí para obtener el mayor beneficio siempre, muchas veces a costa de tu debilidad y de tu necesidad, de tu prisa por disponer del dinero para comprar una casa o un coche, aprovechando la presión psicológica con la que también juega el vendedor… No tomárselo en serio sale caro: en una operación de 7.600 euros podemos ahorrarnos hasta 300 en función del camino que tomemos.

P.: ¿Las entidades operan mejor en Ceuta que en la Península?

R.: Yo creo que sí, quizá porque esto es más pequeño, porque nos conocemos casi todos, pero no deja de ser su negocio y su mayor preocupación el maximizar su rendimiento.

P.: ¿Bancos o cajas?

R.: Opino que son exactamente igual de agresivos. Ahí está el ejemplo que le mencionaba de Caixa Galicia.

Narciso Colmenar: “El banco quiere el mayor beneficio siempre, a veces a costa de tu debilidad”