CUATRO NIVELES

Otro Estatuto, Unión Aduanera y Tratado de Buena Vecindad con Marruecos, pilares de futuro para CCOO y UGT

Otro Estatuto, Unión Aduanera y Tratado de Buena Vecindad con Marruecos, pilares de futuro para CCOO y UGT
pérez aróstegui sindicatos ugt ccoo
Pérez y Aróstegui, en una imagen de archivo.
Los sindicatos presentan un "ambicioso plan de reformulación que nos ancle con suficiente fuerza durante al menos un siglo" estructurado en cuatro niveles de decisión con ideas para resolver el problema del transporte marítimo sin descartar su gratuidad, aclarar la financiación de la Ciudad, promover "una ambiciosa movilización educativa" y definir cómo apostar por la Construcción, el Turismo y la Industria Digital.

CCOO y UGT, que dos semanas después siguen esperando que el Gobierno de la Ciudad decida si reconduce su Comité de Expertos para recuperar el diálogo social con la Administración local, han hecho públicas este lunes su "reflexiones en la encrucijada", la hoja de ruta que, en cuatro niveles, precisa cuáles entienden los sindicatos mayoritarios que deberían ser las prioridades sobre las que articular consensos para definir el futuro socioeconómico de Ceuta.

Se trata de una propuesta de "ambicioso plan de reformulación que nos ancle con suficiente fuerza durante al menos un siglo" que, en el primer lugar, plantea tres retos "relativos al marco político general" y cuya viabilidad dependería "del Congreso de los Diputados y/o instituciones internacionales".

Los tres pilares de ese nivel incluyen "un nuevo Estatuto de Autonomía", incluida o no la apelación a la Transitoria Quinta para ser Comunidad Autónoma pero en cualquier caso con "la definición clara de nuestro autogobierno; los mecanismos jurídicos necesarios para evitar la desconexión con el desarrollo legislativo ordinario; la redefinición de las competencias; los rasgos más significativos del régimen fiscal especial".

También "la inclusión en la Unión Aduanera" porque "Ceuta debe reforzar su posición relativa, en especial en las relaciones bilaterales con Marruecos, a través de su afianzamiento en Europa como una región común" y porque "contribuiría muy poderosamente al acuerdo para establecer una aduana comercial (europea) que generaría un importante volumen de actividad en una región en pleno y exponencial desarrollo".

"Es importante que entre todos decidamos cuales son los principios y valores que deben informar nuestro espacio público, y que definamos los instrumentos para construirlo"

Para terminar, "un Tratado de Buena Vecindad" en el que será preciso "encontrar el rango jurídico adecuado para respetar los intereses de las partes (por ejemplo, firmándolo entre administraciones locales" y "hacer un esfuerzo para despojarlo de todas las connotaciones políticas (y en especial del contencioso soberanista) que lo hagan imposible y centrarlo en el bienestar mutuo de las personas; y habrá, probablemente, que ser restrictivo en el alcance del acuerdo".

Gobierno de la Nación

El "segundo nivel" pasa por "decisiones que corresponden al Gobierno de la Nación" y que también serían tres empezando por un modelo de financiación para la Ciudad sin descartar la supresión del IPSI que parta de "determinar, desde una perspectiva justa y solidaria con el resto del Estado, cuánto dinero necesita Ceuta para prestar todos los servicios públicos de su competencia con un nivel de calidad equiparable al resto de territorios (contemplando nuestras características y peculiaridades) y establecer los mecanismos de financiación adecuados".

También tendría que asumir una "revisión y actualización" del Régimen Económico y Fiscal Especial de Ceuta para darle "un anclaje jurídico más potente", acotándolo "para evitar que se deslice hacia el indeseable ámbito de los privilegios (no se puede olvidar que estas medidas tienen un coste que asumen todos los españoles con mucho esfuerzo, no se puede abusar)" y dándole "un equilibrio justo que no introduzca elementos discriminatorios entre personas y/o empresas" primando sobre todo la creación de empleo".

Juan Luis Aróstegui, CCOO, y Juan Carlos Pérez, UGT-2

La tercera pata estaría en el servicio de transporte marítimo, para el que se reclama "un modelo estable y definitivo que garantice una conectividad moderna, rápida, fluida y asequible para todos los ciudadanos" sin descartar la posibilidad de que pueda ser gratuito habida cuenta de que "el propio incremento de la movilidad podría generar un volumen de actividad que compensara con creces el coste del servicio, del que habría que restar a efectos del pertinente cálculo lo que ya se gasta en el contrato vigente y las bonificaciones".


Acuerdos locales

Tres son igualmente los acuerdos que, para CCOO y UGT, "debemos adoptar en nuestra ciudad desde el más amplio consenso posible" para "superar déficits estructurales de carácter transversal que afectan plenamente al desarrollo de la vida en común y de la convivencia".

Primero, un nuevo PGOU "concebido desde la realidad actual" y que haga viable "la recuperación del suelo ocioso adscrito al Ministerio de Defensa que estrangula las posibilidades de un desarrollo urbano ordenado y coherente" cuyo debate no esté "secuestrado por los expertos" para definir "cómo queremos que sea Ceuta en el futuro".

Después, "una ambiciosa movilización educativa" porque "es importante que entre todos decidamos cuales son los principios y valores que deben informar nuestro espacio público, y que definamos los instrumentos para construirlo".

"Ceuta debe reforzar su posición relativa, en especial en las relaciones bilaterales con Marruecos, a través de su afianzamiento en Europa como una región común"

Tercero, abandonar la "caridad institucional” para "diseñar una red de protección social basada en la solidaridad y en el respeto a la dignidad de las personas" a través de "instrumentos de política social que permitan garantizar los mínimos vitales para cada una de las familias en función de sus características". Es decir, "un sistema horizontal basado en la concepción de derechos ciudadanos y no de ayudas graciables".


Medicas socioeconómicas

El cuarto incluye "las medidas sectoriales de carácter económico y social más concretas que deben ser consensuadas entre los agentes sociales y las administraciones públicas" y recoge la necesidad de "un sector público robusto", pero también "fortalecer el comercio, consustancial con Ceuta, asumiendo una nueva realidad impuesta por diversos factores que quedan fuera de nuestro alcance: la atracción que ejercen en un segmento muy amplio de los consumidores determinadas zonas comerciales próximas muy potentes; la progresiva extensión del comercio online; y las restricciones provocadas por el cierre fronterizo".

También "potenciar el sector de la Construcción como palanca de crecimiento" y apostar por el Turismo, pero "calibrando con exactitud nuestras posibilidades reales en un terreno muy complicado y competido" en base a "un plan estratégico".

Para terminar, los sindicatos consideran que la denominada Industria Digital "se presenta como sector atractivo en el que Ceuta puede encontrar un potencial crecimiento nada desdeñable" que debería pivotar sobre "un Centro Tecnológico de Industria Digital que dinamizara un Plan de Desarrollo impulsado por las administraciones públicas e implicando a las empresas privadas locales".

Otro Estatuto, Unión Aduanera y Tratado de Buena Vecindad con Marruecos, pilares de futuro para CCOO y UGT