La plantilla del bus irá a la huelga el próximo 18 de abril

La plantilla del bus irá a la huelga el próximo 18 de abril
Protesta de los trabajadores de la empresa de autobuses
Protesta de los trabajadores de la empresa de autobuses en noviembre de 2020./archivo

La Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras de Ceuta ha informado este martes de que ya ha notificado el preaviso de huelga en la empresa de autobuses Hadú-Almadraba a partir del próximo 18 de abril. Además, este jueves la plantilla se concentrará a las 12 del mediodía frente a la puerta del Ayuntamiento en señal de protesta.

La iniciativa la ha adoptado el sindicato y el Comité de Empresa “por la situación de incertidumbre que sigue afectando a la plantilla, que por el momento sólo obtiene declaraciones de intenciones ante la situación que se viene denunciando. El compromiso de la empresa es de incorporar a los trabajadores en ERTE, como así venimos reivindicando desde hace meses, siempre y cuando la Ciudad solicite la ampliación de líneas (al menos dos)”, recoge el comunicado del sindicato.

La empresa atraviesa por importantes problemas y el servicio, que es público y lo opera desde hace más de medio siglo la mismas concesionaria, no está exento de controversia política en los últimos tiempos. Así, el diputado socialista, Manuel Hernández, por ejemplo, no dudó en calificarlo de “tercermundista” el pasado viernes al hilo de una propuesta de su partido que proponía que se acometieran mejoras en las líneas. El Pleno ha aprobado en varias ocasiones ampliar las líneas para dar servicio a más ciudadanos, pero el Gobierno, tal y como se deduce del comunicado de Comisiones Obreras, no ha hecho caso al mandato de la Asamblea y no ha exigido a la empresa que ponga en servicio nuevas rutas. Desde el cierre fronterizo por la pandemia, la empresa ha necesitado constantes inyecciones de dinero público para poder mantener el servicio y la convocatoria de huelga de ahora no es la primera desde entonces.

Eso unido al obsoleto servicio que presta ha hecho crecer las posturas favorables a que sea la propia Ciudad Autónoma la que asuma el servicio con recursos municipales. VOX, contrario al inicio de la legislatura, se ha mostrado ahora como el más enfervorizado defensor de esa privatización llevando la propuesta al Pleno hasta en dos ocasiones en los último meses. El enfrentamiento que mantiene la formación con el resto de fuerzas es lo único que ha impedido que la municipalización fuera otro mandato más para el Gobierno emanado de la Asamblea, representante de la soberanía de todos los ceutíes. Así, el PSOE, MDyC y Ceuta Ya! favorables, en realidad, a la municipalización han votado contra ella. La voz del ex secretario general de UGT, Antonio Gil, se sumaba hace unos días a quienes creen que es la única salida para el servicio

Y por si todo eso fuera poco, este mismo lunes, en la presentación del diagnóstico sobre el que se asentará el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que elabora Procesa se señalaban los mismo problemas, la falta de modernidad del servicio hace que los ceutíes abusen del coche, contaminando más y provocando más problemas de salud. El remate es la huelga de la plantilla.

Por si quedan dudas, Comisiones Obreras expresa su contundente e histórico apoyo a la municipalización.

El Comité de Empresa entiende, y así lo recoge en su comunicado, que la situación “que se vive en la empresa entre la plantilla es de hartazgo y desolación ya que es continua la conflictividad laboral por la situación del servicio. Ello implica que en sus reivindicaciones ya no sea sólo la incorporación de los trabajadores, sino la recuperación del servicio como antes d ella pandemia, aumentando a jornada completa a los trabajadores que vieron reducida su jornada a consecuencia de la situación sanitaria. Por último, se reivindica una salida definitiva al problema, celeridad en tomar las decisiones que llevan alargándose desde hace más de un año y que está afectando directamente a las condiciones de trabajo y a los servicios públicos que se prestan, cada día más empobrecidos”, recoge el comunicado.

La concesión a la empresa del servicio ha vencido todas las prórrogas legales. El Gobierno trabajaba en cerrar el expediente para sacar la licitación a concurso a finales de la pasada legislatura y llegó a afirmar entonces que el nuevo pliego proporcionaría las condiciones para propiciar una modernización del servicio y nuevas rutas. Sin que haya mediado explicación alguno, aquella licitación en recta final, de la que entonces Jacob Hachuel llegó a dar detalles en el Pleno nunca vio la luz. Ahora de nuevo se trabaja en los pliegos, justo cuando el PMUS, otro documento del Gobierno seguramente ponga deberes nuevos al servicio para propiciar que los ceutíes apuesten por el autobús y dejen el coche en casa.

La plantilla del bus irá a la huelga el próximo 18 de abril