MEJORAS LABORALES

El PSOE de Ceuta defiende las virtudes de una reforma laboral "histórica"

El PSOE de Ceuta defiende las virtudes de una reforma laboral "histórica"
simo y gutierrez
Simón y Gutiérrez este viernes durante la rueda de prensa.
El secretario general, Juan Gutiérrez, y el de Trabajo y Economía Social, Pepe Simón, ponen en valor la reforma legal acordado con sindicatos y patronal y apuntan tres mejoras fundamentales sobre el anterior texto: la lucha contra la precariedad y temporalidad en el empleo, la recuperación de la negociación colectiva y la creación de mecanismos de flexibilidad interna en las empresas para afrontar situaciones complicadas

El PSOE de Ceuta se ha lanzado este viernes ante la opinión pública con su secretario de Trabajo y Economía Social, Pepe Simón, y su secretario general, Juan Gutiérrez, para defender las virtudes de una reforma laboral, cuyo acuerdo, no han dudado en calificar de “histórico”. En palabras de Simón esas virtudes se concentran en tres aspectos: “Se reduce la temporalidad, se recupera la negociación colectiva y se refuerza la flexibilidad interna de las empresas”.

“Los socialistas cumplimos. Es un acuerdo histórico que es bueno para el país y para mejorar la economía y el crecimiento del empleo”, ha afirmado Gutiérrez.

“Es una reforma anhelada. Había todo un reclamo social. También Ceuta necesita una reforma laboral que intentará acabar con la precariedad y la temporalidad laboral”, ha arrancado Simón su defensa del acuerdo alcanzado por el Gobierno con sindicatos y patronal.

Precariedad y temporalidad

Simón ha hecho hincapié durante buena parte de su intervención en las herramientas que crea el nuevo texto legal que regula las relaciones entre empresas y trabajadores desde el pasado 1 de enero para tratar de combatir la temporalidad en el empleo.

Así reduce a sólo dos tipos de modalidades la contratación en busca de frenar el abuso que se había venido haciendo de los contratos temporales. Un abuso del que ha dado un dato: 7 millones de los contratos nuevos eran de uno o dos días. “Algo que debería ser la excepción se había convertido en la norma”, ha afirmado Simón.

Y a lo que aspira tanto él como el Gobierno es a que la tortilla se dé la vuelta y lo que era la excepción (la contratación indefinida) pase a ser la norma para convertir en excepción lo que venía siendo la norma (la contratación temporal). Eso es lo que espera que suceda también en Ceuta durante 2022.

Y es que, Simón ha insistido en que ese “abuso de la temporalidad” que se da en todo el país y también en Ceuta, donde el 90 por ciento de los nuevos contratos en 2021 fueron temporales, es “inaceptable” no sólo socialmente, sino también para la Unión Europea, que exigió a España reformas para tratar de frenar esa excesiva temporalidad en el empleo por la precariedad que genera.

“Con la precariedad de la anterior reforma laboral jóvenes y mujeres vivían en el desasosiego permanente y les impedía desarrollar un proyecto de vida estable”, ha explicado Simón.

Esa regulación contar la temporalidad está teniendo en estos días curiosos efectos, al duplicar el coste de la seguridad social para estos contratos muchas empresas están declinando sustituir personal aún cuando la enorme afectación de la covid en algunas empresas las fuerza a prácticamente cerrar. 

En ese sentido, Simón ha dicho no tener constancia de que eso sea un circunstancia generalizada y ha apuntado a que el propio texto legal prevé mecanismos de flexibilización para situaciones así con exenciones del pago de cuotas de los seguros sociales.

Negociación Colectiva

Otro de los puntos fuertes de la reforma que ha defendido el secretario de Trabajo y Economía Social del PSOE es la recuperación de la negociación colectiva, incluyendo la ultraactividad de los convenios. Algo que ha satisfecho especialmente a los sindicatos cuyo poder de negociación con el anterior texto legal había sido laminado y que, Simón, dando la razón a Gaspar Llamazares, cree que contribuyó a generar una “crisis asiática del mercado laboral” en donde el empleo se ha ido precarizando durante toda una década.

Con el nuevo texto, los convenios sectoriales prevalecen sobre los de las empresas (de nuevo, ya era así hasta la reforma que aprobó el PP con mayoría absoluta en 2012). La única posibilidad que tiene una empresa para hacer valer su convenio sobre el del sector en el que se desempeñe es que mejore las condiciones. Con lo que ya no habrá negociaciones a la baja como hasta ahora.

Esta circunstancia tiene una especial incidencia en la ciudad, en donde, como sucede en buena parte del territorio nacional, las grandes cadenas han logrado, precisamente a raíz de la reforma del PP, imponer condiciones de trabajo peores a sus trabajadores que las que marcaba el convenio sectorial. Esta circunstancia que está por ver cómo acaba encajándose en la realidad en la ciudad, puede ser un factor favorable para el pequeño comercio, que por increíble que resulte pagaba más y mejor que las grandes cadenas y a su vez supone una amenaza para la estabilidad y la contratación de esas grandes cadenas en la ciudad.

Para Simón, la nueva reforma en este sentido, no hace sino corregir a la anterior para que la competencia entre empresas no sea por precarizar empleo sino por mejorarlo.

La recuperación de la ultraactividad de los convenios, esto es que en caso de no haber acuerdo seguirá vigente el anterior, alivia también a los sindicatos que durante los últimos 10 años se han visto obligados a negociar las condiciones laborales con la amenaza de perder todo lo ganado durante los años anteriores y comenzar a negociar de cero. Algo que han aprovechado de hecho algunas empresas para empeorar las condiciones laborales de su plantilla en lugar de mejorarlas.

Condiciones de flexibilización

Por último, Simón ha puesto en valor la apuesta recogida en el texto legal por permitir a las empresas mecanismos de flexibilización interna para batallar con diferentes escenarios sobrevenidos. “Los ERTE han venido para quedarse”, ha manifestado.

Y la apuesta por la formación con dos modalidades de contratación específicas en este sentido que pretenden potenciar la capacitación de los empleados para poder seguir en el mercado laboral o incrustarse en él.

Simón ha puesto en valor el nuevo texto legal y las soluciones aportadas por el actual Gobierno para superar esta crisis con lo que sucedió en la anterior crisis, la de 2011. Algunos ejemplos son evidentes en lo explicado hasta aquí. En lugar de permitir a las empresas sobrevivir a base de precarizar sueldos y empleos, se apuesta por ayudarlas con medidas flexibles para que los empleos que se generen sean de calidad y los trabajadores puedan optar con un sueldo a tener una vida digna.

“Los ERTE han salvado cientos de empresas y más de 3.000 empleos en Ceuta”, ha afirmado tajante Simón para explicar que se incorporan como un elemento permanente en la reforma laboral.

El PSOE de Ceuta defiende las virtudes de una reforma laboral "histórica"