ACUERDO

Sánchez cierra en Rabat que el Tarajal sea aduana comercial

Sánchez cierra en Rabat que el Tarajal sea aduana comercial
Pedro Sánchez saluda a Mohamed VI a su llegada a Rabat
Sánchez durante su comparecencia ante los medios en Rabat.
La fecha en al que abrirá aún está por definir, pero las conexiones marítimas se retomarán de forma inminente y este verano habrá Operación Paso del Estrecho. Al final de la noticia puede ver la comparecencia del presidente.

Quienes seguían dudando del valor del acuerdo alcanzado por el Gobierno de España con Marruecos y poniendo en duda el compromiso de Marruecos lo tienen este viernes un poco más difícil. Quienes no veían contrapartida alguna por parte de Marruecos al refuerzo de la posición de España sobre el Sahara en la que ya adoptara Zapatero hace más de tres lustros, tendrán ahora que acogerse al bíblico no creer hasta ver. Si no fue suficiente gesto para algunos que Sánchez visitara Ceuta y Melilla sin réplica alguna por parte de Marruecos, ahora el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sumado el compromiso por parte de Marruecos al restablecimiento del tránsito fronterizo, no sólo de personas sino también de mercancías tanto en Ceuta como en Melilla. Está en el comunicado conjunto que han emitido ambos Gobiernos y lo ha dicho el propio Sánchez tras la reunión mantenida con el Rey Mohamed VI:

“Uno de los primeros objetivos será la recuperación de la plena normalidad en la circulación de bienes y mercancías en los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla. Vamos a proceder a la reapertura progresiva de los pasos fronterizos para garantizar un flujo ordenado de personas con seguridad y de acuerdo a los requisitos sanitarios necesarios. Y las mercancías también van a circular con normalidad en régimen de expedición comercial a través de los respectivos pasos aduaneros”, palabras de Sánchez en Rabat rozando la medianoche del jueves al viernes.

Antes había hablado de “día importante para España y para Marruecos”, luego dijo “histórico”. Histórica desde luego es la reivindicación de los empresarios locales de poder disponer de una aduana comercial con Marruecos en el Tarajal.

Por si quedaban dudas los periodistas han recordado a Sánchez que Melilla tiene su paso comercial cerrado y en Ceuta no existía. “¿Eso significa que se va a reabrir la de Melilla y va a haber una en Ceuta no la había?”, ha preguntado un periodista. “EN efecto. Hablamos de las dos ciudades, Ceuta y Melilla, para la normalización y la apertura gradual y ordenada con debidas garantías sanitarias. Lo que el Gobierno desea es una frontera segura, capaz de garantizar el control de personas y efectivamente de mercancías”, ha contestado Sánchez.

Cuándo es algo por concretar aún, pero es una de las prioridades. Sí parece más inminente la apertura del tráfico marítimo entre ambas orillas del Estrecho. Y habrá Operación Paso del Estrecho este 2022, quedan apenas 2 meses para el 15 de junio, día que tradicionalmente arrancaba la operación. 

Y como para buscar el resquicio para la desconfianza, algo en lo que han trabajado de forma notable algunos medios nacionales, especialmente los ubicados en editoriales más a la derecha, sobre la bondad de las intenciones de Marruecos siempre hay comas que encontrar, al presidente se le ha preguntado por la falta de mención expresa al respecto a la integridad territorial y soberanía en el comunicado conjunto en contraste con la carta de Sánchez al Rey que dio pie a todo esto.

El presidente le ha restado importancia y ha insistido en varias ocasiones, también al ser preguntado por el paraguas de la OTAN para Ceuta y Melilla, aludiendo a que la “soberanía nacional del territorio de España está fuera de toda duda, también en Ceuta y en Melilla. No sólo por el compromiso del Estado sino por que así lo recoge la Constitución y lo que hacemos es de alguna manera garantizar la gestión del fenómeno fronterizo en Ceuta y Melilla de forma concertada y en ausencia de actos unilaterales en beneficio de nuestra seguridad y nuestra integridad”, ha explicado Sánchez.

Más allá de la aduana comercial y del control migratorio, a Ceuta se le pueden abrir más oportunidades en el acuerdo. En los grupos de trabajo que empezarán a funcionar de forma inminente y que han de culminar con una cumbre de alto nivel antes de finales de año entre los dos países se abren nuevas vías de cooperación en materia cultural, educativa y deportiva, además de las infraestructuras, las inversiones, el desarrollo económico y la transición energética.

A Sánchez se le ha preguntado de forma expresa si se volvía a España con la garantía y el convencimiento de que un suceso como el del mes de mayo pasado no se volvería a repetir.

“Creo que hemos acordado, han tenido ocasión de leerlo, una hoja de ruta clara, ambiciosa y se retoma de forma plena la cooperación migratoria y se acuerda la normalidad en los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla”, ha insistido Sánchez. A eso hay que sumarle el compromiso de no hacer actos unilaterales y que si Ceuta llega a tener una aduana comercial habrá que medir en el futuro cuánto ha pesado para este paso la respuesta dada por Europa tras la crisis de mayo advirtiendo a Marruecos de forma rotunda que el Tarajal es una frontera europea. Ahora además de ser europea parece que será una frontera europea con todas las de la ley.

Sánchez cierra en Rabat que el Tarajal sea aduana comercial