MESA NEGOCIADORA

Los sindicatos piden cambios sustanciales en las pruebas para las nuevas plazas de bomberos y policía local

Los sindicatos piden cambios sustanciales en las pruebas para las nuevas plazas de bomberos y policía local
Imagende archivo de una reunion de la mesa negociadora.
Imagende archivo de una reunion de la mesa negociadora.  

Las nuevas plazas que prepara la Ciudad, dos para el Servicio de Emergencias y Extinción de Incendios y nueve agentes más para la Policía Local, se han quedado sobre la mesa al exigir las centrales sindicales un cambio sustancial en las pruebas de las oposiciones libres.

Cambios que afectan, entre otros capítulos, a las pruebas médicas, que consideran excesivamente rigurosas y minuciosas, muy por encima de lo exigido en grandes ciudades. UGT ha puesto además sobre la mesa la posibilidad de que la Ciudad saque a concurso las pruebas y certificados médicos necesarios para optar a las oposiciones, certificados que suponen un notable desembolso a los aspirantes, que han de recurrir a la medicina privada ante la imposibilidad de recurrir a la sanidad pública, lo que deja fuera a muchos aspirantes sin poder adquisitivo.

Los cambios en las bases han suscitado un largo debate de casi hora y media, explican fuentes sindicales, quedándose sobre la mesa a la espera de que la ciudad tome una decisión sobre la propuesta sindical, quedando de paso en suspenso la oferta de empleo público de dos plazas para el SEIS y nueve más de Policía Local, que lo sindicatos proponen que se sumen a la oferta de 2019.

No al test en la promoción interna

Los tres sindicatos con representación en la Ciudad –CCOO, UGT y CSIF-se han plantado al unísono también con otras bases, en este caso para la promoción interna en el Organismo Autónomo de Servicios Tributarios, en el que han rechazado frontalmente que la Ciudad recurra al examen tipo test, más sencillo de adulterar, en vez del supuesto teórico a desarrollar.

Los sindicatos piden cambios sustanciales en las pruebas para las nuevas plazas de bomberos y policía local