Vivas finiquita la época de las vacas gordas reconociendo 80 millones de euros en impagos atrasados

Vivas finiquita la época de las vacas gordas reconociendo 80 millones de euros en impagos atrasados
La Ciudad promete no subir la presión fiscal.

- El Gobierno se propone liquidar en diez años la operación que concertará con el aval del Estado y su deuda viva a largo plazo, un total de 209 millones, sin firmar un solo préstamo en una década

- Martínez dice que el 82% de la mora acumulada con 130 empresas, el 80% PYMES y autónomos locales aunque los mayores acreedores son grandes sociedades, tenía contrato, consignación e informes técnicos que la respaldan

- El portavoz anuncia un Plan de Sostenibilidad hasta 2020 que prevé obtener superávit año tras año con los que financiar la inversión pública


El portavoz del Gobierno de Ceuta, Guillermo Martínez, ha puesto fin este jueves por la tarde a la época de las vacas gordas en la ciudad autónoma, que se adherirá al plan de pago a proveedores avalado por el Estado ante las entidades financieras para saldar la deuda de "unos 80 millones de euros" que arrastra con 130 empresas. En paralelo, en buena medida porque así se lo exige el Ministerio de Hacienda, el Ejecutivo de Vivas elaborará un Plan de Estabilidad a diez años vista con el fin de llegar a 2022 sin un euro de deuda bancaria (a fecha de hoy la Ciudad mantiene préstamos a largo plazo por "129 millones de euros").

Durante este periodo, el Gobierno ceutí se ha comprometido a no concertar ni un solo préstamo más, con lo que sus inversiones, ante la presumible caída de las cuantiosas transferencias europeas y estatales de antaño, quedarán a expensas del superávit que prevé obtener cada ejercicio en base al "conservador" escenario que ha dibujado, sin entrar en más detalles, a partir de un crecimiento del PIB anual del 0,1%.

El Ejecutivo del PP ha incluido en la relación de cuentas por saldar que este jueves remitirá el interventor de la Ciudad al Gobierno central las facturas del 'Plan Aparca' (unos 25 millones), la rehabilitación del antiguo vertedero de Santa Catalina, la rehabilitación de la Estación de Ferrocarril, las mensualidades impagadas a Urbaser por limpiar las calles y recoger la basura, lo que no se ha desembolsado en tiempo a la Empresa de Alumbrado y Telefónica, recibos de FCC por el transporte de basura a la Península...

En total, la Ciudad ha identificado 130 acreedores, un 80% de ellos PYMES y autónomos locales, aunque la mayor cuantía de la factura corresponde a grandes empresas como las mencionadas. Del total ("menos de un tercio del Presupuesto total consolidado de este ejercicio -274 millones- de la Ciudad"), la mitad corresponde, por clasificación económica, a Gasto Corriente; el resto, a inversiones pendientes de sufragar con facturas anteriores al 31 de diciembre pasado (límite que ha impedido incluir el Campus Universitario).

Quince días para que las empresas comprueben su inclusión en la operación

Según Martínez, el 82% de esos 80 millones son impagos que se corresponden con contratos legalmente certificados, sostenidos por informes técnicos y con consignación presupuestaria "que no se han podido asumir debido a la caída de los ingresos propios y las transferencias del Estado durante los últimos años", si bien ha reconocido que han aparecido facturas impagadas "de hace bastantes años". De soslayo, el portavoz ha dejado caer que el Gobierno socialista ha tenido buena parte de culpa de estos impagos por sus erróneas previsiones económicas, "sobre las que la Administración ceutí ha efectuado correctamente sus presupuestos y que después se han visto sometidos a continuas modificaciones, siempre a la baja".

El portavoz ha asegurado que el resto, ese 18% que falta, se trata de trabajos encargados por urgencia sin consignación presupuestaria "pero efectivamente realizados" o "liquidaciones y modificaciones de obras efectuadas fuera de plazo pero cuya ejecución a precios de mercado se puede comprobar de forma palpable".

A partir de este jueves, los suministradores dispondrán de 15 días para comprobar su inclusión en la relación de acreedores que se remita a Madrid y, en su caso, formular la correspondiente reclamación ante la Ciudad.

El Gobierno ceutí prevé que las empresas empiecen a cobrar en las entidades financieras que se adhieran al programa impulsado por el Estado "en mayo", aunque Martínez ha explicado que para conocer plazos, formas de pago y criterios de preferencia habrá que esperar a una clarificación definitiva al respecto de la Comisión de Asuntos Económicos.

A partir de ahora, los pagos "en 60 días"

"Una vez que los proveedores hayan cobrado, la Ciudad, con el contador a cero, agilizará sus pagos para efectuarlos en un plazo límite de 60 días", ha anunciado el portavoz, quien se ha congratulado por la aplicación de un mecanismo de financiación que "permite aflorar la deuda pendiente de pago a empresas a las que, en algunos casos, ponía su supervivencia en peligro el círculo vicioso creado según el cual el sector público pagaba tarde y mal o nunca a unas sociedades que tampoco podían acceder al crédito en los bancos".

"Vamos a inyectar dinero en la economía local para dinamizarla merced a un instrumento oportuno al que no todos los Ayuntamientos se podrán adherir", ha recordado Martínez poniendo en valor la situación económica de la Ciudad, grave pero no tan crítica como la de las entidades locales que, tal y como ha subrayado, han visto cortado el suministro de servicios básicos o se han visto obligadas a presentar Expedientes de Regulación de Empleo.

Antes de que termine este mes, el Gobierno llevará a Pleno su Plan de Sostebilidad y Estabilidad con el compromiso de "no incrementar la presión fiscal" y de liquidar "toda" su deuda.

Vivas finiquita la época de las vacas gordas reconociendo 80 millones de euros en impagos atrasados