JORNADA DE ACERCAMIENTO

Los niños de Imam Warsh se lo pasan pipa jugando a ser policías y parando el tráfico en Hadú

Los niños de Imam Warsh se lo pasan pipa jugando a ser policías y parando el tráfico en Hadú
CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
Un grupo de niños de Imam Warsh, controlando el tráfico rodado en Hadú / A. C.

Varias decenas de menores se han puesto momentáneamente en la piel de nuestra Policía local en el marco de un programa que tiene por objetivo hacer ver a los más pequeños que el Cuerpo constituye "una institución cercana y abierta"


Dicen que a nadie le amarga un dulce. Dicen también que los niños se fijan en sus adultos y que siempre hacen lo que estos últimos. Que se lo digan a los niños de Imam Warsh... El pasado 12 de marzo, les tocó a sus compañeros del Reina Sofía; hoy, tras más de dos meses de larga y tediosa espera, por fin, les ha llegado su turno: el de ser policías por un día.

CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
Un niño de Imam Warsh, subido en un furgón de la Policía local / A. C.

La Consejería de Presidencia y Gobernación lo avisó hace escasas fechas: "Habrá jornada de acercamiento". El pretexto era el mismo de siempre: "Difundir y promocionar la labor que la Policía local lleva a cabo para salvaguardar y garantizar la seguridad y la tranquilidad de la ciudadanía". Eso y hacer que los chiquillos se lo pasaran en grandes entre sirenas y material antidisturbios. Como suele decirse, 'dicho y hecho'.

CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
Un grupo de niños de Imam Warsh, durante una jornada de acercamiento de la Policía local / A. C.

A diferencia de lo ocurrido en tantas y tantas ocasiones anteriores, el evento que hoy nos ocupa se ha desarrollado en horario de tarde. La comitiva ha llegado al Ramón y Cajal poco antes de seis en punto con un furgón de atestados a la cabeza. A remolque, un vehículo de la Unidad de Intervención Rápida, un par de coches patrulla y otro par de motocicletas de esas de gran cilindrada. Ante todo ello, un grupo de menores ojipláticos (y algún que otro mayor igualmente sorprendido).

CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
El patio del Ramón y Cajal, durante una jornada de acercamiento de la Policía local / A. C.

Sesenta días esperando son muchos días esperando. Los nervios estaban a flor de piel: los escolares ardían en deseos de recibir en su segunda casa a la Policía local (y de ponerse momentáneamente en su piel, claro). La visita tenía por objetivo algo bien sencillo: hacer ver a los más pequeños que la nuestra de "una Policía cercana y abierta". "Creemos que es muy importante para ellos que adquieran valores de respeto y responsabilidad", decía el inspector Jaime Cabanillas.

CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
El inspector Jaime Cabanillas, durante un encuentro con los medios / A. C.

Del lado de los niños, había dos facciones bien diferenciadas: por un lado, estaban los que temblaban de miedo con solo oír el rugir de las motos; en la otra cara de la moneda, se encontraban aquellos que, por contra, disfrutaban como críos (nunca mejor dicho) haciendo sonar los escapes, casi como si el espíritu del mismísimo Dani Pedrosa se hubiese apoderado de ellos. A pesar del chascarrillo, no era esa la idea; se buscaba que los estudiantes adquiriesen "las normas básicas de la educación vial". "No hay que olvidar que, dentro de unos años, serán conductores", exponía Cabanillas.

CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
Una niña de Imam Warsh, subida en una moto de la Policía local / A. C.

A la actividad, no le ha faltado un solo detalle: luces, sirenas, porras, chalecos antibalas, cascos, escudos de protección, alcoholímetros, kits de detección de droga... Por haber, ha habido hasta un control de tráfico. Ojo: uno 100% real; nada de simulaciones. Sí, has leído bien: mientras un grupo de chavales se afanaba en hacer saltar un radar en el patio del liceo, otro se dedicaba a dar órdenes a los automóviles que, en ese momento, circulaban por Hadú (una tarea nada fácil, todo hay que decirlo).

CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
Un grupo de niños de Imam Warsh, controlando el tráfico rodado en Hadú / A. C.

"Siempre se lo pasan muy bien", resumía Cabanillas. Al margen del 'taller' de control de tráfico rodado, el stand que más éxito ha cosechado ha sido aquel que ha permitido a los críos conocer de primerísima mano los nocivos efectos que tiene para la salud el consumo de alcohol y drogas. No, no ha sido a través de una charla: la diversión radicaba en unas gafas que simulaban el estado de embriaguez. Con ellas, los muchachos debían recorrer un diminuto circuito sin salirse de los conos. Spoiler: más de uno ha necesitado ayuda.

CEIP Ramón y Cajal exhibición Policía local niños Imam Warsh
Una niña de Imam Warsh, durante una jornada de acercamiento de la Policía local / A. C.

Los niños de Imam Warsh se lo pasan pipa jugando a ser policías y parando el tráfico en Hadú


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad