CONDICIONES

Una apertura de fronteras solo para marroquíes con muchas ganas de pasar el verano en su país

Una apertura de fronteras solo para marroquíes con muchas ganas de pasar el verano en su país
Imagen del 13 de marzo de ciudadanos marroquíes intentando volver a su país.
Imagen del 13 de marzo de ciudadanos marroquíes intentando volver a su país.  

Marruecos desveló este miércoles la incógnita en un comunicado conjunto de los ministerios de Interior, Exteriores y Sanidad: abrirá sus fronteras en la medianoche del próximo 14 de julio. Pero se trata de una apertura con muchos peros. Será solo por vía marítima, pero solo por puertos franceses o italianos, o aérea, pero solo con compañías marroquíes y en “vuelos especiales”. Las fronteras terrestres, esto es, Ceuta y Melilla seguirán cerradas jacal y canto sin fecha de reapertura, aclaraban fuentes del Gobierno marroquí a la agencia EFE. Y en todo caso, la entrada al país será única y exclusivamente para marroquíes o extranjeros residentes en Marruecos y siempre con una prueba PCR negativa realizada en las 48 horas anteriores a emprender viaje.

Una apertura que el Gobierno marroquí calificó en una declaración a Efe como “controlada” y deja fuera a cualquier  turismo y destierra toda posibilidad de que se desarrolle una hipotética Operación Paso del Estrecho (OPE), ya que las fronteras terrestres seguirán cerradas sin fecha de desbloqueo, lo que hará inútil que los viajeros marroquies tomen el ferry desde Algeciras o Málaga hacia Ceuta y Melilla para cruzar a las ciudades autónomas para pasar después a Marruecos. Se encontrarían con la frontera cerrada. 

Por primera vez en más de 30 años, no habrá Operación Paso del estrecho, un dispositivo por el que pasaban más de 3 millones de viajeros, de los que uno de cada cinco pasaba por la ciudad autónoma, siendo además Algeciras, el puerto con mayor peso en este gigantesco movimiento anual de viajeros.

Los marroquíes extranjeros residentes en España que quieran regresar a su país este verano tendrán que tener muchas ganas. Si quiere hacerlo por vía aérea deberá hacerlo en "vuelos especiales”, al margen de los canales comerciales y donde las listas de pasajeros se negociarán “a nivel oficial”, según señala Efe de fuentes del sector aeronáutico.

Y más ganas harán falta para usar la vía marítima. La apertura de líneas marítimas con Marruecos deja fuera todos los puertos españoles sin excepción y quien quiera embarcar rumbo al Reino alauita deberá viajar hasta Sète (Francia) o Génova (Italia), presentar una prueba PCR realizada en las últimas 48 horas antes de embarcar y, además, hacer acopio de paciencia: el viaje en ferry desde cualquiera de esos puertos dura más de dos días.

Condiciones que dejan fuera a los más de 700.000 marroquíes residentes en España, un 22 por ciento de los más de 3 millones que emigraron a Europa, entre ellos, por ejemplo, a las más de 70.000 temporeras y los centenares de transfronterizos que aun están atrapados en las ciudades autónomas, para los que no hay fecha en el horizonte para que puedan regresar a sus casas.

Una apertura de fronteras solo para marroquíes con muchas ganas de pasar el verano en su país