Búscome invierte la idea de Vivas con el Revellín y propone llevar la cultura a los mercados

Búscome invierte la idea de Vivas con el Revellín y propone llevar la cultura a los mercados
Exposición fotográfica colgante en el Mercado central de Melilla
Exposición fotográfica colgante en el Mercado central de Melilla  

- La entidad quiere que el Gobierno ceda los espacios vacíos a colectivos culturales y al tejido asociativo para tratar de reactivar la actividad en los mercados de la ciudad

- Como primera iniciativa la asociación se ha planteado copiar la idea de Melilla de rendir tributo a los tenderos mediante una exposición fotográfica


No hace tanto tiempo que buena parte del tejido asociativo de Ceuta se levantó en armas y se movilizó para frenar el traslado del mercado central al entonces por terminar complejo cultural del Revellín. El Ejecutivo tiró de imaginación y hasta llegó a poner ejemplos de mercados por toda España en los que cultura y comercio de productos perecederos estaban unidos en el espacio. Finalmente las orejas de la crisis que ya asomaban, el desmesurado coste de la reforma planteada para el foso de la Almina (60 millones de euros), la enorme contestación social que no veía con buenos ojos destinar un espacio prometido a la cultura a las mercaderías y la amenaza del Partido Socialista del Pueblo de Ceuta de plantar la iniciativa ante los tribunales por contravenir el vigente Plan General de Ordenación Urbana acabaron por hacer desistir al Ejecutivo de Vivas. Ahora desde Búscome, la asociación contra la discriminación y por la lucha social y la transparencia, parecen haber recorrido el camino inverso y plantean aprovechar mejor los mercados llenándolos de cultura además de productos frescos.

La asociación ha pedido de forma pública “modernizar los mercados, no sólo ampliando sus horarios, sino incluyendo nuevos servicios que compaginen lo comercial con el mundo asociativo y cultural. Hay que aumentar las campañas de información, pero también introducir aspectos que pueden facilitar la visita de las personas. Si usamos los locales vacíos para el mundo asociativo o de carácter cívico, para el tapeo, o como oficinas de atención a la ciudadanía, podremos hacer más atractivos los mismos y convertirlos en puntos de referencias y encuentro”.

Como fuere, lo cierto es que en todos los mercados agonizan los puestos y abundan los espacios vacíos detrás de una persiana bajada. Eso a pesar del intento por revitalizarlos que ha supuesto la ampliación del horario para sus actividades y el permiso para que abran por la tarde. “Se ha intentado reactivar los mercados de nuestra ciudad, con la apertura de los puestos por la tarde y la flexibilidad para abrir locales vacíos, pero no se ha producido el éxito deseado, tal y como nos han expresado algunos de los comerciantes que hemos visitado”, ha reconocido Búscome.

La ausencia de actividad, el fracaso, “quizás es producto del mal enfoque que se le ha dado a los mismos, y la falta de imaginación y valentía para dinamizar estos mercados y así relativizar estos representativos equipamientos comerciales. La gente de Ceuta tiene la impresión de que los mercados de la ciudad están desmantelados, vacíos de compradores y comerciantes. Y es que, el declive de las compras en los mercados ha tenido una clara consecuencia en el número de puestos, cuando durante muchos años han sido centros económicos de la ciudad, puestos de trabajo, riqueza, y lugares de encuentro”, ha interpretado la asociación.

De ahí, que a la extensión de horario, a la flexibilidad para abrir nuevos negocios, quiera sumar ahora la asociación el desembarco de la cultura y del tejido asociativo aprovechando locales vacíos. Y como una primera iniciativa en ese sentido, Búscome propone copiar de Melilla, allí la Asoicación Kahinarte, optó por rendir tributo a los fruteros, pescaderos y carniceros de toda la vida “por medio de la fotografía” realizando además una pequeña biografía de cada tendero. Las fotografías de los trabajadores del mercado central de Melilla cuelgan aún hoy del techo del propio mercado en una especie de exposición permanente.

Búscome se ha ofrecido a hacer este proyecto realidad “de manera altruista”. Además de la exposición la entidad pretende acompañarla de “actos culturales y musicales, en los mismos mercados, que activen de manera artística y bohemia estos espacios ricos de oportunidades, pero abandonados en ideas”. La entidad presentará próximamente el proyecto a la Ciudad.

Búscome invierte la idea de Vivas con el Revellín y propone llevar la cultura a los mercados